Management

Coaching basado en valores

Una nueva ruta hacia la formación de líderes basada en los intereses básicos de las personas. ¿Qué significa y cómo aplicarlo a su empresa?

30-03-2010, 8:49:42 AM

El crecimiento experimentado durante los últimos años por el coaching ha motivado la búsqueda de nuevas herramientas ligadas a esta práctica, cada vez más utilizada para mejorar los resultados de las grandes empresas.

En esta búsqueda, se ha descubierto la implicación que tienen algunos factores “anexos” al ámbito laboral de las personas, como es el bienestar de la familia, alimentación, casa, entretenimiento, entre otros. Y que afectan -para bien o para mal- los resultados en las organizaciones.

Pero, ¿qué sucede cuando se utiliza este conocimiento para ayudar a la formación de líderes y gerentes? Esa es la interrogante que busca responder el denominado Coaching por Valores (CpV).

¿Qué son los valores?

Para iniciar este camino resulta esencial saber a qué se refiere un coach cuando habla de valores. Ya que, a pesar de su popularidad como término, existe una falta de consenso sobre la naturaleza de éstos.

En primer lugar, cuando se habla de “valores” de empresa, tanto a nivel popular como académico, se acostumbra a restringir el término a los valores éticos, tales como la integridad, la sinceridad, la honestidad, la justicia, la dignidad o el respeto.

Por supuesto, estos valores morales son esenciales para la dimensión social de la empresa. Sin embargo, como plantea Simón L. Dolan, presidente de la consultora GESTION MDS, un valor también es algo digno de estima, lo cual abre el campo a otros elementos como la creatividad, la alegría y la eficiencia.

Además, constituyen el componente esencial de las denominadas “culturas organizativas” y a menudo son reconocidos como factores de diferenciación y éxito empresarial.

Por último, los valores son intangibles, “pero cuando son compartidos y se traducen a nivel de acción, se convierten en algo muy poderoso y permiten alcanzar metas individuales y organizacionales con pasión y eficacia” dice Dolan.

El método “triaxial”
¿Qué implicación puede tener la familia, por ejemplo, en la eficacia? Esto se explica gracias a un modelo “triaxial”, ya que se presenta fundamentalmente en tres ejes que incluyen: los valores ético-sociales, los práxicos (económicos-pragmáticos) y los poiéticos (emocionales).

El proceso funciona de la siguiente forma: el mundo empresarial claramente NO gira en torno al imperativo “ético” ni al de las emociones, sino que es guiado por el “dinero”, el poder, la tecnología y el tener que cumplir, por ejemplo, con ciertos plazos (valores pragmáticos).

Sin embargo, su legitimación y desarrollo dependen de la incorporación de valores éticos y poéticos, ya que muchos trabajadores se levantan todos los días y cumplen con sus metas en el trabajo, no para mejorar la imagen de su empresa en el mercado, sino que lo hacen para mantener una vida -junto a su familia- con ciertos estándares económicos.

En este contexto, la tarea del coach se convierte en mantener el “equilibro” entre estos tres elementos con el fin de aumentar los resultados de la empresa.

¿Por dónde comenzar?

El diagnóstico y punto de partida de la denominada estrategia de Coaching por Valores (CpV) tiene dos etapas:

  • La primera, es la identificación de los valores críticos e importantes para la persona.
  • Luego se debe medir y analizar el entorno de la persona y sobre todo identificar el GAP (diferencial) que existe entre los valores que “se viven por fuerza” o por circunstancias y los valores que “se quieren vivir”.

Para facilitar esta tarea, los investigadores del Instituto de Estudios Laborales de ESADE, recomiendan algunos links (Pag. 1) (Pag. 2) donde encontrarán prácticas herramientas para este cometido.

También podría interesarte:

Comentarios