Buscador
Ver revista digital
Management

Objetivos no cumplidos, 5 lecciones de Sebastian Vettel y Ferrari

22-05-2020, 8:31:45 AM Por:
Sebastian Vettel Ferrari
© Reuters

¿Qué hay de rescatable en una relación profesional llena de altibajos y expectativas no cumplidas? Estos son algunos puntos que podemos aplicar a nuestra vida profesional

La relación del tetracampón del mundo Sebastian Vettel con la escudería Ferrari es “storia finita”. El piloto alemán dejará el equipo escarlata al final de 2020. “El equipo y yo nos hemos dado cuenta de que ya no tenemos el deseo común de permanecer juntos”, sentenció.  Desde su comienzo en 2015, el camino fue tortuoso, en primer lugar, porque en un ambiente tan competitivo, las circunstancias no eran las mejores: mientras el equipo de Maranello tenía prisa por retomar la senda del triunfo, Mercedes AMG, de la mano de Lewis Hamilton, estaba por alcanzar su mejor desempeño.

En un terreno poco fértil dadas las circunstancias, Ferrari consiguió el segundo lugar del Campeonato de constructores de Fórmula 1 en cuatro de las cinco temporadas más recientes. Por su parte, Vettel fue el segundo entre los pilotos en 2017 y 2018, asimismo, se ubicó como tercero en la temporada 2015… Poco, muy poco para el abolengo de escudería más ganadora del automovilismo deportivo.

¿Qué hay rescatable en una relación profesional llena de altibajos y expectativas no cumplidas? Puede pensarse que nada, sin embargo, no es así. En seguida, algunos puntos aleccionadores que podemos aplicar a nuestra vida profesional:

Sebastian Vettel
Reuters

Decisiones y reorganización bien orientadas

“El responsable de un equipo o un entrenador, como cualquier directivo, gerente o encargado de un área, tiene objetivos que cumplir”, comenta Maru Sales, maestra en Psicología deportiva; “dichas metas se ven modificadas por las conductas humanas y variables como la motivación, la autoconfianza y el manejo del estrés”. Analizar estos elementos con objetividad, nos permite ser asertivos y tomar las decisiones necesarias.

En su momento, para Maurizio Arrivabene, director deportivo de Ferrari hasta enero de 2019, no había dudas: reclutar al cuatro veces campeón de la categoría Sebastian Vettel era la vía más rápida para volver al primer sitio, después de que el experimento con Fernando Alonso no dio resultados.

Ante la falta de triunfos y a contracorriente de la tradición italiana, el actual dirigente Mattia Binotto optó por mejorar la cohesión del equipo, sustituyendo la fórmula experiencia – juventud por tándem caracterizado por la juventud y el alto potencial, personificados por Charles Leclerc y Carlos Sainz.

“No dudaremos en ser valientes para asegurar nuestro futuro. Este equipo ha sido una leyenda y nosotros debemos asegurarnos de que la leyenda sobreviva”, asevera Binotto ante las cámaras de Netflix. 

Lee: ¿Mal día en el trabajo? Mercedes sabe qué es eso y nos da estas lecciones

Carlos Sainz
Reuters Carlos Sainz

El fracaso inteligente

Para Amy Edmondson, profesora de Liderazgo y Administración en la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, hay tres tipos de fracaso: el evitable, el complejo y el inteligente. Los dos últimos tienen el mayor potencial para promover el aprendizaje en el trabajo.

El aumento en la cantidad de empresas emergentes y startups ha hecho mucho más aceptable celebrar abiertamente un fracaso inteligente. “De repente, la gente dice cosas como: ‘Fracasa rápido o aprende de los fracasos’. Esto es nuevo en el lenguaje empresarial”, asegura Edmondson.

En el caso de Carlos Sainz, el contrato con Ferrari constituye, sin duda, un éxito después del fuerte golpe anímico experimentado en 2018. En ese año y no con las mejores formas, el equipo Renault desechó el talento del piloto español, dejándolo con un pie fuera de la categoría para hacer sitio a la llegada del australiano Daniel Ricciardo, anunciada con bombo y platillo.

Luego de mostrar sus habilidades en McLaren y superar en puntos al propio Ricciardo, hoy Sainz ha demostrado su valía y cobra revancha al recibir la oportunidad de su vida, con base en su potencial, calidad de manejo y habilidad para sacar lo mejor del auto, aún en circunstancias difíciles.

F1
Reuters

Madurez, nombre del juego en la pista y en la vida

La inteligencia emocional es un elemento importante para domar el ego, tan abundante en mundo deportivo. “Hay personas que llegan a puestos directivos rápidamente y a muy temprana edad; acumulan tanta autoconfianza que pierden el piso”, narra Maru Sales Boyoli, también experta en la gestión de recursos humanos y reclutamiento. “Dicen ‘voy a renunciar y pongo mi empresa’. Renuncian, inician su negocio, les va muy mal y de ahí nunca se levantan debido a la poca tolerancia a la frustración”, comenta.

