Buscador
Ver revista digital
Opinión

Balas ilimitadas: así funciona la política monetaria en la pandemia

26-05-2020, 6:10:30 AM Por:
Economía Covid 19
© Depositphotos

Las tasas de interés en países desarrollados se encuentran cerca o debajo de cero por ciento, pero sus bancos centrales pueden imprimir más dinero.

Por Alejandro J. Saldaña Brito. Economista en Jefe, Grupo Financiero B×+

En términos generales, los mayores bancos centrales del mundo han tenido una participación oportuna y activa desde el inicio de la pandemia. La política monetaria se ha relajado, en algunos casos, hasta un punto no visto antes.

Los principales banqueros centrales han afirmado que van a seguir utilizando todas las herramientas con las que cuentan para estimular a sus respectivas economías, pero ¿cómo piensan llenar esa promesa cuando, por ejemplo, uno de los principales instrumentos de política monetaria, la tasa de interés (i.e.), parece haberse agotado?

Cero por ciento
Depositphotos

En relación a lo anterior, las tasas de interés en países desarrollados se encuentran cerca o debajo de cero por ciento; sin embargo, los bancos centrales pueden seguir estimulando a la economía a través del financiamiento y operaciones en mercados secundarios (i.e. compras de activos), pues ellos tienen la facultad de “imprimir” dinero. Es así como los cuatro principales bancos centrales, la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Central Europeo, han inyectado liquidez por un monto superior a los 3.5 bdd (algo así como el 4.0% del PIB mundial), a partir de marzo. Ya lo decía Jerome Powell, Presidente de la Reserva Federal, en una entrevista durante el fin de semana: “no hay límites”.

Sobre la eficacia de las medidas, hay que recordar que las empresas no están vendiendo y los hogares están percibiendo menos remuneraciones por las pérdidas de empleos o menos horas trabajadas. En estas condiciones, es necesario que ambos agentes recurran al crédito para poder solventar sus respectivos gastos, como el pago de rentas, impuestos, nóminas, alimentos y servicios básicos, etc. La complicación vino cuando el pánico irrumpió en mercados financieros al inicio de la pandemia, lo que hizo que el crédito para las empresas y los hogares fuera escaso y, consecuentemente, se encareciera.

Lee: Ante la incertidumbre, ¿cómo interpretar los pronósticos de los economistas?

Dinero coronavirus
Reuters

Por ejemplo, empresas estadounidenses cuya calificación crediticia está por debajo del grado de inversión pagaban un premio de 3.25% sobre la tasa de bonos del tesoro americano a inicios de año, pero a mediados de marzo, el diferencial alcanzó 10.88%. Posteriormente, conforme se disipó el pánico y los bancos centrales se movieron para apoyar a la economía y el funcionamiento ordenado de los mercados financieros, el premio regresó parte de su incremento para ubicarse alrededor de 7.50%. Algo muy similar observamos con la tasa hipotecaria a 10 años en EEUU, cuyo costo pasó de 3.8% a 4.1%, para después bajar hasta 3.5%.

En conclusión, los bancos centrales sí pueden, mediante su política monetaria, llenar esa promesa de apoyar a sus economías, al menos en el corto plazo, y las medidas aplicadas, por muy abstractas que parezcan, sí tienen efectos en la economía “real”.

Gráfica 1. Costo financiero para empresas, hogares en EEUU (%)

banco central europeo Banco de Inglaterra Banco de Japón bancos centrales FED politica monetaria
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios