Javier Aguirre: un líder de selección

El entrenador retornó a la Selección cuando ésta parecía desahuciada, despertándola de su letargo y clasificándola para el Mundial.

02-06-2010, 4:30:20 PM

Durante un Mundial de Futbol, un entrenador es para los jugadores y el país lo que un general es durante una guerra.

Y es que los directores técnicos (DT’s) se transformarán en una de las principales figuras del país al que dirigen durante los 31 días que durará el Mundial de Sudáfrica, puesto que son los encargados de motivar y plantear las estrategias que buscan llevar el nombre de una nación a lo más alto del deporte.

Éste es el caso de Javier Aguirre, director técnico de la Selección Mexicana, que tiene en sus hombros el peso de 100 millones de personas que confían en la labor que realizará, junto a sus 23 jugadores, durante la justa deportiva.

Campeón en el torneo mexicano con el Pachuca, subcampeón de la Copa América 2001 con la Selección, con la que también alcanzó los octavos de final en el Mundial de Corea-Japón 2002, ganador del Premio Nacional de Deportes (México) en 2005, Mejor Director Técnico del Año en España con el Atlético Osasuna en 2006 y Campeón de la Copa de Oro de la Concacaf ya en su segundo ciclo con la Selección Nacional el año pasado, son algunos resultados que lo avalan como un líder natural y un estratega capaz de todo.

Su último gran logro fue concretar la clasificación de México al Mundial, cuando la misión, tras el cese del entrenador sueco Sven Goran Erickson, parecía difícil de alcanzar.

Un líder innato

¿Cómo es que, el mismo equipo que estaba quedando fuera del Mundial, logró clasificar, con una mejora notable en su nivel de juego? La respuesta es simple: Javier Aguirre.

El trabajo del ex técnico del Osasuna y del Atlético Madrid al frente de la Selección Mexicana estuvo enfocado en mejorar el estilo de juego, la posesión del balón, además de incrementar la decisión de atacar y presionar a los rivales desde el primer minuto de juego.

“Tenemos un estilo de gran posesión de balón, de ser ofensivos, agresivos con la pelota, presionar en campo rival y, por tanto, el estilo ya está bien aprendido”, dijo a la prensa el centrocampista y hoy capitán de la Selección Mexicana, Gerardo Torrado, una vez que culminó el proceso eliminatorio.

A juicio de los expertos, Aguirre supo resolver el enredo que heredó de su antecesor para darle a su país uno de sus boletos mundialistas más preciados, por el azaroso camino que debió enfrentar logrando su pase tras una sufrida victoria ante Estados Unidos.

Y es que a tanto llega la confianza que muchos tienen en su liderazgo que, en algún momento, se dijo que el mismo Presidente de la República fue quien intervino para que volviera a manejar al cuadro mexicano tras la partida de Erickson, aunque los dichos fueron negados por el estratega.

Lo que no se cuestiona es su estrecha relación con Felipe Calderón. “He hablado con él, no una, sino varias veces. Me ha dispensado el honor de su relación, de su amistad, conversaciones en torno de la juventud de México, a cómo veo el panorama en el deporte mexicano, incluso, en temas personales”, dijo durante la primera conferencia de prensa que realizó en su regreso a México.

“Él (Aguirre) es el entrenador, nuestro líder (…) estamos con él y lo vamos a apoyar”, palabras expresadas por Torrado y que reflejan, sin duda, el sentir de todo el grupo por un líder innato, que fue capaz de rescatarlos de la tormenta y llevarlos al Mundial.

Los máximos logros de este hombre de retos podrían aún estar en camino, y quizás comiencen a asomarse cuando el árbitro dé inicio partidos que la Selección Nacional jugará en tierra sudafricanas.

.www.altonivel.com.mx