Mexicanos

Perfil: Quién es Juan Carlos Osorio, el rey de los cambios

Juan Carlos Osorio logró lo imposible: que la Selección Mexicana le ganara a Alemania en un partido de la Copa del Mundo. Esta es la trayectoria del estratega colombiano.

15-06-2018, 4:46:49 PM
juan-carlos-osorio

Cuando Juan Carlos Osorio accedió a hacerse cargo del Tri en octubre de 2015 la prensa le preguntó cuáles eran sus razones para aceptar la dirección técnica de una selección nacional que no era la suya.

Entonces, reveló una faceta poco conocida de su juventud. Fue migrante en Estados Unidos, donde creó un vínculo con los mexicanos que lo animó aceptar el reto, convencido de que, escogiendo al grupo correcto de jugadores, podrían hacer historia.

“Yo me remontaría a mi vida de migrante latino en los años 80, 90, cuando llegué a EU buscando una oportunidad. Tuve la gran fortuna de cruzarme y compartir responsabilidades de trabajo con hombres mexicanos, trabajos de construcción, restaurante y jardinería”.

“Ahí reconocí que los mexicanos, como los colombianos, tenemos esa gran predisposición al sacrificio, a valorar nuestra familia y a darlo todo”.

El colombiano tomó las riendas del Puebla en diciembre de 2011, y aseguró que asumía el reto “no solo como un proyecto deportivo sino como un proyecto de vida”.

Su primer contacto con el futbol mexicano fue fugaz y meramente anecdótico, pues fue despedido solo tres meses después de su llegada por malos resultados, con dos victorias, dos empates y siete derrotas en once partidos.

No obstante, dejó de manifiesto su pasión por el futbol. En la rueda de prensa de su presentación aseguró que lo único que le motivaba más allá de su familia, era el deporte de la pelota.

Aunque llegó como un desconocido, en ese entonces Osorio era ya un entrenador experimentado. De 2001 a 2006 fue preparador físico y asistente técnico del Manchester City de Inglaterra. Como técnico ya tenía dos campeonatos, con el Red Bull New York de la MLS y con el Once Caldas, de Colombia.

Tras el mal paso en con el equipo camotero, le dio dos campeonatos de copa y tres de liga al Atlético Nacional de Colombia, además de llevarlos a la final de la Copa Libertadores, que perdieron frente a River Plate de Argentina.

En 2015, Juan Carlos Osorio viajó a Brasil para dirigir al Sao Paulo por dos temporadas. No obstante, la vida le tenía reservada una nueva oportunidad en el futbol mexicano, esta vez para dirigir a la Selección Nacional con rumbo a Rusia 2018.

Pese a que no logró llevar a México al quinto partido, Miguel Herrera dejó un gran sabor como director técnico del Tri en Brasil 2014. Tanto así que estaba llamado a ser el primer entrenador de la selección en dirigir dos mundiales consecutivos.

Sin embargo, el mal carácter le jugó una mala pasada y, tras ganar la Copa Oro en el verano de 2015, el ‘Piojo’ se encontró en un aeropuerto de Estados Unidos al periodista Christian Martinoli, a quien empujó y recriminó sus constantes críticas.  Esto le valió su cese como director técnico del equipo mexicano.

Tras un breve interinato de Ricardo ‘Tuca’ Ferretti, Osorio llegó justo a tiempo para comenzar las eliminatorias rumbo a Rusia 2018 e inmediatamente después de su nombramiento, la prensa especializada comenzó a hablar de la disciplina y el rigor de Osorio como entrenador, de los apuntes a dos colores en sus libretas y de los profundos análisis de los rivales.

Más que un director técnico, fue definido como un pensador, un estudioso del futbol.

Consiguió hilar triunfo tras triunfo en la eliminatoria hasta llegar a la copa América con un saldo de nueve victorias y un empate.

Pese a los números positivos, la prensa mexicana le reprochaba al colombiano las decenas de rotaciones de jugadores que había realizado durante estos juegos, aunque el invicto acallaba cualquier crítica… hasta que se enfrentó a Chile en la Copa América.

México cayó estrepitosamente 7-0 contra el equipo sudamericano, en la peor derrota en la historia de la Selección en un partido oficial, solo superada por un 8-0 en un amistoso frente a Inglaterra, en 1961.

“En el caso de nuestra derrota ante Chile, reconozco que el menos preparado para esa derrota era yo. (En estos casos) lo fundamental es que el rival no marque el cuarto gol. Porque si eso ocurre, entonces la caída al abismo es imparable y se hace vertiginosa e imposible de detener” dijo en entrevista con la revista The Tactical Room.

Entonces llamó poderosamente la atención el apoyo que recibió el director técnico de parte de sus jugadores, quienes se señalaron a sí mismos como los únicos culpables. Pese a la derrota estrepitosa, Osorio mantuvo el apoyo incondicional de sus jugadores.

“La rotación no es un principio de juego. Es un principio de vida aplicable a cualquier escenario. Fundamentalmente buscamos dar participaciones a todos los integrantes del plantel, del colectivo” asegura en el libro La libreta de Osorio, del periodista colombiano Jorge Andrés Bermúdez.

Un principio de vida no es negociable. Por ello, Osorio continuó con las rotaciones hasta dar con el 11 ideal con el que venció 1-0 a Alemania, en su debut como director técnico mundialista.

De inmediato las críticas se convirtieron en halagos, los ataques en reverencias y los señalamientos en alabanzas.

Ya lo dijimos: Juan Carlos Osorio es un pensador, un intelectual y un estudioso del futbol. Pero todos, detractores y defensores, lo reconocen como un hombre decente y educado. Eso lo demostró en sus declaraciones después del juego frente a Alemania, en las que no hubo reproches para nadie.

“A los que siempre han apoyado trataremos de generarles más alegrías y a los que no, seguir trabajando y convencerlos” aseguró el seleccionador.

Leer: 3 lecciones de liderazgo con las que México sorprendió a Alemania

También podría interesarte:

Comentarios