Buscador
Ver revista digital
Negocios

¿Comprar Banamex es un “negocio redondo”, como afirma AMLO?

25-05-2023, 9:30:24 AM Por:
© @sofia.ugalde.mx

El banco presenta utilidades, pero al paso de los años ha perdido mercado y rentabilidad frente a sus competidores.

Una de las razones que argumenta el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para una eventual compra de Banamex por parte del gobierno mexicano, es el nivel de utilidades.

Según las palabras del mandatario, el negocio bancario se trata de un “negocio redondo”. De acuerdo con sus propias cifras, el año pasado los bancos que operan en México ganaron 240,000 millones de pesos, alrededor de 13,361 millones de dólares al tipo de cambio actual.

El presidente aseguró que Banamex es de las instituciones que menos ganó en 2022, según sus estimaciones habría ganado entre 8,000 y 10,000 millones de pesos, es decir entre 445 y 556 millones de dólares.

Esto ganó Banamex en 2022

Lamentablemente el manejo de las cifras muchas ocasiones no es muy certero en la conferencia presidencial de cada mañana, en ocasiones las fallas llegan a ser serias y otras no pasan de ser simples anécdotas, pero las cifras son justamente para evitar imprecisiones en la información.

De acuerdo con los datos oficiales de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), una institución que depende de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el año pasado los 50 bancos comerciales que cuentan con autorización para operar en nuestro país tuvieron utilidades por un total de 236,000 millones de pesos, cifra que representó un aumento de 30 por ciento con respecto a lo registrado un año antes; es decir en 2021. Este incremento se explica por el aumento de las tasas de interés en la economía, que reflejan los bancos en el cobro de intereses a sus clientes.

Otro día discutiremos si el ajuste y nivel de las tasas en los bancos es justo, lo hemos hecho en varias ocasiones, pero al ser un negocio financiero, claramente las tasas de interés tienen impacto positivo y negativo en el sistema bancario.

Y señalamos impacto positivo o negativo porque en el primer caso quizás un buen ejemplo sean precisamente los bancos que operan en México, que registraron aumentos en sus ingresos y utilidades por el incremento de las tasas de interés; mientras que en el segundo caso el ejemplo más reciente y contundente es la serie de quiebras de bancos regionales en Estados Unidos, también por el impacto de las tasas en sus finanzas.

En el caso de Banamex, el banco tuvo utilidades por 20,436 millones de pesos en 2022, lo que significó un retroceso de 8.7 por ciento frente a 2021; es decir, claramente Banamex no siguió la tendencia de recuperación de ingresos y utilidades del resto del sistema bancario mexicano, incluso en el escenario de alza de tasas de interés.

En otras entregas señalamos el deterioro de su cartera de clientes; mencionamos que entre diciembre de 2021 y el mismo mes de 2022 el banco perdió un total de 4 millones 73 mil 58 clientes en el rubro de cuentas transaccionales totales. Esto es equivalente a un desplome del 22.59 por ciento.

Las cifras son alarmantes si se comparan con el desempeño de otros bancos; por ejemplo, BBVA México ganó en el mismo periodo 1 millón 437 mil tres clientes nuevos en contratos de cuentas transaccionales totales. Banorte ganó 363,377 contratos y HSBC sumó 477,511 contratos, siempre con datos oficiales de la CNBV.

Este es el deterioro de Banamex en un horizonte amplio

Quizás comparar el desempeño de una institución en un horizonte corto de tiempo no reflejan una tendencia de largo plazo, en un periodo de 12 meses pueden suceder muchas cosas, ya lo vimos con la pandemia del covid-19.

Vayamos entonces a un horizonte más amplio de tiempo; en el primer trimestre del año 2013, es decir hace ya una década, las utilidades de Banamex fueron de 5,706 millones de pesos, que comparadas con el mismo periodo de este año cuando logró una cifra de 3,654 millones de pesos, representa un desplome de 35.96 por ciento en una década.

Dicho de otro modo, hace una década en el primer trimestre de 2013 Banamex ganó prácticamente 36 por ciento más que lo que obtuvo en el mismo periodo de este año, se trata de un retroceso significativo y no es un dato aleatorio, es una tendencia general y, por falta de espacio, no consignamos más cifras comparativas.

Utilidad no es igual a rentabilidad

Generar utilidades no es sinónimo de rentabilidad. Como hemos visto con las cifras anteriores, Banamex ha generado utilidades en estos años a lo largo del tiempo, inferiores frente a otras épocas, pero utilidades al fin. Por el hecho de generar utilidades podría pensarse que estamos frente a un buen negocio, o un “negocio redondo”, no es así necesariamente.

Las empresas de todo tipo tienen un sinfín de gastos que deben realizar, desde la nómina hasta costos diversos de producción u operación, provisiones diversas (sueldos y salarios, riesgos, proveedores, etc).

Citigroup se ha enfocado en otros segmentos de negocio, pero además ha notado que cuenta con una institución que refleja los efectos de la dura competencia en el mercado mexicano, sin olvidar que se trata en realidad de una tendencia global.

El banco estadounidense no lo ha dicho con todas sus letras, pero para ellos mercado de banca de menudeo no está en sus prioridades ni en su modelo de negocio, y Banamex en particular no es lo rentable que debiera serlo.

Cuando Citigroup compró Banamex era todavía considerado el banco más grande del país, hoy está relegado a un cuarto lugar detrás de BBVA, Banorte y Santander.

Ante la pregunta lógica de por qué Citigroup ha puesto en venta a Banamex, la respuesta es que claramente la institución no es tan rentable como lo necesita este consorcio bancario global.

No decimos en modo alguno que Banamex no es un buen negocio, pero no para la dimensión de Citigroup. El deterioro de su valor lo dice todo: cuando compró el banco pagó 12,500 millones de dólares, mientras que la cifra tentativa en la que se iba a vender a Grupo México era de 7,500 millones, equivalente a 5,000 millones menos, es decir 40 por ciento por debajo de lo que fue valuado hace 22 años.

Ignoramos cuáles serían las razones económicas y financieras que el gobierno tiene para pretender comprar Banamex. Si es por rentabilidad, deberíamos conocer los parámetros que como dueño fijaría para la institución. Sin olvidar el sesgo que se imprimiría en el sistema financiero mexicano al ser el gobierno mexicano propietario de una institución que pese a ocupar el cuarto sitio entre las más grandes del país, no deja de ser relevante.

MÁS NOTICIAS:

Comentarios