Management

Conoce lo que busca un headhunter

Aprende qué características prefieren estos cazatalentos para los cargos más importantes en una empresa.

30-03-2010, 2:06:51 PM

Los headhunters son aquellos cazadores de talentos que buscan altos ejecutivos para las más importantes empresas.

En muchos casos, existen profesionales que poseen las cualidades necesarias como para ser tenidos en cuenta por estos reclutadores, pero desconocen ciertos aspectos que podrían ayudar mucho a ser los elegidos. ¿Cómo hacer, entonces, que uno de estos profesionales ponga el ojo en usted?

En primer lugar será muy importante tener una capacitación académica acorde con el puesto. Muy importante no significa fundamental, puesto que en muchos casos vale más la experiencia laboral que el conocimiento teórico. Sin embargo, en el actual contexto laboral, el poseer un título universitario es lo que suele marcar la diferencia con el resto, más aún si viene acompañado de cursos, talleres, seminarios masters y posgrados, preferentemente de una universidad europea o de los Estados Unidos.

Sin embargo, no alcanza con llenar el currículum con ostentosos y resonantes títulos, sino que además se deben agregar otro tipo de experiencias, como por ejemplo haber sido guía de exploradores en su juventud, o bien coordinar el trabajo de alguna institución benéfica.

El siguiente punto en el que suelen fijarse los headhunters, es en los resultados concretos. Esto significa poder demostrar que se ha sido efectivo y exitoso en su desempeño profesional, o, lo que es lo mismo, exhibir que sus conocimientos pudieron transformarse en resultados tangibles (productividad, ganancias) para las empresas en las que trabajó.

Por supuesto que también será clave mostrarse actualizado con el mundo empresarial, que cambia constantemente. Para esto, se deben leer revistas especializadas, visitar sitios de Internet que den cuenta de los movimientos en la actividad, o realizar cursos de actualización en determinadas materias.

Para el caso de que el headhunter lo postule para un cargo en una empresa, debe intentar averiguar lo que más pueda sobre la misma, es decir su historial, estadísticas, a qué se dedica, como está conformada, y en qué cree que usted podría serle útil, de forma tal de destacar las habilidades que más podrían servirle para el puesto y, por qué no, ocultar aquellos puntos débiles que puedan jugarle en contra.

Junto con el proceso, denominado “globalización” que ha venido acentuándose durante los últimos 25 años, las compañías han experimentado un proceso de trasnacionalización, donde el mercado esta conformado por el mundo entero, lo cual incluye consumidores con diferentes culturas y valores. Por esto mismo, es muy importante poder demostrar que se ha podido residir (y subsistir) durante un tiempo prolongado en un país del exterior, con todos los desafíos y problemáticas que ello representa.

Por supuesto, se deben evidenciar conocimientos de informática e Internet, así como un muy buen manejo del idioma inglés.

Sin embargo, debe tener en cuenta el hecho de ser lo más simple y creativo posible al confeccionar el currículum que presentará ante el headhunter. A nadie le interesar leer diez páginas de antecedentes laborales, por más importantes que sean. Del mismo modo, elegir modelos prediseñados podrían no diferenciarlo del resto. Lo ideal, sería escribirlo a mano, con letra muy clara y presentarlo firmado.

Lo que siempre debe ser incluido en el currículum, es el lugar de nacimiento, las instituciones en donde estudió, los títulos con los que cuenta, la composición de su familia, y las actividades deportivas y hobbies que se practican. Recuerde también actualizar su currículum cada año, o cuando lo considere necesario. Y por supuesto, entréguelo en una carpeta, si es posible acompañado de una tarjeta personal, y sin ningún tipo de manchas o arrugas.

También es importante darse a conocer dentro del mercado laboral, es decir que los headhunters se enteren de su existencia. Sin embargo, darse a conocer no significa exhibirse indiscriminadamente, apareciendo en cualquier evento social que se organice, o mandando cientos de currículums a consultoras o sitios de Internet. En este caso, podría evidenciarse que usted está “desesperado” por trabajar, y muchos hunters dudarían de su talento. Lo ideal es dar cátedras en las universidades, escribir artículos en revistas especializadas, o participar en asociaciones profesionales.

En efecto, la gran mayoría de los cazadores de talento ubican a sus ejecutivos en base a recomendaciones y contactos personales, dentro de una silenciosa red oculta al mundo exterior. Tenga en cuenta que debe mantener una buena relación con todos los headhunters, por más que no le interesen sus propuestas actuales: cerrar puertas podría costarle mucho en el futuro.

La buena presencia también es un elemento clave en las búsquedas que realizan estos cazadores de talentos. Nos guste o no, el mundo actual privilegia la estética por sobre muchas otras cosas, con lo cual presentarse aseado, con aliento fresco, una vestimenta elegante, buenos zapatos, y en lo posible, un cutis libre de granitos e impurezas, puede ser tan importante como los conocimientos que se posean.

De hecho, no fueron pocos los casos en los que un potencial ejecutivo, que daba perfectamente para el puesto, fue finalmente descartado por su aspecto desaliñado. Además, se deben conocer aspectos básicos de protocolo y ceremonial, para no desentonar en las reuniones sociales.

También es muy conveniente practicar algún deporte que pueda incluir dentro de su currículum, puesto que esto le brinda una “toque” de dinamismo y vigorosidad. Además, el tipo de deporte que se practica habla mucho de la persona, y no debería sorprenderle que pueda desequilibrar la balanza a su favor.

Por ejemplo, en determinada ocasión, dos ejecutivos poseían las mismas características, pero se privilegió a uno de ellos por que jugaba al vóleybol, un deporte que tiene mucho de interactividad grupal, frente a otro que practicaba tenis, un juego mucho más individualista, algo que no se buscaba en ese tipo de trabajo.

Por último, también sería bueno que pueda demostrar, a través de ejemplos concretos, que posee características de personalidad que incluyan la audacia y la trasgresión (bien entendidas) para cuestionar el sistema o las posturas que cree inconvenientes; la tenacidad para lograr objetivos; la acción rápida y expeditiva; la sociabilidad con sus pares; la humildad para poder abrirse al aprendizaje; la fortaleza como para no derrumbarse frente a los fracasos; y la presencia de sólidos valores morales y espirituales.

A grandes rasgos, estas son las características más buscadas por los headhunters. Es importante que sepa que nada de esto se estipula por capricho, ya que todas estas cualidades son fundamentales para los trabajos que se desempeñarán más adelante en los cargos ejecutivos.

Si cree que usted aún no cumple con los requisitos que se solicitan en alguna de ellas, no dude en esforzarse para lograrlo: le servirán para presentarse ante los headhunters, pero por sobre todo, le servirán para el trabajo.

Comentarios