revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Opinión

2020: El año de la calma que precede a la tormenta

Poco ha cambiado para estimular la actividad económica mexicana que, a pesar de todo, seguramente verá una ligera mejoría en 2020 respecto a este año. Y será propicio para tomar previsiones.

23-12-2019, 1:11:46 PM
tormenta perfecta

Este año que termina lo hace con la primera recesión en México en 10 años. Se trata de una “leve” caída del Producto Interno Bruto (PIB) -indicador con el que se mide la producción nacional de bienes y servicios- que, sin embargo, dice más de lo que parece.

La economía mexicana decreció mientras nuestro principal socio comercial y motor externo -Estados Unidos-, creció a un ritmo cercano al 2 por ciento anual. Esta separación del ciclo económico estadounidense ocurrió debido a pésimas decisiones económicas tomadas en lo local por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En esta columna ya hemos comentado al respecto, por lo que basta recordar que esa secuencia de malas decisiones tuvo un parteaguas con la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). A ellas le han seguido la construcción del Tren Maya, de la refinería de Dos Bocas – Tabasco, el “salvamento” de Pemex, etc., todos ellos proyectos financieramente inviables que comprometen a futuro la estabilidad de las finanzas públicas.

A esto se han sumado otras decisiones, como la de disparar otra vez el salario mínimo, esta vez en 20 por ciento para 2020-, y el acuerdo modificatorio del T-MEC.

Algunos lectores nos cuestionaron acerca de si el nuevo T-MEC y su inminente ratificación tendrá un impacto positivo de crecimiento en México. La respuesta es que no.

Te puede interesar: ¿Cómo reconocer una estafa (y evitar caer en ella)?

Es cierto que el inicio de la renegociación del actual TLCAN (NAFTA en inglés), contribuyó a desacelerar las inversiones ante la incertidumbre que generó este proceso. Recordemos que, desde la victoria en las elecciones presidenciales de Trump en 2016, se temió que pudiera sacar unilateralmente a Estados Unidos del tratado norteamericano.

No obstante, como hemos dicho, el punto de quiebre a la baja para la tendencia de magro crecimiento que se tenía hasta el final del sexenio de Peña Nieto, ocurrió cuando AMLO comenzó a generar mayor incertidumbre sobre el futuro económico del país.

De manera que la aprobación final del T-MEC, un tratado que, por cierto, es mucho menos favorable y más restrictivo con México que el TLCAN, tendrá efectos marginales o nulos en dinamizar el crecimiento, mientras que, por otro lado, la incertidumbre continuará en los niveles actuales, a causa de que el presidente no tiene intención alguna de modificar o corregir sus evidentes errores. Al contrario. Parece más decidido y convencido que nunca de que “vamos por buen camino”. No es así.

Ya ni siquiera el discurso del “combate a la corrupción” le queda como argumento válido. La exoneración de Manuel Bartlett que ha hecho la Secretaría de la Función Pública la semana pasada, demuestra que en realidad en AMLO no hay intención alguna de luchar contra los corruptos, sino sólo de usar su “cruzada” contra la corrupción como instrumento de presión para que nadie se oponga a su gobierno. Para los opositores, eso sí, habrá mano dura, para los amigos, perdón y olvido.

Peso
Especial

Por si fuera poco, noviembre pasado quedó confirmado como el mes más violento desde que se tiene registro, con más 2,920 homicidios dolosos en todo el país. Vamos mal.

Al interior del país, la popularidad y confianza de buena parte de los mexicanos en el presidente, no sirve de gran cosa ante los inversores nacionales y extranjeros, que prefieren observar riesgos reales y potenciales para sus inversiones.

En este sentido, no es un buen mensaje que haya ausencia de Estado de derecho, alzas arbitrarias al salario mínimo, y nula rectificación en los proyectos inviables ya mencionados.

En suma, poco ha cambiado para estimular la actividad económica mexicana que, a pesar de todo, seguramente verá una ligera mejoría en 2020 respecto a este año.

La razón es que en año electoral y con bajas tasas de interés, Estados Unidos seguirá con el motor encendido. Trump, a diferencia de su campaña anterior, es poco probable que centre sus ataques en México y ya no tiene con qué quejarse del TLCAN que llega a su fin.

Es probable que ahora el centro de la atención se la lleve China y la “guerra comercial” con aquella potencia, lo que de rebote beneficiará a nuestro país que, con una baja presión de la demanda agregada por el bajo crecimiento, seguirá con inflación “baja” y con tasas de interés abaratándose. El tipo de cambio tampoco se espera por ahora que tenga sobresaltos.

Por lo anterior, 2020 será el año de la calma que precede a la tempestad. Sólo un gran choque como una degradación de la nota crediticia de Pemex a grado de “basura” -que tampoco es descartable-, podría generar temporalmente volatilidad adicional.

El próximo año será pues, una buena oportunidad de tomar previsiones. Le deseo una Feliz Navidad y un gran 2020.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel

Opinión: 2020, el año en el que vendrá una reforma fiscal

Ver comentarios

Comentarios