Economía y FinanzasOpinión

Cómo los adultos mayores mueven la economía mexicana

Los servicios y productos enfocados a la población de adultos mayores acumulan un valor total de 6,600 millones de pesos anuales, lo que representa el 3.2% del PIB.

16-11-2017, 2:17:32 PM
adultos mayores

En la actualidad, los servicios y productos enfocados hacia la población de adultos mayores en el país acumulan un valor total de 6,600 millones de pesos anuales, lo que representa ya el 3.2% de la economía mexicana.

Sin embargo, las proyecciones indican que en los próximos cinco años esta proporción se incrementará hasta el 9.6%; es decir, uno de cada de 10 pesos que se generen en el país provendrá de todos aquellos sectores dirigidos a las personas mayores de 50 años.

Es claro que la evolución de la pirámide poblacional contribuirá cada día a incrementar la actividad económica de este mercado, pues tan sólo los mexicanos cuyas edades oscilan entre los 50 y 60 años representan ya el 9.2%.

México envejece

Durante los últimos años, y principalmente por causas como una mayor esperanza de vida y una disminución de la tasa de natalidad, ha crecido considerablemente el número de personas consideradas adultos mayores.

En el caso de la esperanza de vida, hablamos de que en la década de los 70 del siglo pasado los mexicanos vivíamos en promedio 61 años, mientras que al día de hoy este promedio de años vividos rebasa los 75 años.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi), en 2016 existían en México 13.8 millones de personas en esta condición, lo que representa un crecimiento de 8.6% con respecto a las cifras de 2014.

Las cifras revelan que, a nivel general, este segmento representa a la fecha el 11.3% de la población. Si se revisan las cifras con respecto del género, se observa que el 53.8% del total de adultos mayores es mujer y 46.2% es hombre.

Servicios de salud

El incremento en la esperanza de vida de los mexicanos se atribuye a un mayor acceso de estos segmentos de la población a servicios de salud y de calidad de vida. Ejemplo de lo anterior es el hecho que, de acuerdo a la información de los últimos dos censos del INEGI de 2000 y 2010, el porcentaje de población de 60 y más años que tiene derecho a servicios de salud se ha incrementado de forma considerable.

Específicamente, en el año 2000 el 48.1% de las personas de este grupo poblacional contaba con derecho a la salud; mientras que 10 años después este mismo porcentaje alcanza niveles de 71.4%. Sin embargo, resulta que aún hay mucho trabajo por hacer ya que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, la última de la que se tiene registro, 25% de los adultos mayores se encuentra en condiciones bajas de bienestar y hasta el 20% en condiciones muy bajas.

De hecho, la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) señala que un 10.6% de esta población restante no tiene acceso a servicios médicos y que hasta el 14.1% no ha recibido siquiera algún tipo de cuidado preventivo, entre los que se encuentran acciones tan básicas como pruebas de diabetes, medición de la presión arterial, peso y talla.

Por ello es que la propia ENIGH 2016 muestra que estos mexicanos destinaron en ese año de su bolsillo a la contratación de servicios de salud hasta 25,400 millones de pesos, tomando en cuenta que el 51% de ellos considera que las enfermedades son los principales problemas con los que se enfrentan durante su vejez, esto de acuerdo con los resultados de la encuesta Ahorro y Futuro, realizada por la Amafore en el 2013.

Protección legal

Es de saber que actualmente el 5.15% de la población mayor de 75 años en el país es analfabeta; que, de acuerdo con la UNAM, el 20% de los adultos mayores vive en soledad y 16% sufre rasgos de abandono y maltrato. Esto a pesar de que, al menos en la capital del país, se aplican ya tres años de cárcel a familiares que abandonen a adultos mayores.

Recientemente las comisiones unidas de atención a grupos vulnerables de la ALDF aprobaron sancionar a aquellos que decidan abandonar a adultos mayores o a personas con discapacidad. Se avalaron reformas al Código Penal, a las leyes de los Derechos de las Personas Adultas Mayores y para la Integración al Desarrollo de las Personas con Discapacidad, todas de la Ciudad de México.

El espíritu de esa iniciativa deriva de la necesidad de salvaguardar y garantizar la protección, el ejercicio de los derechos y la seguridad de las personas de la tercera edad o las personas con discapacidad, mismas que son altamente vulnerables y, en muchos de los casos, incapaces de valerse por sí mismas, necesitando del apoyo y cuidado de sus familiares o tutores.

No obstante, se requiere aún trabajar en el diseño e implementación de programas preventivos en todas las áreas, y desde todas las especialidades, así como estructurar los componentes de una vejez activa, en convivencia, y en procesos intergeneracionales, con proyectos de educación y cultura.

Futuro incierto

Resulta preocupante el crecimiento acelerado de la población adulta mayor dado que las condiciones del mercado laboral actual acentúan el desbalance en los accesos a servicios de salud y de pensiones entre los trabajadores del sector formal e informal, lo cual repercute directamente en las condiciones de los trabajadores en la edad de retiro.

Es indispensable encontrar soluciones, pues en 2025 habrá 14 millones de ancianos en nuestro país, cinco de los cuales carecerán de los ingresos suficientes para adquirir bienes, servicios o para vivir de manera digna.

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: