Management

Empleado multitarea: ¿virtud o defecto?

Científicos de EU señalan que, paradójicamente a lo que puede pensarse, empleados multifuncionales enferman a la empresa a largo plazo. ¿Por qué?

29-04-2010, 4:17:23 PM

Seguramente en el momento en que lees este artículo también estás atento al correo electrónico, miras de vez en cuando tu celular, corriges detalles de un informe o conversas un par de veces con tu compañero de oficina.

Es lo que en idioma informático se denomina multitarea o multitasking, aquella capacidad en que la CPU ejecuta de manera independiente dos procesos diferentes.

En este caso, es la persona quien realiza más de una tarea a la vez, siendo eficiente y “economizando tiempo”.

La capacidad multitarea la hemos desarrollado en el último tiempo debido a la velocidad con que recibimos y enviamos la información, lo que nos ha obligado a adquirir nuevas habilidades, especialmente aquellas relacionadas con pensar y responder en el mismo segundo, casi como lo hacen las máquinas.

Si lo llevamos a una organización, estamos frente a empleados y jefes que reciben información desde muchas plataformas, como el correo, el Messenger, el teléfono o el fax, mientras al mismo tiempo responden y piensan nuevas propuestas para los clientes.

Así, pareciera que los empleados multitareas son una ventaja para las empresas pues son productivos y pueden estar en muchos canales; sin embargo, ¿son realmente beneficiosos a largo plazo?

Trabajando.com señala que, paradójicamente a lo que podría pensarse, la respuesta es no. ¿Por qué?

Bien, una investigación realizada por científicos de la Universidad de California en EU descubrió que la capacidad multitarea puede acarrear daños a la memoria y a la salud, además de una baja calidad en los trabajos, pues al estar haciéndose varias actividades ninguna se ejecuta con la debida atención.

Los investigadores descubrieron que el comportamiento multitasking crea una lucha entre dos partes del cerebro. Al realizar múltiples actividades, se da una batalla entre el hipocampo, que es el encargado de guardar y hacernos recordar información y el telencéfalo, que se encarga de las tareas repetitivas, dando como resultado que al ejecutar diversas tareas se tiene mayor dificultad para recordar las cosas que se acaban de hacer.

Por esto, una persona que sobrecarga su cerebro activa respuestas de estrés, libera adrenalina y mantiene al sistema nervioso en un estado de hipervigilancia, provocando problemas de salud y psicológicos.

Los síntomas de un multitarea

Es fácil reconocer si somos o no empleados multitasking y por ello también identificar los síntomas característicos que muchos trabajadores de ese tipo presentan.

Los padecimientos relacionados con el estrés de ser multitarea son el insomnio, ansiedad, dolor de cabeza, gastritis, colitis, irritabilidad, mal humor, tensión muscular, entre otros.

Pero la empresa también “se enferma”. Un empleador multitasking se tarda en aprender, está fatigado constantemente, no es productivo en el largo plazo y finalmente, le es poco factible establecer prioridades ya que al hacer tantas cosas al mismo tiempo pierde la noción de cuáles son las actividades más y menos importantes.

¡Desconéctate!

Todos queremos rendir al máximo en el trabajo y todos los jefes quieren contar con los mejores trabajadores; sin embargo, empleadores y empleados deben ser concientes de los tiempos de distracción y de las capacidades individuales de cada persona.

Para evitar caer en el síndrome del multitasking, se proponen una serie de consejos que pueden ayudar a los trabajadores a mejorar la productividad dentro de las organizaciones sin adquirir el comportamiento de una máquina.

· Desconexión: si estás en una reunión importante es imprescindible que te desconectes de cualquier dispositivo electrónico que pueda distraerte, procura enfocar tu atención únicamente en la junta y en el objetivo de ésta.

También las empresas deben permitir que sus empleados en horas de comida o descanso estén alejados de correos electrónicos o llamadas que puedan alterar estos momentos.

· Jerarquizar: haz una lista de todas las tareas que tengas que realizar y clasifica en urgentes, menos urgentes y no urgentes. Comienza por las primeras.

· Una cosa a la vez: recuerda que antes de comenzar con una tarea nueva es indispensable que hayas terminado la que estabas desarrollando antes. Es mejor terminar una actividad con calidad que hacer muchas a la vez y a medias.

· Concentración:
procura estar alejado de todas las distracciones que puedes tener durante el día, si en tu empresa tienes acceso a las redes sociales, dedica espacios breves y específicos durante el día para revisarlas. Evita estar pendiente de todas las notificaciones que te llegan durante la jornada laboral.

.
www.altonivel.com.mx

Comentarios