Mexicanos

Germán Madrazo: desafió su edad y conmovió a los Juegos Olímpicos

Germán Madrazo culminó en último lugar la prueba de Cross Country en los Juegos Olímpicos de Invierno, pero su historia es inspiradora. Viajó 6,000 kilómetros en auto para aprender esquí a los 42 años, se quedó sin comida en Europa para conseguir su pase olímpico y un año después logró culminar una de las pruebas más duras.

16-02-2018, 2:25:23 PM
Germán Madrazo

Germán Madrazo fue el último lugar este viernes en la prueba de Cross Country a 15 kilómetros en los Juegos Olímpicos de Invierno, sin embargo, su historia es digna de leerse en México y el mundo. Si te preguntas por qué celebró como si hubiera llegado en primer lugar, esta es la respuesta.

En enero de 2017, Madrazo de entonces 42 años, buscó a través de las redes sociales a Roberto Carcelén, un peruano que llegó a la meta del esquí de fondo en los Juegos de Sochi en 2014, a pesar de tener dos costillas fracturadas. Su historia inspiró a Madrazo, quien nunca se había puesto sobre unos esquís, pero tenía intenciones de aprender. Carcelén respondió a su solicitud y le recomendó a su entrenador.

A partir de ese momento, la historia es digna de un filme. Germán Madrazo le habló al entrenador y este le dijo que no tenía tiempo, pero podía entrenarlo si lo acompañaba a un viaje de Michigan a Utah para entregar un auto.

“Me subí al avión, pero no sabía ni siquiera si iba a ir por mí al aeropuerto”, contó Madrazo a periodistas reunidos con él tras ver su reacción al llegar en el lugar 116 de la prueba de Cross Country.

Madrazo recuerda que el entrenador cumplió su promesa, y en cada parada de ese recorrido de 6,000 kilómetros, el entrenador preparó al deportista, que ya había competido en pruebas de Ironman, pero nunca nada relacionado a nivel olímpico.

“Lo que yo quiero que mis compatriotas sepan es que no importa si tienes 43 años, si naciste en México o si no tienes dinero para practicar un deporte. Si quieres hacerlo, puedes hacerlo”, dijo a los periodistas este viernes.

El pase a los Juegos Olímpicos de Germán Madrazo

Después del viaje, Germán Madrazo compitió con esquís con ruedas, una prueba que le dio puntos clasificatorios. Comenzó a participar en distintas pruebas sobre nieve, en las que conoció al chileno Yonathan Fernández y el tongano Pita Taufatofua.

Entre los tres se fueron apoyando y lo intentaron varias veces, pero el boleto olímpico no llegaba.

“La última opción era Islandia, y sólo tuve para comprar el boleto de ida. Afortunadamente no era Alemania, porque no me hubieran dejado entrar sin boleto de regreso y no estaría aquí. Hubo un día en que nos quedamos definitivamente sin dinero, nos quedaba sólo una barra de chocolate. Quedó sólo una. Pita la compartió y me dijo… ‘lucha otro día, hermano’”, recuerda Madrazo de acuerdo a una declaración retomada por la agencia AP.

Y fue ahí cuando lo lograron. Madrazo participaría en los Juegos Olímpios de PyeongChang.

El viernes 9 de febrero, Germán Madrazo desfiló como abanderado de México en la inauguración de los juegos, y una semana después hizo historia. A sus 43 años de edad, este hombre originario de Querétaro y padre de tres niños mostró aptitud y grandeza para tomar parte en la especialidad en donde enfrentó a grandes esquiadores como el suizo y medallista olímpico en la prueba, Dario Colonga, quien no tuvo problemas para agenciarse el oro.

Madrazo se mantuvo sólo con el deseo de terminar la prueba y desde luego demostrar que cuando se tiene la determinación se puede llegar a cumplir con los objetivos y al final detuvo el reloj en 59:35.4 minutos.

Puedes ver el emocionante video de su llegada a la meta en este enlace.

“Este es el olimpismo, es darlo todo, es intentarlo todo. Nosotros (los mexicanos), al no tener nieve, al no tener la experiencia que tienen estos países, para nosotros la medalla es obtener el criterio de calificación. Ir por una meta tan inalcanzable, creo que es lo que representa el auténtico espíritu del olimpismo. Nosotros lo dimos todo durante un año, sobre todo durante los últimos seis meses, y mira nada más el premio”, dijo Madrazo a los periodistas.

Al terminar la oración, Madrazo lloró al recordar que tuvo que dejar Tamaulipas para mudarse a Texas, Estados Unidos, después de que fue víctima de robo y vio de cerca el crecimiento de la inseguridad en el estado.

“La moraleja es que nunca hay que dejar de luchar. Nunca es tarde para empezar y que solamente se es viejo cuando se quiere ser viejo. Esto es para ellos (sus hijos trillizos, dos niñas y un niño). Es un mensaje de vida para ellos, que el día que sientan que ya no pueden con algo, que se acuerden de su viejo y se acuerden que sí se puede. Nunca hay tiempo para rendirse, no necesitas esperar a ver si el gobierno te da recursos para poder hacer un entrenamiento, a ver si naces en una familia privilegiada. Siempre se puede”, finalizó Madrazo.

Lee Qué gana Slim con la transmisión de los Juegos Olímpicos

También podría interesarte:

Comentarios