revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Opinión

Así miran las mujeres al emprendimiento y la innovación

América continúa siendo un territorio donde las mujeres no logran tener igualdad de genero en temas de emprendimiento e innovación

08-07-2019, 9:38:31 AM
Equipo de trabajo

Por SURA Innovación

En América las mujeres continúan sin tener una representación relevante en los puestos ejecutivos dentro de los corporativos. De acuerdo con el estudio de McKinsey, Women in the Workplace; tan sólo un 22% de los puestos en la llamada C-Suite son ocupados por mujeres, es decir, de cada 5 posiciones en este nivel, sólo una es ocupada por mujeres.

Con base en la experiencia de mujeres ejecutivas hay dos principales problemas que se identifican: la contratación y posteriormente las promociones. Las mujeres son menos preferidas para ocupar puestos ejecutivos, ya que se tiende a subestimar su potencial, mientras que para los hombres se sobrevalora su desempeño. Así, los hombres son contratados por su supuesto potencial, mientras que las mujeres son contratadas y promovidas por su track record, es decir, deben haber demostrado previamente su capacidad con casos de éxito tangibles.

Dos ejemplos de mujeres que han sobresalido en el mundo del emprendimiento y la innovación son Leticia Jáuregui Casanueva, CEO de Máquina, un laboratorio de innovación enfocado en el desarrollo de soluciones disruptivas para el sector seguros; y Camila Lecaros, Directora de MassChallenge México, una de las aceleradoras de startups más reconocidas a nivel global en el ecosistema de emprendimiento y considerada como una de las aceleradora más friendly.

Ambas mujeres íconos del emprendimiento en México, empresarias con un impresionante track record de estudios, proyectos e iniciativas con gran impacto social, actualmente con oportunidades de gran nivel empresarial y representantes de la equidad de género en foros internacionales.

Sin embargo, la trayectoria que ahora las respalda no ha sido un camino fácil. Desde el equipo de innovación de SURA, hemos podido colaborar, platicar y rescatar algunos de los desafíos y retos que, como mujer, en el mundo del emprendimiento e innovación han enfrentado durante su carrera.

Lee: La educación detona el avance de las mujeres en las empresas

Los siguientes desafíos, no son exclusivos del ecosistema de innovación y emprendimiento, siguen siendo constantes a través de cualquier industria y ambas coinciden en haberlos experimentado.

1.- Percepción de menor capacidad. La experiencia de ambas coincide con el reporte de McKinsey mencionado anteriormente. Antes de contar con el respaldo del track record que hoy las respalda se puso en duda su capacidad por parte de terceros por el hecho de ser mujer.

2.- 3 veces más conocimientos. En el mundo del emprendimiento, para que a una mujer se le considere apta para encabezar una startup, se le demanda que tenga hasta 3 veces más conocimiento de todos los aspectos de la startup que a los hombres.

3.- Menor monto en inversiones. A pesar de que Leticia reconoce que, debido a su historial, en México ha podido realizar levantamiento de capital de inversionistas. Cuando se habla de los montos de las inversiones que se logran, estos tienden a ser menores para las mujeres.

En este sentido, de acuerdo con el artículo publicado por el BCG “Why Women-Owned Startups Are a Better Bet”, una investigación realizada por el BCG en conjunto con MassChallenge, mientras que el promedio de una inversión recibida para startups fundadas por mujeres fue de USD$935K, los hombres recibieron USD$2.1 millones.

Las causas, las mujeres piden menos dinero que los hombres, ya que tienden a ser más conservadoras en sus modelos de negocio y piden lo necesario, y segundo son mayormente cuestionadas por los inversionistas sobre la justificación de la petición del monto de inversión vs los hombres.

4.- Espacios informales de negociaciones. Es bien sabido que muchos negocios se cierran en reuniones informales, como comidas o cenas. Tanto por cultura como por ética, las mujeres no se valen de esta práctica, por lo que, en automático su propuesta de valor y justificación de negocio que pretenden realizar con empresas lideradas por hombres, requieren el respaldo de datos duros y el doble de esfuerzo que en una relación de empatía lograda en espacios informales.

5.- Cuestionamientos sobre vida personal. Esta práctica más que desafío, se hace presente con más acentuación en países Latinos. Durante las entrevistas para obtener un puesto ejecutivo se hacen preguntas sobre el futuro personal cuando se es mujer, ¿Cuáles son tus planes?, ¿Piensas tener hijos? ¿Piensas seguir trabajando si eso sucede?, ¿Acaso eso se les pregunta a los hombres?, desde la perspectiva de Camila, si una mujer ya está en una entrevista para ocupar alguna posición ejecutiva, ya mucho ha pasado para llegar hasta ese momento, es obvio que quieren seguir creciendo profesionalmente.

6.- Desigualdad de género. Adicional a los desafíos puntuales que hemos compartido, ambas colaboradoras, no dejan de mencionar los relacionados a los temas culturales, a la mujer se le visualiza realizando actividades más soft que liderando grandes compañías.

Lee: La importancia de tener a más mujeres en altos cargos

La desigualdad de género se hace presente desde la educación, son muy bajos los porcentajes* de mujeres vs hombres graduadas en temas de; ingeniería (20.6% vs 79.4%), tecnologías de la información y la comunicación (19.9% vs 80.1%), finanzas, banca y seguros (32.7% vs 67.3%) por mencionar algunas, lo que en automático reduce las probabilidades de contratación de mujeres en estas industrias.

En el equipo de innovación de SURA y en la compañía en general, apostamos por la equidad de género, agradecemos y reconocemos el gran valor que aportan nuestras aliadas estratégicas como Leticia y Camila, así como a las consultoras, diseñadoras, asesoras, mentoras, empresarias por acompañarnos en el logro de iniciativas de innovación y emprendimiento.

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios