A FondoNegocios

Los empresarios tienen un plan B para renegociar el TLCAN

Un ejército de 300 expertos de cada uno de los sectores productivos de México acompañarán al equipo negociador del gobierno federal para encabezar una discusión alterna.

15-08-2017, 6:30:09 AM
moises kalach castañon

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Estados Unidos, Canadá y México tiene un escenario alterno, y en él, los empresarios mexicanos representados por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), dicen estar listos para defender el acuerdo comercial.

Para ello han conformado un ejército de 300 expertos de cada uno de los sectores productivos para acompañar al equipo negociador del gobierno federal, que encabeza el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo; Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior; Kenneth Smith, jefe de Negociación Técnica, y Salvador Behar, jefe adjunto de Negociación Técnica.

La prioridad de los empresarios es clara: que se mantenga vivo el TLCAN, que no se cambie lo que funcione, que sea trilateral, que los gobiernos de los tres países consulten y permitan la participación de la iniciativa privada, y que las negociaciones no se contaminen por los procesos electorales de 2018, tanto en México como EU.

Juan Pablo Castañón Castañón, presidente del CCE, y Moisés Kalach, director del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del CCE, platicaron con Alto Nivel sobre la estrategia a seguir, y del apoyo de sus contrapartes estadounidenses y canadienses, que será clave en las negociaciones para que México logre un buen acuerdo, en el que las tres partes ganen.

“Vamos a buscar abrir áreas de oportunidad para las pequeñas y medianas empresas, para estas se integren a las cadenas de proveeduría; que los gobiernos logren un acuerdo en materia energética para que Norteamérica sea la región más competitiva del mundo; en materia aduanal, que se agilice la entrada y salida de mercancías, y que haya mas intercambio de información; y que más productos agrícolas mexicanos puedan entrar a los mercados de EU y Canadá, sobre todo aquellos alimentos que tengan un valor agregado.

Castañón reconoce que no será un trabajo fácil negociar con el gobierno de Trump, sobre todo por el peso que tendrá el presidente Trump en las negociaciones; pero aun así se sienten confiados, ya que tienen un as bajo la manga: el apoyo de sus contrapartes en EU y Canadá.

“Tenemos un acuerdo con los empresarios norteamericanos y canadienses para ir juntos en esta renegociación; sabemos que cada país tiene sus intereses particulares y que habrá temas en los que vayamos juntos y otros donde tengamos opiniones y visiones diferentes, pero existe la triple voluntad de mantener el TLCAN”, subraya.

Kalach, que encabeza el llamado “Cuarto de Junto”, nombre que recibió el grupo de empresarios y expertos que acompañó al gobierno mexicano en las negociaciones del TLCAN, a principios de los noventa, coincide con Castañón.

“Va a ser una negociación difícil, dura, complicada, con altibajos, no solamente por la retórica que ha habido, los intercambios de información y los dichos, pero México tiene muchos aliados en el vecino del norte, como la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que representa los intereses de numerosos negocios y asociaciones profesionales; la Asociación Nacional de Manufacturas, un grupo de defensa con sede en Washington D.C.; así como un número importante de empresarios, algunos de los cuales forman parte del grupo de asesores del presidente Trump; y líderes de diferentes sectores industriales en EU. Todos ellos tienen inversiones e intereses en el país, y hemos trabajado con ellos para defender y mejorar el TLCAN”, asegura.

En ese sentido, el empresario textil es claro: “tenemos que garantizar que los productos mexicanos entren sin arancel, que no haya restricciones al comercio, que no se le haga daño a las cadenas de valor que existen, que se mantenga el sentido trilateral de las negociaciones y que todo esto fomente que la competitividad en Norteamérica crezca y no disminuya; y claro, que el nuevo TLCAN que surja de las negociaciones contenga el respeto a la soberanía mexicana”.

Cuál es el peor escenario que ve Kalach: no tener la capacidad de lograr que se mantenga el TLCAN y que se pierda de vista el modelo de país. “Para mí eso sería un momento crítico, perder una piedra angular de tu estrategia política, económica y comercial, y de ahí perder la identidad de hacía dónde vamos; hace 25 años le apostamos al libre comercio, hoy tenemos tratados con 46 países y somos un jugador muy importante en el comercio internacional. Entonces, no es solo perder el TLCAN, sino perder esa visión de país”.

El director del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del CCE reconoce que el TLCAN debe renovarse después de 24 años. “Hay muchas cosas que no existían cuando se firmó y el mejor ejemplo es el comercio electrónico. México ha cambiado, ya no es el mismo país, el tamaño del comercio y el comercio como tal han cambiado, los productos que se venden o que se integran a cadenas de basto en Norteamérica han cambiado mucho; yo creo que tener una visión integral de lo que debería de ser el nuevo TLAN para nos funcione como un instrumento actualizado para los siguientes 20 o 25 años, incluyendo algunos sectores que no estaban o no existían, como el energético, el tema laboral, y seguir creciendo el comercio para fortalecer los temas de las cadenas de basto, son cosas que se tienen que seguir modernizando para generar la competitividad de la región”.

Sin duda, para Kalach este es el mayor reto en su carrera profesional, empresarial y en su participación en las instituciones del sector privado, una oportunidad histórica que el empresario no piensa desaprovechar. “Ojalá cuando termine esto pueda yo contar como lo viví, con un tratado cerrado y exitoso, ojalá así sea, yo tengo confianza en que así será”.

Relacionadas

Comentarios