Buscador
Ver revista digital
Economía

Nearshoring será el “Mexican Moment” para la próxima presidenta

15-05-2024, 11:42:20 AM Por:
© Vía Midjourney

La próxima presidenta de México tendrá una oportunidad histórica con la avalancha de inversiones, que está en su fase inicial, por el Nearshoring.

El Mexican Moment que vive el país ahora podría extenderse por varios años más, incluso abarcar el siguiente sexenio, y más.

Es decir, este momento estelar para la economía nacional podría ser un factor decisivo para el crecimiento económico y, dado que ya estaría consolidado para los próximos años, hacer del siguiente sexenio, que todo indica será dirigido por primera vez por una mujer, un momento estelar para la próxima presidenta de este país.

Demanda potencial y exponencial

La demanda potencial y exponencial de nuevos destinos para miles de millones de dólares en inversiones no es una fantasía sino una realidad: el pasado lunes el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, volvió a incrementar los costos de las importaciones para productos chinos, dejando claro que la guerra comercial seguirá vigente, no hay posibilidad de soluciones en el plazo inmediato ni en el largo plazo.

Por lo tanto, las oportunidades de México para captar recursos son muy altas, la Corporación Financiera Internacional (IFC por sus siglas en inglés), considera que México podría capturar hasta el 75 por ciento de la demanda de Nearshoring en los próximos años.

Las cifras no terminan ahí, de acuerdo con las estimaciones de la IFC, dadas a conocer en un encuentro de capitales privados, en los próximos 5 a 10 años el nearshoring podría generar entre 89 mil y 179 mil millones de dólares en exportaciones adicionales para las naciones beneficiadas, y entre 157 mil y 314 mil millones de dólares en inversiones privadas para, entre otras cosas, la generación de infraestructura, sólo en los sectores manufactureros.

La IFC hizo un ejercicio sobre el beneficio potencial de México, en caso de ser el beneficiario de cierto porcentaje de toda la masa monetaria en inversiones como consecuencia del nearshoring, estas son las conclusiones.

Si México logra captar tan solo el 10 por ciento del potencial de inversiones, podría incrementar sus exportaciones de forma sostenida por muchos años en 67 mil millones de dólares. Si logra captar el 15 por ciento, entonces sus exportaciones se incrementarían en 100 mil millones de dólares. Y si el 20 por ciento de las inversiones potenciales por el nearshoring llegan a México, las exportaciones de nuestro país podrían incrementarse hasta en 134 mil millones de dólares.

Estas cifras potenciales se derivan también de la posibilidad de lograr captar inversiones como nunca en la historia del país, la IFC también dibuja escenarios al respecto.

Si México logra captar el 10 por ciento de las inversiones potenciales significarían inversiones totales por hasta 118 mil millones de dólares; si logra captar el 15 por ciento entonces esas inversiones subirían a 177 mil millones y en un escenario de hasta 20 por ciento de captación de inversiones los flujos totales se incrementarían hasta niveles de 235 mil millones. En el horizonte, existe la posibilidad de una verdadera avalancha de dólares para nuestro país.

Nearshoring ya es una realidad

El fenómeno del nearshoing en México ya empieza a consolidarse como una realidad, hay datos y cifras que así lo confirman.

Por ejemplo, entre los años 2018 a 2022, se detectó que 200 empresas multinacionales se relocalizaron en México, es decir estas empresas llegaron única y exclusivamente por causa y debido al nearshoring. Lo anterior sin olvidar que en 2023 México ya superó a China como principal socio comercial de Estados Unidos.

Adicionalmente, la demanda de suelo industrial por nearshoring se ha multiplicado por 5. según la IFC: de 3.5 millones de metros cuadrados en 2019 a 18 millones en el año 2023.

Más todavía, según la AMPIP (Asociación Mexicana de Parques Industriales Privados), el nearshoring ha detonado entre sus miembros alrededor de 2,800 millones de dólares de inversión en bienes raíces industriales hasta el año pasado, y tan solo este año se esperan inversiones por 3,200 millones. Hoy día hay 50 nuevos parques en construcción y el promedio de ocupación pasó de 6 meses en el año 2018 a tan solo 7 días el año pasado.

Para terminar con esta lluvia de cifras, la Secretaría de Economía registró 378 anuncios de IED por 110,000 millones de dólares en 2023, equivalentes a 6% del PIB, y 93 anuncios por 36,100 millones entre enero y mediados de abril de 2024.

Los retos para la próxima presidenta

Aunque México sea el país más beneficiado por ser vecino de Estados Unidos, el mayor mercado de consumo del mundo, las inversiones por el nearshoring no vendrán por sí solas.

Para la próxima presidenta la gestión económica deberá ocupar un lugar esencial para que México resulte en verdad beneficiado y el Mexican Moment se extienda más allá.

La IFC detecta algunos retos muy importantes que deben enfrentarse, entre ellos destacan: Entre 64 países analizados, México tuvo la décima participación retrospectiva más alta, alrededor de 36 por ciento, en las Cadenas Globales de Valor (CGV), que son esenciales para la participación de los capitales, pero la segunda participación más baja hacia adelante en estas mismas.

Por otra parte, los insumos intermedios domésticos representan solamente el 25 por ciento del valor de las exportaciones y apenas el 28 por ciento en el caso de las manufactureras. En otras palabras, México tiene mucho trabajo hacia adelante para dejar de ser un país maquilador y convertirse en un auténtico generador de valor, a riesgo de que el nearshoring se convierta solo en una moda pasajera.

Entre el sector privado los retos también están presentes. Según la IFC, solamente el 8.3 por ciento de las empresas de México exporta directa o indirectamente al menos el 1 por ciento de sus ventas, una cifra realmente baja.

Si hablamos de las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPYMEs), un sector esencial para la economía mexicana, pero estas aportan solo el 8 por ciento de las exportaciones manufactureras y 35 por ciento de las exportaciones de servicios.

Por regiones, la asimetría económica todavía es evidente. Actualmente, las exportaciones no petroleras representaron en promedio el 86.6 por ciento del PIB de los estados en el norte del país, mientras que llegaron apenas al 42.7 por ciento en el caso del Bajío y solamente el 8.9 por ciento para los estados del sur-sureste.

Lógicamente las inversiones no son uniformes y eso representa un reto para el desarrollo futuro; el flujo anual de Inversión Extranjera Directa en los estados del norte representa el 3.2 por ciento de su PIB, en el Bajío llega a 3.8 por ciento, mientras que en el sur-sureste se desploma a 1.6 por ciento.

México tiene una oportunidad histórica, lo dicen propios y extraños, ¿la aprovechará? Ante la coyuntura político-electoral y ante las cifras de las encuestas que señalan que por primera vez en la historia el país será gobernado por una mujer, es también un hecho que estará en sus manos mantener y hacer crecer este Mexican Moment, es la gran oportunidad de nuestro país para dar un paso decisivo y definitivo hacia el desarrollo.

MÁS NOTICIAS:

Comentarios