Marketing

Del cine a la publicidad

Directores como Ridley Scott, Spike Lee y David Lynch han grabado cortometrajes publicitarios, que hacen de los comerciales una experiencia que permanece en la mente de los compradores por años.

30-05-2011, 4:20:56 PM

En estos días donde Internet se ha vuelto una herramienta
indispensable para hacer negocios, la publicidad ha tenido que encontrar la manera de no sólo competir con los nuevos medios, sino aprovecharlos para hacer que el
contenido de los anuncios se vuelva viral en la red.

Pero para esto, un simple comercial no es suficiente; es por
ello que marcas internacionales han optado por transformar esos anuncios de 30
segundos en televisión por megaproducciones dignas de competir en los Oscar.

Los llamados cortometrajes publicitarios llevan a estrellas
de talla mundial en los protagónicos y directores legendarios de la
cinematografía mundial, cuyo estilo visual es muy reconocido.  Estos realizadores firman sus comerciales como
un filme más de su trayectoria lo que le da legitimidad y hasta clase a su relación con la publicidad.

Ridley y Tony Scott, Spike Lee, David Fincher, Zack Snyder y
hasta Martin Scorsese son algunos de los “pesos pesados” de Hollywood que han
puesto sus claquetas al servicios de las marcas y comparten un estilo
cinematográfico llamado “formalismo”, es decir, no importa lo que se dice sino
cómo se dice.

Y es que el cine y la publicidad conviven para crear
historias más llamativas que se quedan más tiempo en la mente de los
espectadores por años incluso por décadas.

Estos son algunos de los directores que incursionaron
en la publicidad para crear cortometrajes
que no sólo anuncian un producto, también crean una experiencia duradera.

Apple“, para Apple de Ridley Scott (1984): este
fue el anuncio que cambio la historia de la publicidad. Basado en la obra de George
Orwel
y la estética de “Blade Runner”, este comercial presento el lanzamiento
de la Apple Macintosh. Sólo se vio una vez por televisión.

 

The Third Place“, para PlayStation 2, de David
Lynch
(2001): el estilo de un director cargado de simbolismo fue esencial para
el lanzamiento de la consola, al combinar de alguna manera una momia, un
laberinto y un pato.

 

The Secret Tournament“, para Nike, de Terry Gilliam (2002): el ex miembro
de la compañía teatral Monty Python filmó un encuentro secreto en un barco entre
las estrellas de futbol mundial, de la talla de Cantona, Ronaldo, Ronaldinho. Al
ritmo de “A Little Less Conversation“, de Elvis Presley, este anuncio
sigue siendo un hit en temporada de la Copa Mundial de la FIFA.

 

Beat the Devil“, para BMW,  de Tony Scott (2002): probablemente, el
cortometraje publicitario más famoso del mundo es parte de  una campaña que la firma automotriz lanzó con
varios cineastas como Wong-Kar Wai, Ang Lee y Guy Ritchie. El de Scott mezcla a
Clive Owen y al Diablo (Gary Oldman) compitiendo por el alma de James Brown.
Fue visto por 11 millones de personas.

Pardon Our Dust“, para GAP, de Spike Jonze (2005): uno de los pocos casos
en que la estrategia no funcionó, pues el director independiente filmó una turba destruyendo una tienda GAP.
Sólo duró un mes al aire.

 

The Key to Reserva” para Freixenet de Martin Scorsese
(2007): el director italoamericano filmó
un “guión perdido” de 10
minutos de Alfred Hitchcock.

 

También podría interesarte:

Comentarios