revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Opinión

Atrévete, redefine y transforma: una visión a la Industria 4.0

La cuarta revolución industrial nos ha llevado generar una industria 4.0, la cual requiere que podamos atrevernos, redefinirnos y transformarnos

02-09-2019, 8:03:30 AM
Inteligencia Artificial en la industria

Por Peter Kroll*

Desde sus inicios, la industria, sin importar el giro al que pertenezca, ha sido participe de grandes cambios en la vida como la conocemos, forjando su camino hacia una evolución constante, misma que le ha permitido experimentar, probar y ejecutar nuevos mecanismos que han consolidado su presencia a nivel global. La mecanización, la producción en masa, así como la automatización, protagonizaron las 3 primeras revoluciones industriales, demostrando que una redefinición en los paradigmas existentes siempre será bienvenida con el fin de transcender hacia un futuro más óptimo.

Con la llegada de tecnologías emergentes, capaces de compartir y generar un flujo de información vía remota entre el ser humano y los recursos autómatas existentes, la Cuarta Revolución Industrial hizo, formalmente, su primera aparición en 2016, durante la emisión anual del Foro Económico Mundial. Sin embargo, ¿qué fue lo que nos permitió posicionarnos en este punto?

La idea de proliferación de la Industria 4.0, está sustentada en la generación de una Fábrica Inteligente, caracterizada por la interconexión de máquinas y sistemas en el propio emplazamiento de producción, así como por un intercambio de información con el exterior (flujos económicos, niveles de competencia en el mercado y nuevos perfiles del consumidor, quienes generan decisiones y hábitos de compra bajo un esquema global de oferta).

No obstante, el valor disruptivo de esta nueva era no recae únicamente en los elementos tecnológicos que comprenden a esta nueva definición de fábrica, sino que contempla un nuevo nivel de organización y control en la red de desarrollo de productos, cadena de suministro, producción, entrega y servicio, con el objetivo de generar experiencias individualizadas, catalogadas por su enfoque en el consumidor, por la creación de un seguimiento oportuno, así como por tomar en cuenta el contexto que les rodea, tanto a la compañía, como al cliente, dejando de lado la “extracción de valor (empresa a cliente)”, para apostar por un enfoque basado en el “intercambio recíproco”.

Lee: Transformación digital: más allá de lo disruptivo en la tecnología

Depositphotos

Una vez entendida la esencia de esta Revolución, debemos proceder a comprender, de manera general, una visión holística que en Everis segmentamos a través de cuatro ejes rectores:

1.Paradigmas. Conjunto de recursos, tangibles o intangibles, que permiten a la compañía experimentar y redefinir la forma en cómo se ejecutan sus procesos o métodos existentes. Asimismo, estas herramientas nos propician la oportunidad de explorar nuevas e, inclusive, mejores alternativas para la operación. Algunos ejemplos son Big Data, Ciberseguridad, Cloud, Internet de las Cosas, entre otros.

2. Campos de aplicación. Una vez identificados los recursos que son ideales para la operación, la compañía deberá reflexionar en donde es que estos son necesarios. Recordemos que no se trata de adquirir e implementar porque sí, sino que deberemos de evaluar, basados en el objetivo de esta era, qué ámbitos son aptos para emprender una redefinición de sus procesos.

Lee: 5 claves para digitalizar tu empresa

Cadena de suministro digital Automatización del flujo de información, a través de la
integración de los agentes participantes.
Manufactura digital Posicionamiento de métodos autónomos y/o de interacción hombre-máquina, facilitados por el uso de sistemas de red.
Productos digitales Caracterizados por mejorar la experiencia del usuario y
proporcionar información al fabricante mediante sistemas de comunicación a distancia.
Nuevos
negocios
Reestructuración del modelo de negocio convencional, con el fin de acercarse a nuevas oportunidades de mercado.
Corporativo digital Integración digital de los pilares de la organización: Ventas, Producción, Cadena de Suministro, Operaciones, Finanzas y Recursos Humanos

Los nuevos paradigmas tecnológicas y su aplicación en los dominios identificados por el cliente nos llevan a una serie de beneficios, tanto cualitativos como cuantitativos, con un impacto financiero claramente definido (caso de negocio).

3. Beneficios cualitativos. Derivados en la manera que hacemos frente, a partir de nuestras renovaciones aplicadas mediante paradigmas, a través de nuestros campos de aplicación, a los retos que provienen desde la esfera corporativa.

  • Agilidad
  • Anticipación
  • Autonomía
  • Integración
  • Precisión
  • Simplificación

4. Impactos financieros. Percibidos dentro del plan financiero de la compañía, a través de incrementos en ganancias, reducciones de costos y el flujo de efectivo existente.

La Industria 4.0 promueve la integración de máquinas, instalaciones, fábricas y redes de la Revolución Industrial con las tecnologías digitales de la información y comunicación, sin embargo, no sólo se trata de digitalizar lo ya existente, sino de ser innovadores y capaces de implementar la nueva creación de servicios y/o productos, impulsando el interés del cliente, al mismo tiempo que se experimenta con nuevas ideas, capaces de impulsar la presencia de un ámbito de investigación y desarrollo. En esta nueva era, somos nosotros los responsables de reaccionar y satisfacer las necesidades que estas ventajas demanden, a la vez que tratemos de entender con claridad la esencia del cambio para que, dentro de nuestro ámbito, se desarrollen estrategias cada vez más sólidas.

Lee: Digitalización, el nuevo desafío de la banca

Industria 4.0
Industria 4.0

Peter Kroll es director general de Everis en México*

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel