Management

Rasgos de un buen mentor

¿Qué características debe tener un guía para desarrollar buenos discípulos empresariales? Conoce las respuestas de los especialistas.

31-01-2011, 1:06:12 AM

Buen consejero, leal, interesado, confiable y, sobre todo, experimentado, son algunas de las características de un buen mentor. Esta persona estará encargada de ayudar a sus “discípulos” a desempeñarse mejor y crecer en sus puestos de trabajo.

Mario Naranjo, experto en recursos humanos, explicó que “todo aquel que posea experiencias valiosas que compartir, sea maduro emocionalmente, sepa transmitir calma y perspectiva, sepa valorar objetivamente a los demás, no tenga prejuicios, sepa usar la riqueza de los demás y, sobre todo, posea un alto grado de empatía y generosidad, puede convertirse en mentor”.

Aunque existen mentores en distintos ámbitos de la vida, los mentores empresariales –según la Europe Vocation- “desean poner en común sus destrezas, conocimientos y contactos con otras personas menos experimentadas en el mundo empresarial”.

De acuerdo con Sandra Menéndez, de la Oficina de Gerencia y Presupuesto del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, los mentores deben reunir las siguientes características:

Modelo del rol positivo: el aprendiz –es decir, la persona que está mentoreando- quiere aprender a imitar sus creencias y actitudes. Al sentir admiración por él, busca seguir sus pasos.

Maestro: ayuda al aprendiz a adquirir conocimiento, información o destrezas en determinadas tareas.

Compañero: comparte con su aprendiz intereses y experiencias; sabe escucharle y disfruta del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Apoyo: ofrece apoyo a los esfuerzos de su aprendiz, le motiva y ayuda a fortalecer su autoestima; expresa total confianza en las habilidades de su discípulo.

Recurso: pone en contacto a su aprendiz con personas, intereses, ideas o lugares que le provean oportunidades de desarrollo al intentar hacer cosas nuevas.

Algunos de los beneficios del mentoring para los empleados consiste en:

  • Incremento de la productividad.
  • Provee una experiencia profesional adicional y con potencial de liderazgo.
  • Reduce la curva de aprendizaje.
  • Aumenta el compromiso con la empresa y alinea objetivos.
  • Se potencializa el talento humano, en tanto que se le brindan herramientas para generar ideas creativas y mejora la toma de decisiones.

También podría interesarte:

Comentarios