Judy Achar hace “moda” con responsabilidad social

La Fundación Mitz habilita comunidades de escasos recursos a través de las artesanas que fabrican bolsos con más de 40 toneladas de desperdicios industriales.

02-05-2011, 8:44:00 AM

Judy Achar era un ama de casa común y corriente, hasta que se conoció los problemas de los habitantes de una comunidad en Huixquilucan, Estado de México, donde la pobreza era muy grave y existían muy pocos recursos para hacerle frente. Después de ese momento, Achar buscó generar una oportunidad valiéndose del material más abundante de la zona: la basura. Fue así como esta mujer de hogar se convirtió en empresaria.

Así nace Fundación Mitz, una iniciativa que busca generar autosustentabilidad  en la escuela Casa de los Niños de Palo Solo -para infantes de bajos recursos- a través de bolsas, carteras, cinturones y esferas navideñas, diseñadas con las envolturas de dulce mal impresas y descartadas.

Mitz, del náhuatl “para ti”, genera desde hace 8 años  oportunidades de trabajo para las mujeres que se desempeñan como artesanas  y fomenta la cultura empresarial de la zona con talleres de finanzas personales, de oficios y de conciencia ecológica.

La firma Mars, productora de los M&M’s, participa con sus desperdicios y con capacitación para las mujeres que laboran en la fundación. 

El emprendimiento ofrece 25 productos diferentes que se valen del papel de desecho de firmas como la propia Mars, Pepsico y Terracycle, para dar empleo a más de 100 familias que generan 150,000 productos que se exportan a mercados tan diversos como Estados Unidos, Bélgica, Londres e Italia.

Sus mayores puntos de venta son las tiendas M&M’s en Orlando, Las Vegas y Nueva York en Fifth Ave.

Para Judy Achar es importante la repartición justa de los ingresos, para que las artesanas tengan una vida digna y se genere en ella una sensación de orgullo propio, por lo que 50% de las utilidades es para las trabajadoras, 20% para las becas del colegio, 20% para gastos de operación y 10% para administración. 

La importancia de la labor de Achar es tal, que en 2009 la empresaria y la fundación fueron galardonadas con el premio “The World Challenge” de la BBC de Londres y con el galardón el “Mejor proyecto de reciclaje de residuos industriales” de Energía Global y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).