Llegar a Ferrari es la cúspide del automovilismo deportivo. Tras su triunfo en Monza el año pasado y posteriormente Spa-Francorchamps, Charles Leclerc se convirtió en el nuevo chico consentido de la afición de Ferrari y se colocó como la persona que puede devolver los días de gloria a Maranello. Por el momento, los cambios en el equipo están basados en su potencial, Leclerc es el segundo piloto más joven en llegar al equipo Ferrari en la Fórmula 1; cuando el matrimonio feliz entre Leclerc y los italianos es el chisme de la temporada, da un lugar para la esperanza, pero nada más. Su fortaleza mental bajo presión, aún está por probarse.

De esto, el tío Sebastian sabe mucho: “Competir contra los mejores es una cosa, hacerlo en Ferrari es otra”.

Empatía, elemento importante para conseguir resultados

En un ambiente salvaje como el de la Fórmula 1, en el que muchos pilotos sueñan con ocupar uno de los 20 asientos posibles cada año, es común encontrar rivalidades al interior de los equipos. Es en este tipo de escenarios donde la empatía reclama su sitio como elemento clave para alcanzar los objetivos de grupo.

“Si Sebastian pensaba que la llegada de Leclerc iba a ser la tradicional historia de maestro y aprendiz, se llevó una gran sorpresa”, comentó el periodista Will Buxton en “Seeing red” (Al rojo vivo), episodio de la segunda temporada de “Drive to survive” de Netflix.

Sobre la relación con la joven promesa, Vettel comentó: “Competimos muy fuerte en la pista, pero fuera de ella me decepcionaría que hubiera mala energía entre nosotros”. No obstante, las comunicaciones en la radio interna del equipo dejaban ver lo contrario; la presión aumentó hasta que, en el Gran Premio de Brasil, el piloto alemán, presa de la frustración causada por ser rebasado por su compañero, provocó un accidente que no sólo dejó fuera de la carrera a ambos, sino que impidió obtener un logro de equipo: colocar a Leclerc entre los tres pilotos con más puntos en la temporada.

Romántico como suena, aprender de lo amargo es una necesidad. En un acto de humildad ante la salida del alemán, Leclerc hizo público que “nunca había aprendido tanto como cuando fue compañero de Vettel en Ferrari”.

Lee: Ford Vs Ferrari: 10 lecciones de este mítico duelo

Adaptabilidad y pensamiento crítico

Entendida como la capacidad de adaptarse a los nuevos entornos y ser flexible para salir de la zona de confort, la adaptabilidad es una de las habilidades blandas más apreciadas hoy en día por los buscadores de talento.

Para el piloto alemán de 32 años, es momento de emplear todos los recursos disponibles para comprender y resolver la encrucijada profesional en la que se encuentra. Desde que no pudo obtener el campeonato en 2018, comenzaron los rumores sobre su posible retiro. A pesar de que él lo negaba constantemente, los comentarios alrededor del tema siguieron, especialmente luego de ser superado por su coequipero.

“Tuve la fortuna de entrevistarlo en las pruebas de pretemporada este año, era evidente que el fuego aún ardía en él, él quería correr, pelear por victorias, de probar que seguía teniendo lo que se necesita en la competencia”, publicó recientemente el especialista en la categoría, Lawrence Barretto.

Para un hombre como el piloto alemán, las opciones no deben faltar. “El fin de una aventura significa el comienzo de una nueva”, afirma Franz Tost, antiguo jefe de Sebastian en Toro Rosso. Asegura que el futuro de la carrera de Vettel “depende de qué asiento consiga para pelear por el campeonato; Sebastian es un piloto con el calibre suficiente para conseguirlo”. 

Si bien está fuera de lo que en su momento fue su sueño, “Seb” aún puede incrementar su legado y presumir que hoy es el tercer piloto que más puntos ha conseguido para Ferrari, tan sólo después de Schumacher y Niki Lauda.

Para una persona que ha sido desplazada, estos datos son buena carta de presentación en cualquier otro sitio donde necesiten sus servicios. Con una sonrisa a flor de labios, el tetracampeón más joven de la historia en la máxima categoría puede presumir ante su reclutador: “Look at the numbers”.

Lee: El cliente insatisfecho de Ferrari que se volvió su rival

carlos sainz Ferrari formula 1 fracaso objetivos relaciones laborales sebastian vettel
mm Comunicador y analista. Se ha desempeñado como creador de contenidos para medios tradicionales y online de la IP e instituciones públicas.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios