Management

Personal Shopper, el aliado del directivo

¿Coincide tu imagen con el cargo que ostentas? Este personaje está cobrando relevancia en el mundo de los negocios al asesorar a ejecutivos.

01-12-2011, 9:49:44 AM

¿Tu cargo corporativo coincide con tu imagen? ¿Te ves y te manejas como el director o gerente que eres? Por extraño que parezca, es muy común que las personas que encarnan estos puestos no tengan una personalidad afín al cargo que ostentan, lo que demerita la imagen general de la empresa e, incluso, de su propio crecimiento dentro del negocio.

Para resolver este tema y aumentar la productividad empresarial, las consultorías en imagen han evolucionado sus servicios para ofrecer uno nuevo: el Personal Shopper, una figura de asesoría personalizada que tras la evaluación y definición de la personalidad, el puesto y los objetivos del mismo, hacen un traje a la medida para potencializar las habilidades de los empresarios.

Tener más objetividad en cuanto al puesto no sólo es tener éxito económico ni mayor remuneración, sino lograr un equilibrio entre la parte profesional y la personal. La consultoría resuelve esa parte: alinea estos dos temas, así como la actitud de servicios, el lenguaje corporal y la expresión oral, señala Eric Olavarrieta fundador y Director General de Actitud es Imagen, consultora en imagen personal y empresarial especializada en comunicación.

En entrevista con Alto Nivel, el experto afirma que los empresarios deben estar muy conscientes de los mensajes que comunican y de cómo pueden mejorar la percepción de sus directivos y gerentes para alimentar la imagen positiva de la empresa y la de sus colaboradores mismos.

La consultoría, el sastre de la personalidad

Para iniciar, afirma Olavarrieta, se realiza una “Shadow Observation” que consiste en acompañar al empresario en sus actividades durante un día. De manera silenciosa, el consultor analiza los pasos, la personalidad y los mensajes que comunica el cliente. Y es que, afirma, muchas veces los directivos tienen “Ceguera de Taller” que consiste en ya no ver los detalles de su actuar diario.

Con base en esa evaluación, que también puede ocurrir a partir de una entrevista si es que el empresario no quiere ser vigilado, se realiza un análisis puntual de la personalidad del gerente o directivo, del público al cual se dirige, lo que quiere comunicar y se eligen las herramientas para adquirir confianza, seguridad, un mejor vestuario, un cambio de actitud hacia un pensamiento positivo de la persona misma y de lo que va a reflejar: una coherencia entre lo que es y lo que quiere conseguir en su entorno.

En un mínimo de seis meses y un máximo de dos años, dependiendo de la rapidez con la que el empresario adquiera y concientice las herramientas adquiridas, estará no sólo mejorando su posición, también invertirá mejor su dinero en vestuario, ya que comprará las prendas indicadas para potencializar su personalidad.

Personal Shopper, el aliado “fashion emergency”

No obstante el aprendizaje propio, el Personal Shopper siempre podrá ser su aliado para cualquier caso de emergencia o como una consultoría permanente y personalizada. Este personaje conoce al empresario y sabe perfectamente los objetivos que se deben proyectar, por lo que es capaz de invertir en el outfit perfecto para la ocasión que al directivo le amerite.

“Sabemos que el ritmo de vida de un empresario o empresaria es tan complicado que difícilmente pueden pasar unas horas fuera de sus actividades para comprar el outfit necesario para sus eventos. El Personal Shopper es el consultor experto que en sesiones de mediodía o un día completo pueden acompañar al empresario a escoger las prendas de su guardarropa de acuerdo con su cronometría (cuerpo, cara y color) o bien, realizar las compras solo. Este servicio ahorra tiempo, dinero. Y al empresario que quiere ser acompañado y guiado en sus compras, le permite resolver cualquier duda respecto a su imagen”, explica Olavarrieta.

Este personaje no sólo estructura una guía de estilo, también ofrece la mejor opción con base en un presupuesto que el mismo empresario define. “Si el cliente nos dice que tiene un budget específico, nos ajustamos a él tanto para las prendas individuales como para renovar su guardaropa.

Para aquellos casos de emergencia, el Personal Shopper incluso tiene los contactos necesarios para conseguir las prendas requeridas. “Nos han llamado para pedirnos zapatos en diez minutos y justo eso hacemos, resolver para que el empresario no tenga que detener sus  actividades”, comenta el consultor.

Un caso de éxito

Desde los 20 años “Ella” había asumido cargos de dirección, sin embargo, por su juventud sentía que sus compañeros y colaboradores no la tomaban con la seriedad que ella exigía. Se consideraba una directiva “nerd” y su baja estatura no le ayudaba a proyectar contundencia.

Esta mujer cuyo nombre no puede ser revelado por cuestiones de privacidad, había decidido emprender un cambio de vida y de trabajo. Tomó la consultoría  y no sólo mejoró su posición dentro de la nueva empresa, sino que entró con un background de conocimientos sobre su comunicación verbal y no verbal que le permitieron colocarse visualmente y tener contundencia en sus acciones con la capacidad que su cargo le exigía.

Las mujeres, dice Olavarrieta, son un nicho de mercado que está creciendo significativamente. Al buscar mejores posiciones de trabajo, buscan potencializar sus capacidades con una proyección de imagen más fuerte y más acorde con sus objetivos.

¿Sabes qué estás comunicando a tu audiencia? ¿Crees que una consultoría en imagen y un Personal Shopper podrían ayudarte a proyectar mejor tu cargo?

Comentarios