Combate el victimismo laboral

Llegó la hora de asumir los problemas y dejar de culpar a otros por lo malo que te sucede. Conoce algunos consejos para dejar esa mala costumbre.

29-04-2010, 4:26:10 PM

La necesidad del ser humano de interactuar con otros, la dependencia a vivir en comunidad, la cantidad de personas que buscan alcanzar los mismos objetivos y la competencia laboral que se desprende de esto último, han enfrentado a las personas a múltiples desafíos y problemas que amenazan su estabilidad personal.

Ante estos eventos diarios debemos elegir dos caminos que son los que finalmente determinan el éxito o fracaso: vivir como “responsable” o como “víctima”.

En el primero asumimos nuestros actos, aceptamos lo que sembramos. En la segunda opción, en tanto, solemos culpar a otros de todo lo que nos sucede.

Quienes eligen este último camino están condenados a vivir en un estado denominado “victimismo”.

La personalidad de víctima consiste entonces en defenderse de posibles situaciones de malestar, a través del no reconocimiento y proyección externa (hacia otra persona o cosa) de determinada situación.

“El victimismo es una característica clásica, sobre todo de la cultura latina y nos impide avanzar. Mucha gente espera siempre que otros le salven o se resignan; no hay atisbo de lucha”, explica la Doctora en Organización de Empresas, Pilar Jericó, pionera en España en el análisis del talento y el impacto del miedo en el mundo empresarial.

Por ejemplo, dice la profesional, una forma bastante común de victimismo, consiste en molestarse porque otros no son como tú deseas. En estos casos la tendencia es a atacarlos, acusarlos, etiquetarlos para dañarlos moral, emocional o físicamente.

“Esta demostración de intolerancia excluyente suele verse amparada por ideologías y credos que ocultan lo que en realidad no es más que simple y llana conducta patológica”, opina.

¿Cómo superarlo?
Según la doctora Jericó, “todos tenemos la capacidad para superar los trances del victimismo y existen muchos mecanismos para hacerlo”.

De este modo, cada uno tiene dentro de sí mismo el poder para cambiar las cosas. “Es importante saber identificar el momento en que aparece el victimismo para salir de él, aprender a apoyarse en las personas adecuadas y evitar las conversaciones que sabes de antemano que no te van a ayudar”, indica.

De todo lo anterior, se entiende que se trata de un problema de actitud que depende, sobre todo, de factores educativos y culturales.

Por ello, dice Pilar Jericó, “es importante fomentar la confianza en los niños desde pequeños; los padres hipercontroladores hacen un flaco favor a sus hijos”. Y explica que “un niño que tiene la capacidad de atreverse a explorar tiene más posibilidades de desarrollar su autonomía y superar los problemas en el futuro”.

“La lucha interna es crucial”, subraya, algo de lo que habla en su reciente libro llamado Héroes cotidianos, donde enseña algunos pasos para sobrepasar las dificultades.

El texto, invita a dar lo mejor de nosotros mismos y explica también la manera de hacerlo y las etapas que se atraviesan para conseguirlo.

“Tenemos que buscar un nuevo referente de héroe; aquel que descubre nuevas oportunidades en las adversidades y que, además de la resiliencia, tiene la capacidad para adaptarse a los cambios, está comprometido con su entorno”, asegura la experta.

.www.altonivel.com.mx