Management

Guillermo Romo, el joven del WEF

Este año el Foro Económico Mundial reconoció al joven empresario jalisciense Guillermo Romo Romero, como uno de los Young Global Leaders 2011.

18-03-2011, 4:38:14 PM

“No podemos sentarnos a esperar y ver cuándo llegan las Reformas Económicas”, dice Guillermo Romo Romero, presidente de Grupo Mega y nombrado uno de los Young Global Leaders 2011 por el World Economic Forum (WEF).

El primer jalisciense en recibir este reconocimiento fundó Mega en 2003, un intermediario financiero no bancario con 12 millones de pesos de capital inicial. Hoy el capital de este grupo asciende a 400 mdp y posee una cartera de financiamiento por 1,400 mdp, un crecimiento anual promedio de 63% en los últimos cinco años.

Para el empresario, menor de 40 años, el papel de Mega ha consistido en complementar la falta de penetración de la banca en México. “Llegamos a lugares remotos, donde no existen ni sucursales.” Su tamaño, aseguró, les permite mucha mayor flexibilidad y movilidad en la toma de decisiones, así como en un conocimiento profundo del negocio de sus clientes, en industrias como la minera, autotransportes, construcción y equipo médico.

Ello, reduce el riesgo, señaló. “Hay gente que para nosotros es AAA, por su calidad moral, y la evaluación muy precisa que podemos hacer del flujo que provocará la adquisición de la máquina que estamos financiando, por ejemplo”. Entre los criterios que el WEF tomó en cuenta está el que cada crédito genera un promedio de tres empleos. El año pasado Grupo Mega fue incluido entre las Global Growth Companies premiadas por el mismo organismo.

La otra razón es la labor de Guillermo Romo como presidente de Endeavor Occidente, una “aceleradora de negocios” que selecciona empresas pequeñas o medianas de posible alto impacto, y busca llevarlas a mucho mayor tamaño mediante la asesoría cercana de todo tipo de expertos.

Actualmente 20 empresas están bajo este programa, pero el objetivo para 2014 es ambicioso: ayudar a más de 50, generando 5,000 empleos e influyendo en por lo menos 1% del PIB del estado de Jalisco. “Al final es combatir la pobreza, no con cientos de miles de changarros, sino llevando a empresas a ser grandes”, señaló Romo.

Un país ocupado, añadió, es más seguro y puede aumentar sus niveles de educación y de nutrición y captar mayores inversiones. “Algunos países crecen a pesar de su gobierno, otros, gracias a su gobierno, pero no podemos esperar”, dijo el empresario.

Con líneas de crédito del Banco Interamericano de Desarrollo, Inbursa, Bancomer, Banco del Bajío, Invex y HSBC, el Grupo Mega de Guillermo Romo espera recibir este año líneas adicionales, tanto de la banca de desarrollo nacional como de la internacional. Ello gracias a su disciplina en prácticas corporativas y seguimiento a la regulación bancaria, reconocidas por las calificaciones crediticias de mxBBB+ para largo plazo y mxA-2 corto plazo otorgadas por Standard & Poors en enero pasado.

La familia Romo dejó su tradicional negocio del tequila tras vender la exitosa compañía Herradura en 2004. “Fue una desinversión; los negocios deben cambiar de manos para seguir creciendo –explicó Romo-. En la industria de vinos y licores necesitas bolsillos muy profundos para competir con las trasnacionales. Hay que reconocer hasta dónde puedes llevar las cosas, y dejarlo ir.

El WEF premió este año a 192 jóvenes líderes de 64 países.

También podría interesarte:

Comentarios