Marketing

Marketing de la felicidad

Este modelo de comercialización prioriza la relación de la marca con el cliente, para obtener fidelidad a través de un estado de ánimo estable y duradero.

06-03-2012, 2:02:27 PM

Twitter: .@altonivel

Happiness marketing o marketing de la felicidad es una .tendencia de .marketing en la que se adoptan
estilos de vida saludables o perspectivas positivas, y que está creciendo.

Ésta nació
como alternativa para lidiar con crisis económicas y para incentivar a los
consumidores a gastar, independientemente de su posición social e ingresos.

Lejos de destacar que este esfuerzo surgió realmente
para motivar el consumo y no para fomentar el .bienestar, diremos que su mensaje
e intención son válidos y positivos, justamente.

En estos tiempos de contínua crisis en todos
los ámbitos, a veces necesitamos un estímulo que nos haga sentir bien,
contentos, y es una realidad psicológica común que en ocasiones consumimos como
medio para sentir bienestar y disponer de una especie de alivio al estrés y
conflictos del día a día.  ¿Te suena
familiar?

Además, esta tendencia corresponde a una
evolución lógica del mundo del marketing, en el que cubrir necesidades básicas
o alcanzar la mera satisfacción del consumidor son objetivos que quedaron muy
atrás.

Pareciera que “satisfacción” y “felicidad” son
lo mismo, pero se trata de conceptos muy alejados uno del otro.

Felicidad es un concepto abstracto y ambiguo que
obedece a un estado del ánimo humano. Y con base en esto, la felicidad en el
ámbito del marketing es crear una relación de fidelidad con el cliente y rentabilizar
los procesos de ésta con la marca.

Satisfacción es algo que el consumidor busca,
aquí el producto es primordial; en cambio el happiness marketing ve al producto
como un pretexto para crear un vínculo con el cliente, que es en donde reside
la felicidad.

El marketing de la felicidad busca que el
consumidor alcance un estado permanente de bienestar en relación con la empresa
y que a partir de ello nazca un nexo.

Para lograr que un cliente sea feliz a partir
de su consumo, la marca debe entregarle lo que espera y en ese empate es que se
creará un vínculo de fidelidad, que trascenderá al mero momento de sentirse
satisfecho con los beneficios que otorga el producto.

Un cliente satisfecho no tiene que
necesariamente ser un cliente feliz con la marca.

Lo que deben hacer las empresas

Para tener fans, es decir, clientes felices,
las empresas deben ser competitivas en la búsqueda de un estado de ánimo
estable y que propicie una lealtad a la marca.

Para llegar a este punto también deben
generarse emociones placenteras en los consumidores. Por ello es que el
happiness marketing se basa en la emotividad de las personas, dejando un poco de
lado el aspecto cognitivo. Asimismo, la interacción con éste no debe reducirse
a transacciones comerciales.

Para llegar a su objetivo, las empresas que busquen
fans y clientes felices, deben diseñar sistemas que les den más exactitud en la
medición del conocimiento del cliente. Esto quiere decir que deben evaluar con
más eficacia y profundamente los diversos estilos de vida, aspectos
sicológicos, valores y demandas de sus clientes objetivo.

Deben aplicar criterios de micro segmentación
si es necesario, y ser más flexibles comercialmente para satisfacer una demanda
que se vuelve cada vez más personalizada.  Esto provocará que el tiempo que se le dedique
al cliente sea mayor, así como los recursos.

Este tipo de marketing cobra sentido absolutamente
en mercados evolucionados, donde los clientes buscan su autorrealización a través
del consumo, como una necesidad establecida por ellos mismos.

Se trata de un modelo de comercialización en desarrollo
y su adecuada aplicación se recompensa a través de liderazgo en competitividad.

Para saber más:

.Cómo se genera la lealtad de marca

.Marketing en tiempos de crisis

.6 consejos de marketing de David Ogilvy

También podría interesarte:

Comentarios