Estilo de Vida

Michel Gondry: ideas geniales, videos únicos

Un creativo excéntrico que ha dirigido vídeos musicales de Björk, The White Stripes, Radiohead, Kylie Minogue, entre otros.

30-04-2009, 5:00:00 PM

Incorporando elementos del vídeo experimental, el videoarte y la animación dentro de un formato comercialmente viable, el videoclip ha hecho más por popularizar y promocionar experimentos con visualización y narratividad que todos los esfuerzos previos que combinaron arte y medios de comunicación. La forma ideal es la música visual, una fascinante combinación de disciplinas, formas, colores y música que crea ilimitadas posibilidades de expresión artística.


Siempre es tiempo adecuado para recordar lo más sofisticado y exclusivo de este extravagante arte. Y qué más indicado que el realizador Michel Gondry, destacado por su innovador estilo visual y su manipulación de la puesta en escena. Un artista poseedor de una amplia lista de obras que ya forman parte del state of art de la industria.


Gondry suele ser citado como uno de los representantes más sobresalientes en la influencia de los directores de vídeo musicales en la cinematografía mundial. El film Eternal sunshine of the spotless mind fue estrenada en el 2004 y recibió numerosas críticas entusiastas.


Aquel galardonado largometraje utiliza muchas de las técnicas de montado de escenarios, uso de perspectiva y escasos efectos por computadora, sumado a largas tomas y un tratamiento pictórico de la imagen, herramientas con las que Gondry ha experimentado en sus vídeos musicales, que son expresiones de arte sublime.


Videos dignos de destacar y degustar:


The Hardest Button to Button (The White Stripes, 2003):
El videoclip preferido de Jack White es un tour de force audiovisual que pone en evidencia el total entendimiento creativo que existe entre el músico y el realizador.  La canción está asentada sobre una base rítmica que tiene mucho de progresión matemática: en consecuencia, el vídeo encuentra una forma de reproducir visualmente esos compases, de una forma muy similar a ese “Star Guitar” (2002) que nuestro hombre les dirigió a los Chemical Brothers. Ya es un clásico de nuestro tiempo.


Come Into My World (Kylie Minogue, 2002):
Adaptando una idea ya practicada en el pasado (el recorrido, en forma de bucle, por un escenario urbano que no para de multiplicarse), Gondry se cita a sí mismo y consigue uno de sus trabajos más hipnóticos e inagotables.


El rodaje en el exclusivo barrio parisino de Boulogne fue un auténtico infierno (quince tomas en dos días de durísimo trabajo y más dos semanas en posproducción). Pero el resultado hizo que cada minuto mereciera la pena: una vez más, Gondry logró transformar lo cotidiano en onírico, logrando una propuesta netamente cerebral que, también funciona como golosina visual de primer orden. No importa las veces que lo veas, siempre descubres algo nuevo.


Around the World (Daft Punk, 1997):
Una de las características más destacables de Gondry es que concibe sus videoclips como un medio de expresión independiente, que no tiene por qué regirse por las reglas de la narración cinematográfica.


Esta creación es el mejor ejemplo de videoclip que sólo puede ser un videoclip. Cada uno de los instrumentos musicales que componen el seminal tema de Daft Punk es representado por un cuarteto de seres extraños, y todos ellos ejecutan una coreografía alrededor de lo que parece ser un tocadiscos gigante. Como siempre, una idea sencilla ejecutada de un modo brillante, único, asombroso.