Buscador
Ver revista digital
Liderazgo

Nuria Diosdado, de “niña sin talento” a capitana de natación artística en Tokio 2020

06-01-2020, 6:20:22 AM Por:
diosdado

Cuando Nuria Diosdado era niña e inició sus entrenamientos, sus maestros le decían que no llegaría a ningún lado. Ella demostró que vale más la perseverancia y ahora es una de las grandes atletas mexicanas que irán a Tokio en 2020.

“No llegarás lejos”, le decían sus maestros de natación a Nuria Diosdado cuando era niña. Ella demostró que podía lograr más la perseverancia que el talento y siguió adelante. Hoy es la capitana del equipo mexicano de natación artística que competirá en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

“Yo soy un ejemplo de que puedes llegar a donde quieras con actitud y no precisamente con aptitud. Porque no fui la niña estrella ni de chiquita se me vio las cualidades para hacer este deporte; al contrario, los primeros tres años era para que me sacaran porque no daba una”, recuerda la atleta en entrevista.

Pero la persistencia no debe convertirse en necedad, advierte. Hay que saber cuándo ser flexible y cambiar de rumbo. “Cuando la vida te presenta una situación donde lo entregaste todo y no lo lograste, igual y es porque no te tocaba, tu destino quizá no era ese momento. Hay ocasiones que la vida te hace darte cuenta que eso no es para ti pero no por eso debes renunciar a tu sueño, sólo hay que buscar la forma de lograrlo aunque sea de otra forma”, comenta Nuria después de una jornada de entrenamiento  que se divide en una hora de actividad cardiovascular, una hora de estiramiento y una hora de entrenamiento en el agua durante todos los días de la semana.

Nuria Diosdado es una atleta mexicana que está clasificada a sus terceros Juegos Olímpicos y representará a México en Tokio 2020, como capitana del equipo de natación artística. Antes, obtuvo el lugar 18º en Londres 2012 y el 11º en Río 2016. Fue medallista de plata en los Juegos Panamericanos Lima 2019 y Toronto 2015. También obtuvo la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos de Mayagüez 2010 en múltiples categorías. Siete medallas de oro donde la bandera de México ondeó por lo más alto.

Te puede interesar: Los mejores 22 momentos de los Juegos Olímpicos de Río 2016

La natación artística es una disciplina olímpica que combina la natación y la danza. Su dificultad principal es en el control de la respiración mientras se realizan movimientos sincronizados al ritmo de la música. Requiere de mucha concentración, fuerza, entrenamiento y disciplina. No sólo por la complejidad del ejercicio per se, sino por la coordinación exacta con el equipo, además de no cometer penalizaciones con las que los jueces evalúan durante la presentación.

Las competencias se dividen en ejercicios individuales, dúos, en equipo o combinado que incluye sincronización grupal con tiempos libres individuales. De acuerdo con Diosdado, alcanzar un rango que te permita llegar a los Juegos Olímpicos requiere de absoluta determinación y disciplina, donde el camino es largo y con muchos sacrificios sin la certeza de alcanzar el objetivo. Los países que lideran principalmente esta disciplina son Rusia, China y Japón.

No renunciar nunca

Nuria entró en la Selección Nacional de Nado Sincronizado cuando tenía 15 años, ya lleva 13 años como atleta de élite, aunque no todo ha sido oro ni éxitos. Como cualquier niña, Nuria soñaba con ser y hacer muchas cosas a la vez. “Cuando somos más chicos tienes mucha incertidumbre sobre lograr tus metas, tus sueños se vuelven muy grandes y tu panorama es muy amplio. Cuando yo quería ser olímpica, también quería ser astronauta y chef, y ser mamá a la vez; no te das cuenta en qué tienes que enfocar tu esfuerzo realmente”, recuerda.

Nuria comenzó a desarrollarse en el agua cuando tenía dos años. Sus padres, pediatras de profesión, tuvieron la intención de impulsar la inteligencia corporal de sus hijas, sin saber que sería la decisión determinante para que Nuria, a sus 29 años, esté preparándose por sus terceros juegos olímpicos.

En ese entonces, dice Nuria, le gustaba meterse a los entrenamientos de las niñas mayores a ella y era su lugar preferido dentro de la academia donde estaba inscrita. Con el paso del tiempo, nunca dejó sus estudios, pero tampoco abandonó el sueño olímpico. Hoy en día tiene una Licenciatura en Administración y una Maestría en Mercadotecnia, y es fundadora de la marca de ropa Cola de Pez, que es especializada para atletas de nado artístico. También es embajadora de una marca deportiva de ropa y multimedallista en competencias olímpicas.

Trayectoria y recompensa

Desde 1900, la delegación mexicana conoció por primera vez el pódium olímpico al obtener la primera medalla de bronce para el equipo de polo en su representativo como región norteamericana.  Después de estos casi 120 años desde aquella primera vez y en el marco de realizarse los de Tokio 2020, México registra un acumulado total de 69 medallas, de las cuales 84% han sido obtenidas en competencias individuales y apenas el 16% en conjunto.

Sobre estos pobres resultados en competencias en equipo, Nuria tiene una opinión muy dura: “Entre nosotros no nos apoyamos. Hablamos de ser muy unidos pero cuando vemos destacar a alguien, mucha gente te baja. Sí creo que debe haber un cambio de mentalidad. Cuando no consigues una medalla, la gente te juzga y no sabe el esfuerzo o el avance real que se está obteniendo. En el equipo de natación artística, lo que hacemos es enfocarnos únicamente en el objetivo que plasmamos y tratar de no distraernos a lo que digan los medios o la gente.”

Sin embargo, no está de acuerdo en que el mundo nos siga considerando poco competitivos. “Como mexicanos, tenemos que romper con ese esquema de que se nos ve como mediocres. Creo que a veces no tenemos metas fijas. Es tanto lo que a veces se sueña por llegar a obtener que los atletas se pierden en el camino por lo que va llegando. No existe un compromiso real.” Por eso recomienda: “Nos adelantamos a la recompensa antes de caminar la trayectoria”.

Te recomendamos: Así es como el trabajo en equipo te hace más productivo

Después de hablar  de lo mucho que le ha costado a Nuria ser parte del equipo de la selección nacional de nado artístico, platica sobre cómo le gustaría que la recuerden después de terminar su etapa como atleta.

“Me gustaría que se hablara de mí como una atleta que nunca bajó la guardia, que siempre estuvo con la mejor actitud y que motivó a las futuras generaciones. Que tuvo esa chispa fuera y dentro del agua por hacer historia y a creer en ella misma.”

historias de liderazgo Juegos Olímpicos Tokio 2020. liderazgo natación artística nuria diosdado trabajo en equipo
mm Comunicólogo por el ITESM y Maestro en Recursos Humanos por la ULA. Storyteller de historias que inspiren, capital humano, desarrollo organizacional y liderazgo. Publirelacionista, maratonista y especialista en generador de contenidos.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios