Management

Cómo ser más rico y listo que tus padres

El joven Bissonnette, prodigio de las finanzas personales, es enemigo de gastar más de lo que se ingresa mes a mes.

04-06-2012, 9:49:44 AM

Zac Bissonnette es un joven que, como muchos, nació bajo el alero de una generación de padres que vio nacer el “dinero plástico”, y que demostraron no tener la capacidad suficiente para manejar esa oportunidad.

A pesar de que a Bissonnette le apasiona el mundo de las finanzas personales, no es amigo de los préstamos, lo que a esta altura parece obvio tras escribir el libro “Debt-Free U” donde sostiene que los préstamos estudiantiles no son útiles, a la vez que explica cómo financiar la educación universitaria sin estos instrumentos.

Ahora, con 23 años, Zac vuelve con “¿Cómo ser más rico, más inteligente y más guapo que sus padres?”, dedicado a las finanzas de los jóvenes.
A su juicio, las tarjetas se han transformado en una especie de etiqueta para las personas. Es decir, que la sociedad te valora dependiendo del plan bancario que poseas (gold, platinum o simplemente una cuenta de débito); una herencia difícil de esquivar, pero que con algo de inteligencia aplicada se podrían incluso obtener aquellos beneficios de los que tanto hablan compañías como Visa y MasterCard.

Tarjetas de crédito ¿útiles?

En entrevista con el sitio Businessinsider, Bissonnette aseguró  que “para casi lo único que puede servir (el crédito) es para comprar una casa”, argumentando que aunque parezca obvio el “dinero gratis” que se ofrece a la gente (y hace incapié en este punto) nunca fue realmente gratis.
Para él, las tarjetas de crédito se ofrecen como elementos relevantes, “siempre y cuando usted pague su saldo completo cada mes”. En otras palabras, si sigues las reglas del juego, si eres un usuario responsable con tu crédito, podrás acumular recompensas en forma de puntos, millas, devolución de efectivo, entre otros premios.

Sin embargo, la mayoría de la gente no es capaz de lograrlo. Por supuesto, personas ligadas al sector financiero pueden obtener dichas recompensas, pero la mayoría de la gente gastará más dinero del que tiene, acumulando más deudas que beneficios.

Existen diferentes estudios sobre este tema, y aunque algunos de ellos sufren de problemas metodológicos, resulta obvio discernir que el costo de usar una tarjeta es superior al valor de la recompensa. 

“Los problemas que la gente tiene con el crédito, están relacionados con la morosidad, los pagos pendientes, los embargos, las quiebras y cosas similares”, dice Zac.

La solución

“Creo que sería mejor que la mayoría de las personas trataran de limitar su interacción con la industria financiera, en lugar de intentar convivir con ellas u obtener los grandes beneficios que auguran”, así de tajante es Bissonnette. Ahora, en el caso que les resulte imposible no tentarse con la oferta, existen ciertos consejos que es necesario seguir:

Por ejemplo, dice, si deseas utilizar su tarjeta de crédito para cosas como la membresía de un gimnasio (cuando es obligatoria) y poner gasolina en tu coche, los gastos no van a variar enormemente. “Probablemente no vas a conducir más si pagas la gasolina con tarjeta de crédito”. Incluso podrías acumular los puntos de los que tanto se habla. Contrario a lo que sucedería con tus compras de ropa, pues las ganas de adquirir una prenda que te gusta serían difíciles de frenar, aun cuando no cuentes con el dinero para hacerlo.

Otro consejo importante, aunque con algunas excepciones, es utilizar la tarjeta de crédito cuando se realiza una compra electrónica grande, como un computador, televisor LED o cualquier otro equipo que podría mostrar fallas tempranamente. En estos casos aconsejo “utilizar la tarjeta de crédito debido a la extensión de la garantía”, a lo que suma la compra en 3 o 6 cuotas precio contado.

A pesar de todo, deja claro que su premisa es “prefiera pagar en efectivo”.

 

Para saber más:

Tarjetas de crédito suben de costo

Aprende a construir tu riqueza por pisos

Califican de ‘producto caro’ a tarjetas de crédito


También podría interesarte:

Comentarios