Management

Cómo combatir la depresión durante las fiestas decembrinas

El estrés de las compras, la ansiedad de cumplir compromisos y hasta el mismo clima pueden ser detonantes de depresión y otros trastornos durante la época navideña. Sigue estos consejos para combatirla.

20-12-2017, 7:37:55 AM
depresión, depresión navideña

La felicidad maquillada de la época navideña esconde un rostro mucho más amargo: el de la depresión y algunos otros males que se incrementan con la llegada de las fiestas decembrinas.

Desde el clima hasta la pérdida de algún ser querido, desde el estrés de las compras hasta la ansiedad de cumplir compromisos son parte de una panorámica que ya no se siente tan festivo cuando se mira de cerca.

Regina Ojeda, psicóloga de Neuroingenia, clínica especializada en niños y adolescentes, destaca que hay diversos factores que pueden detonar algunas crisis en las personas que ya sufren tendencia depresiva, mientras que los que no la padecen, se exponen a contextos capaces de dar pie a alguna alteración psicológica.

“El clima es un primer factor, pues estudios realizados en países con temperaturas más bajas han demostrado que el clima contribuye a la tristeza y afecta anímicamente”, explica Ojeda.

La falta de sol, los días más breves y el desánimo generalizado por el frío se convierten en factores que golpean indistintamente en el estado anímico de las personas.

La depresión podría ser el invitado non grato para las fiestas navideñas de muchos adultos y familias.

“Es una época en la que incrementa la tristeza por pérdidas que se sufrieron durante el año, o porque se cree que en esta época uno debe estar acompañado de sus seres queridos y no todos pueden cumplir con ello”, señala la experta.

De acuerdo con Ojeda, este tipo de alteraciones afecta en mayor medida a los hombres, pues son, por naturaleza, más inexpresivos, lo que genera que se sientan más tristes.

La ansiedad por cumplir planes y el poco tiempo que hay para ello es otro de los males que abundan en la época decembrina, y que también tienen que ver con estrés y una baja del estado de ánimo.

El cansancio físico consecuencia de las agendas llenas, así como los cambios bruscos en la alimentación y en los periodos de sueño también conllevan estados de estrés, de depresión física y mental y de agotamiento.

“La ansiedad causada por estos factores y otros más como la falta de dinero –en un momento del año en el que muchos se sienten obligados a gastar a manos llenas–, o los recuentos que no son tan positivos, como logros que no se pudieron cumplir, llevan a un marcado aumento en el consumo de alcohol y drogas”, precisa la psicóloga.

Del lado del consumo tampoco hay grandes noticias, pues las compras compulsivas son otro síntoma de una temporada patrocinada por el consumo y los excesos.

“Pensamos que debemos comprar y que tenemos más dinero –por el aguinaldo—y se nos hace fácil porque vamos influenciados por el consumismo de la época y porque vemos que todos en el centro comercial están haciendo lo mismo”, apunta Ojeda.

Para evitar que la época navideña pase de la felicidad al mal trago, la psicóloga sugiere seguir algunos consejos que ayudarán a preservar la estabilidad emocional, psicológica y económica.

Procurar una rutina con horarios: establecer tiempos de trabajo, de compras y para cumplir los compromisos sociales generará mejores resultados y evitará desvelos excesivos o comidas fuera de hora. Es importante preservar en la agenda un tiempo para el ejercicio, lo cual dispersará el estrés.

Elegir bien los compromisos: no es posible estar en dos o tres o más lugares a la vez, y muchas veces no es lo óptimo asistir a todas las cenas de fin de año a las que fuiste convocado. Elige bien cuáles compromisos se pueden cumplir y qué reuniones puedes posponer.

Haz una lista de compras: para evitar las compras compulsivas, lo mejor es llegar al centro comercial con una lista de las cosas, comida y regalos que realmente necesitas y quieres comprar. Asimismo, utiliza efectivo para no saturar las tarjetas de crédito y tener una idea más acertada del poder adquisitivo con el que realmente cuentas.

Comunícate: guardar sentimientos y acumular tristeza y ansiedad no llevan a nadie a buen puerto. La experta sugiere, por salud mental y emocional, saber expresar sentimientos tanto positivos como negativos y reconocer a las personas que tienen el interés de escuchar y apoyar.

Reconocer las fiestas decembrinas como una cuestión aprendida: la Navidad es una época meramente consumista, más allá del significado religioso que se le pueda atribuir. Es un comportamiento aprendido el hecho de gastar más en estos días, así como reunirse con los seres queridos y pensar que implica una vuelta de hoja y un recuento de logros. Se debe tomar conciencia de que nada de ellos es forzoso.

También podría interesarte:

Comentarios