Opinión

Aprende a rebotar ideas y sé un líder exitoso

La diversidad de pensamiento tiene un enorme impacto en la competitividad y viabilidad de un negocio. Aprendamos a rebotar ideas. Ante un mundo complejo y cada vez más diverso.

14-09-2018, 11:43:30 AM
Rebotar ideas Rebotar ideas

Por Ana María Olabuenaga y Sylvia Hernández

Ana María Olabuenaga: Es intuitivo, instintivo. Tomamos un objeto que no conocemos, que no se parece a nada que jamás hayamos visto y le damos la vuelta, lo miramos por todos lados, le clavamos  la uña en los huequitos, lo tiramos al suelo a ver si rebota, lo agitamos, le pegamos la oreja para ver si suena, lo olemos, los más arriesgados le ponen la lengua encima para ver a qué sabe y, sea quien sea el que cruce por nuestro camino, preguntamos: “¿Tú que crees que sea esto?”.

Si lo que describimos suena natural, resulta pues ilógico pensar que, con un solo enfoque, con una sola herramienta, podríamos resolver los problemas que nos aquejan. Sería como tomar el problema o el objeto y arrojarlo al suelo, una y otra y otra y otra y otra vez, pensando que con eso vamos a entender.

Ahora imaginemos los problemas complejos a los que, cada día con mayor frecuencia, nos enfrentamos. Las respuestas que antes servían parecen ya no alcanzar. Pongamos un ejemplo: ¿por qué la economía es tan incierta? ¿Por Trump? ¿Por el TLC? ¿Por el precio del petróleo? ¿Por la política interna, externa, íntima? ¿Por Turquía, China, Grecia, Argentina, las islas Fiji? ¿Por la inflación? ¿Porque se devaluó la bolsa de Japón, de Alemania, la del pantalón en donde llevamos el salario? O también podríamos preguntar: ¿por qué las compañías fracasan tan rápido hoy en día? ¿Por qué las personas se enferman de cosas que antes no se enfermaban? ¿Por qué la gente es tan agresiva en las redes sociales? El mundo que nos hemos inventado es complejo, casi indescifrable.

El acercamiento para entender lo que somos, las cosas que hacemos y lo que debemos hacer para salir adelante ya no puede ser realizado en una sola dimensión. El reino de las disciplinas unidimensionales terminó. Esto que decimos puede resultar una blasfemia y hasta un atentado: cada disciplina busca defender su liderazgo, su parcela. Digámoslo en una frase: sociólogos, antropólogos, abogados, médicos, ingenieros, mercadólogos, psicólogos no son dueños de la verdad, esa que se escribe con mayúsculas.

La búsqueda “¿qué está pasando?” tiene 46 millones 700,000 entradas en Google. No me quiero detener en los argumentos sobre la pregunta y lo grande que puede ser. Quiero que miren, como yo miro ahora, que hay 46 millones 700,000 entradas que tratan de dar una respuesta. El mundo ya no es el de una sola respuesta, el de una sola disciplina. Estamos en la multidisciplina, interdisciplina, transdisciplina, posdisciplina. Las múltiples voces son necesarias, la diversidad de enfoques imprescindible.

“Los problemas complejos necesitan de soluciones simples”. Suena bien, casi como a canción, pero no es verdad. Los problemas complejos requieren análisis complejos, grupos multidisciplinarios, diversidad de enfoques. Soluciones híbridas.

Estamos inscritos en un mundo que se mueve entre lo virtual y lo presencial, en pantallas y plataformas, en inteligencia artificial, pero también emocional. La opción frente a lo que propongo sería aventar ese mundo al suelo y esperar a que quizá, con suerte, rebote.

También te puede interesar: Los 5 caminos que un jefe debe recorrer

emprendedor de alto impacto

 

Sylvia Hernández: Ante un contexto tan complejo como el que enfrentamos en términos económicos, políticos y sociales, solo por mencionar algunos, me pregunto ¿qué importancia tiene la diversidad de pensamiento y multidisciplinariedad? Para dar respuesta, partamos de que hoy vivimos en un mundo multigeneracional, en el que, como nunca, convivimos más generaciones humanas, que van desde la generación silenciosa, los baby boomers, la generación X, los millennials y los centennials, hasta la generación alpha (los hijos de los millennials que están naciendo). Y si bien cada generación está determinada por su rango de edad, también lo está por sus diferencias en ideales colectivos y perspectivas ideológicas, experiencias y vivencias, gustos y preferencias, en su relación con la tecnología, y en algo muy importante, en sus distintas habilidades. La respuesta, entonces, es clara: la diversidad de pensamiento es necesaria y tiene un valor incuestionable también para el mundo de los negocios.

Enfocándonos en el sector empresarial, además de la gran importancia que tiene la diversidad por temas de inclusión y por evitar la discriminación fomentando la igualdad de derechos, es importante entender que la heterogeneidad de pensamiento representa un activo muy importante en la generación de valor del negocio. Es decir, el hecho de desarrollar una plataforma de talento diferenciado, si bien favorece la inclusión, conlleva también un aporte contundente tanto en la capacidad de innovar, como en el desempeño y resultados del negocio, creando nuevas oportunidades, motivación del talento y un mejor ambiente de trabajo.

Si bien la diversidad se ha basado generalmente en aspectos inherentes como son edad, sexo, nacionalidad, nivel socioeconómico, discapacidad, religión, etc., hoy en día, esta ha venido ampliando su perspectiva en lo que se denomina diversidad adquirida y que contempla otros factores experienciales, como son el conocimiento, el enfoque tecnológico, el intercambio cultural, alcance global, etc. El tener la apertura para fomentar ambas dimensiones, tanto la diversidad inherente como la adquirida, fortalece la innovación estratégica del negocio, la cual se traduce en propuestas de valor diferenciadas y, por ende, en una clara ventaja competitiva. Esto implica desarrollar un liderazgo empresarial con la habilidad para obtener y entender diferentes visiones basadas en las distintas personalidades, experiencias y habilidades.

No hay duda de que la conjunción entre la diversidad y la innovación potencia la generación de ideas disruptivas, ya que las redes multiculturales y multidisciplinarias promueven la creatividad.

De acuerdo con un estudio realizado por Harvard Business Review, se identificó que aquellas empresas con líderes que gestionan la diversidad inherente y adquirida tienen 45% más de posibilidad de crecer su participación de mercado. Lamentablemente, el estudio mostró que 78% de las empresas encuestadas no tienen líderes que gestionen la diversidad en sus dimensiones. Está claro que la diversidad de pensamiento tiene un enorme impacto en la competitividad y viabilidad. Aprendamos a rebotar ideas.

autoempleo

También podría interesarte:

Comentarios