Marketing

Errores en el marketing para mujeres

La principal equivocación es la falta de criterio para detectar sus diferencias con el sexo opuesto. Conoce otros errores y no los repitas.

12-11-2010, 2:02:14 PM

El marketing por segmentos y los cambios acelerados en los gustos del público han hecho que el trabajo de los profesionales de esta disciplina se vuelva más complejo.

Hoy se debe disponer, en cada momento, de mayor información sobre los clientes: sus necesidades, gustos, estilos de vida y, en definitiva, de su comportamiento de compra. Solo así se pueden crear buenas soluciones específicas para cada público.

La complejidad anterior, sin embargo, ha dado paso a una reducción en la efectividad de algunas campañas, especialmente aquellas que están dirigidas al segmento femenino.

Esto queda de manifiesto a través de un estudio de la American Marketing Association, donde se señala que la mayoría de mujeres no se siente identificada con las marcas y que no la representa de una manera realista y creíble. Esto resulta preocupante en tanto que el sector femenino representa 51% del mercado y realiza 80% de las compras.

Según la agencia, los departamentos de marketing y agencias no se comunican con ellas como deberían. Faltan ideas frescas, valientes y estimulantes en la publicidad de los productos orientados al público femenino.

Este mismo desconocimiento por parte de las empresas de marketing y publicidad les lleva a cometer una serie de errores descritos por The Boston Consulting Group. Conócelos y evita repeterlos.

¿Producto para ella o él?
Uno de los errores más comunes es adaptar productos desarrollados inicialmente para hombres a las mujeres, cambiando el tamaño, la forma, el envoltorio, el color o la estrategia de marketing. Lamentablemente, cuando una mujer considera que el producto no ha sido originariamente creado para ella, tiende a rechazarlo.

Ignoran lo emocional
Mientras el hombre realiza sus compras habituales por la rutina de reemplazar sus productos, la mujer se deja llevar por los sentimientos que esa compra le provoca. Hay que evocar emociones y provocar a los sentidos, usar el lenguaje visual y hablar “con” ellas, no “a” ellas.

¡Cuidado con las ofertas!
Las mujeres, exigentes con la calidad, pueden llegar a pensar que los precios bajos evidencian productos mediocres

Recambio de productos
Las mujeres buscan la novedad, lo mejor y se dejan cautivar por la innovación. Por ello, extender el desarrollo del ciclo de un producto realizando pocos cambios, de una temporada a otra, equivale a no diferenciarte de tus competidores ante los ojos de ellas.

No más estereotipos
En gran parte de la publicidad, las mujeres son invisibles o estereotipos de modelos masculinos. Resulta más eficaz que quienes establezcan la comunicación de las marcas hacia las mujeres, piensen y sientan como ellas.

Según ellas, esto se debe a que los equipos creativos de las agencias están formados en su gran mayoría por hombres.

Ahorrar dinero, pero también tiempo
La mayoría de las mujeres se deciden por aquellos productos y alimentos que le signifiquen un ahorro de tiempo en la preparación de la comida y la limpieza del hogar.

¿Diseños poco estéticos? NO
El consumidor hombre enfoca sus prioridades a la hora de la compra en la funcionalidad, la durabilidad y el precio. En cambio la consumidora valora la estética del producto como parte emocional de la decisión de compra.

Importancia del amor

La mujer considera que el amor es el aspecto más importante de su vida. Pero el amor en todas sus facetas, como el de una madre hacia su hijo, el amor de pareja y amor de hermanos. Por ello, las mujeres casadas con hijos, sobre todo, son más receptivas a aquellos productos y servicios que digan “Te quiero”.