Líderes

Yuki Kawauchi, el conserje japonés que ganó el Maratón de Boston

Yuki Kawauchi, un japonés de 31 años que trabaja 40 horas a la semana como conserje de una escuela pública se coronó como el ganador del Maratón de Boston, uno de los más importantes del mundo. Kawauchi es su propio entrenador y superó a atletas profesionales.

17-04-2018, 9:29:31 AM
Yuki Kawauchi

El Maratón de Boston es uno de los más importantes del mundo. Con 122 años de historia se corrió este lunes bajo condiciones atípicas. Pero más atípico aún fue el triunfador de la rama varonil: Yuki Kawauchi, un japonés de 31 años que trabaja 40 horas a la semana como conserje de una escuela pública.

¿Pero cómo hizo un corredor amateur para conseguir la victoria de uno de los maratones más prestigiados del mundo? Una serie de eventos afortunados se inclinaron a favor del japonés.

Fue la edición más lenta desde 1976. Se corrió con temperaturas por debajo de los tres grados, con lluvia y fuertes vientos. Una pesadilla para cualquier corredor de élite, de los que había varios, incluidos atletas olímpicos. El keniano Geoffrey Kirui, campeón defensor, se desfondó en el último tramo.

Este escenario, en contraparte, resultó ideal para un corredor duro como Kawauchi. “Las condiciones han sido las mejores posibles para mí”, aseguró tras su llegada a la meta. Se coronó tras una carrera de 2 horas, 15 minutos y 58 segundos. Ni siquiera fue su mejor tiempo.

Pese a su status de amateur, Yuki Kawauchi no es ningún desconocido. Este inusual atleta, apodado en el circuito como “citizen runner” (el ciudadano corredor) recibe un centenar de invitaciones para carreras de todo el mundo, de las que acepta solo un puñado.

En 2009 corrió su primer maratón y, de entonces a la fecha, ha completado un total de 81 -79 de ellos, por debajo de las dos horas y 20 minutos-, con 34 victorias, ocho segundos lugares y ocho terceros lugares. En 2012 ganó en Sidney y en 2015 quedó sexto en Nueva York.

Tiene, además, el récord mundial de medio maratón con traje de vestir, que obtuvo en Saitama.

No tiene patrocinadores y es su propio entrenador. “No me gusta depender de sponsors, prefiero tomar mis propias decisiones” dijo en una entrevista, en 2016.

Cabe señalar que, en Japón, los funcionarios públicos tienen prohibido recibir doble sueldo. La rutina de Kawauchi es muy distinta a la de los deportistas de alto rendimiento, que consagran su vida únicamente a correr y dormir para volver a correr, con sesiones extra de gimnasio y trabajo físico.

Entrevistado por el diario El País, aseguró que corre un total de 140 kilómetros semanales divididos en cinco sesiones, más una sesión de velocidad y una carrera.

“Me levanto a las siete, desayuno, corro, trabajo desde la una de la tarde, corro y sigo trabajando hasta las nueve y cuarto de la noche. Llego a casa, ceno, tomo un baño y duermo siete horas y media”.

Este conserje corre, en promedio, un maratón cada 40 días. En contraste, los profesionales de las carreras largas eligen dos o, máximo, tres fechas al año para explotar todo su potencial.

“Considero que soy más un corredor que busca enriquecer su vida (no hablo de dinero) por medio de las carreras y no un corredor duro”, aseguró en entrevista con la revista Athletics Illustrated.

Constantemente se pregunta si vale la pena dedicar su vida a correr. “En otras palabras, si es divertido o no. Elijo carreras bajo este principio y entreno duro para ello como uno más de los discípulos del running”.

Lee Cuáles son los mejores tenis para correr

Comentarios