Management

¿Cómo resolvía Steve Jobs sus problemas?

Un estudio demostró que ante un problema que no parece tener solución, lo mejor es dejar de pensar en el conflicto y dejar que la mente trabaje sola.

23-05-2011, 11:33:08 AM

¿Qué tenía de especial .Steve Jobs?  No solo era innovador, millonario y tenía en
sus manos varias empresas de importancia internacional,  según un estudio neurológico, su cerebro
resuelvía problemas de forma inconsciente.

Eric Calonius, columnista de la revista Fortune, encontró en
su libro “Ten Steps Ahead: What Separates Successful Business Visionaries
from the Rest of Us”, que el cerebro de Steve Jobs no trabajaba a mayor
velocidad, sino que pueden realizar procesos con poca información, es decir,
imaginan de manera tangible cómo será el futuro, mientras el resto de las
personas suele hacerlo de forma más abstracta.

Daniel Simons y Christopher Chabris, profesores de Harvard
entrevistados para el libro de Calonius, aseguraron que las personas “normales”
dejan de ver oportunidades evidentes por estar pensando en otros temas. En
cambio, gente como Jobs lograba concentrarse en una sola idea al distraerse del
problema y dejar que el cerebro haga lo suyo a través del “pensamiento
productivo”
.

Las investigaciones del periodista han encontrado que este tipo de personas tienen un poder único para visualizar y dar forma, rotar y modificar
las imágenes en su mente sin darse cuenta.

Para pensar como el fundador de .Apple, Calonius asegura que
lo único necesario es encontrar tu “flujo”, lo que se refiere a un estado de
ánimo que equivale a soñar despierto, es decir “el cerebro, agotado, deja de
concentrarse todos los problemas, y se sumerge en la atención en uno sólo de
manera inconsciente”.

De acuerdo con el autor, imágenes de resonancia magnética
muestran que la actividad cerebral disminuye durante “el flujo”. De hecho, el
pensador puede no tener un sólo pensamiento consciente en su cabeza. Este
estado de claridad mental es difícil de obtener, pero cuando es alcanzado, el
pensador puede tener un momento “eureka“.

Lo que el autor recomienda para alcanzar estos momentos
cuando se tiene un problema es dejar de concertase en el conflicto y hacer otra
cosa. Aunque la persona no lo sepa, el cerebro continuará trabajando en la
cuestión y de forma relajada llegará a la respuesta de manera más rápida.

El autor ejemplifica en una columna para Forbes que John
Lenon
pasó días desesperado queriendo escribir una buena canción hasta que
decidió olvidarlo y pasar el día recostado. De repente surgió  la música y la letra de “No where man”;
Albert Einstein
llevaba semanas luchando para formular su teoría de la relatividad
y no fue hasta que se sentó a tocar el piano para distraerse que dijo “¡Lo
tengo!”.

Pero lo más importante que distingue a este proceso de
pensamiento es que estas ideas nacen del subconsciente o del instinto, o lo que
en neurociencia se llama “inteligencia inconsciente”. 

Por ejemplo, Steve Jobs hizo esto cuando se enfrentó a la
situación de Apple tras su regreso a la empresa, después de 13 años de haber
salido.  Redujo el portafolio de
proyectos de la firma de 300 a 10, decisión que encaminó los esfuerzos de los
ingenieros del grupo para desarrollar el .iPod.

Quizá la clave más importante que descubrió Calonius es que,
debido a que sólo se trata de encontrar el ritmo de cómo se maneja cada
cerebro, “todos nacemos con el potencial para ser visionarios, sólo hay que
desarrollarlo”.

También podría interesarte:

Comentarios