Management

Sergio Marchionne, al rescate de Chrysler

El empresario italiano, también presidente de Fiat, logró pagar los 7,600 mdd de préstamos de la firma, gracias a la eficientización de los procesos y la atención a los detalles.

27-05-2011, 4:33:59 PM

Cuando en 2009 la firma automotriz Chrysler se encontraba al
borde la quiebra, nadie pensó que el nuevo director general, un italiano que
podría pasar por un empleado común,
lograría sacar a la empresa del endeudamiento.

Sergio Marchionne, presidente ejecutivo de Fiat-Chrysler, es
un hombre de casi 60 años que logró que la empresa pagara una deuda de  más 7,600 millones de dólares que los
gobiernos estadounidenses y canadienses le prestaron, para hacer
frente a la crisis global del sector automotriz en 2008, cuando la compañía perdía
2.4 mdd al día.

En el momento más fuerte de la crisis, el presidente Barack
Obama
orquestó la fusión de Fiat, de la cual Marchionne era presidente, con la
empresa estadounidense, y así evitar los despidos masivos que se avecinaban.  De esta forma la firma italiana adquirió 20% de Chrylser.

Lo primero que hizo el ejecutivo italiano fue eliminar “la
grasa” de Chrysler y reducir las capas gerenciales, para así eficientar los
tiempos de gestión y sacar más modelos
más rápido. Además, él supervisa todo lo que pasa por la empresa; la
cúpula ejecutiva de la compañía, cerca de 25 personas, le responden
directamente a él.

Para Marchionne, la mejor manera de manejar a tanta gente fue
gracias a la conectividad que le dan sus seis BlackBerry y a la confianza que sus
subalternos tienen para acercársele.

Pese a que la empresa ha logrado solventar su financiamiento,
lo que la impulsa a un crecimiento verdadero por primera vez en tres años, la falta de nuevos modelos continúa siendo su talón de Aquiles, según lo indica un reporte
de Bank of America Merrill Lynch.

A la fecha, los diseños de Chrysler se acercan mucho más al
estilo de Fiat, autos pequeños y ligeros, para alcanzar una meta de producción
de más de seis millones de vehículos para 2014, muchos de los cuales se construirán
en las plantas de la empresa en México.

A diferencia de su predecesor, Sergio Marchionne está muy involucrado en el
proceso de diseño, lo que impulsó las ventas más de 16% en 2010, ya que, según
sus palabras, se “obsesiona hasta por una maldita manija”.

Otra característica de este empresario es que es altamente
querido por sus subordinados, debido a su fuerte oposición a los recortes laborales y por que decidió contratar gerentes más jóvenes. Pero lo que le ganó la popularidad del sector, es
que en 2010 no cobró ninguno de sus salarios, aunque eso sí, recibió sus compensaciones
por Fiat.

La clave del éxito de Chrysler para salir de los problemas
estuvo, según él, en la atención en los detalles, amplias horas de trabajo y
en estar dispuesto involucrarse hasta el fin con la compañía.

También podría interesarte:

Comentarios