Liderazgo

Siete herramientas para empoderar a los líderes modernos

Para un líder moderno, es más importante su calidad como ser humano que su nivel de autoridad o conocimiento. Te presentamos siete herramientas que necesitan los líderes modernos.

05-06-2018, 7:13:31 PM
habilidades, líder con sentido humano, líderes

En mi columna pasada mencioné que en el mundo moderno e incierto en el que vivimos ser líder tiene poco o nada que ver con tu nivel de autoridad, conocimiento o capacidad para dirigir, controlar o influenciar el accionar de otros; y que ser líder tiene que ver con tu capacidad para ser un líder humano, humilde, cercano, vulnerable y basado en principios.

En esta columna me gustaría volver a abordar el tema y profundizar, proporcionando siete herramientas para el líder moderno que ningún MBA (Master of Business Administration) te proveerá jamás.

Estas herramientas están basadas en el trabajo que realizo con JMJ Associates, una firma global de consultoría en alto desempeño y cultura de seguridad que apoya a los grandes proyectos y operaciones del mundo a lograr un alto rendimiento y un entorno de trabajo en donde nadie se lastime gravemente o pierda la vida.

Existen innumerables libros y cursos sobre liderazgo, aunque en mi experiencia casi todas están basadas en los viejos esquemas. Éstas hablan de misión, visión, temple, carisma, capacidad analítica, toma de decisiones, etc. Aunque muchas de estas habilidades siguen siendo relativamente relevantes para el líder, el mundo de hoy requiere algunos otros aspectos, o herramientas, que tienen que ver más con ser un gran ser humano que con ser un gran jefe.

A continuación, les comparto siete de ellas:

1. Los líderes desarrollan y expanden las relaciones

No importa cuán experimentado, inteligente o audaz seas, es imposible que obtengas los logros que estás buscando por ti solo. Para ello, es necesario que desarrolles y expandas tus relaciones personales con la gente con la que trabajas, especialmente entre áreas, grupos o departamentos, de manera tal que la gente te apoye y te siga porque quiere y no porque tiene que hacerlo.

2. Los líderes son apasionados y lo vuelven personal

Para lograr inspirar a otros es importante que tú te inspires también. La única manera de hacer esto, es que conviertas los asuntos en aspectos personalmente importantes (que te importen a ti como ser humano, no como jefe) y que los comuniques con pasión. Como nos dice Simon Sinek, reconocido autor de liderazgo, a las personas les importa más el porqué que el qué o el cómo. Por ello, es importante que te preguntes: ¿Cuál es tu porqué? El mío tiene que ver con vivir una vida extraordinaria que haga una diferencia positiva en el mundo.

3. Los líderes atienden “el todo” de una situación y toman una perspectiva integral

Los líderes modernos evitan llegar a conclusiones rápidas y aplicar soluciones “fáciles” que solo sirven para aminorar temporalmente los síntomas. Para entender y solucionar las causas raíz de los problemas actuales es necesario atenderlos desde una perspectiva integral. Esto quiere decir que exploramos tanto los aspectos objetivos (lo que se puede observar y medir; por ejemplo, los niveles de producción) como los subjetivos (aquello que no se puede observar, pero que igual importa; por ejemplo, la satisfacción de los empleados). Esto involucra tanto al individuo como al grupo, y requiere de un nivel superior de visión y consciencia.

“Ningún problema puede ser resuelto en el mismo nivel de consciencia en el que se creó —Albert Einstein.

4. Los líderes conocen las percepciones que impulsan la acción

Las percepciones, es decir la manera en que las personas ven el mundo, es lo que determina las acciones que toman. Por ende, todo líder moderno (léase eficaz) está sumamente interesado en las percepciones (las de otros y las suyas propias), y está continuamente explorando la situación en lugar de asumir que ya sabe las razones atrás de los hechos.

5. Los líderes son responsables

Esto implica elegir adueñarse de la situación actual, explorar de qué manera contribuimos a que fuese así y hacerse responsable de lo que no salió bien, dando crédito a los colaboradores por lo que sí funcionó. Hacer esto genera admiración, responsabilidad y aprecio en los otros.

6. Los líderes toman posturas firmes, no desde la arrogancia sino desde el compromiso con el bienestar

Aunque el futuro es incierto y ningún líder sabe con certeza lo que éste nos depara, eso no exime al líder de tomar una postura firme. El líder es líder porque infunde confianza en los demás de que el futuro, aunque incierto, es alentador y puede ser mejor que el presente.

7. Los líderes expresan reconocimiento y aprecio

Por último, todo líder que se atreva a llamarse o ser llamado como tal, debe asegurarse de expresar reconocimiento y aprecio por los demás, ya sea por lo logrado así como por lo aprendido. El reconocimiento y aprecio son para los seres humanos como el agua para las plantas; es decir, necesitamos de ello para vivir, o al menos para vivir una vida que valga la pena.

En última instancia, y como dije antes, ser líder hoy tiene que ver más con tu calidad como ser humano, que con tu capacidad para dirigir o controlar a los demás. Termino esta columna con otra cita de uno de mis autores favoritos, Stephen R. Covey, quien nos recomienda:

“Ser una luz, no un juez. Ser un modelo, no un crítico”.

*Eduardo Lan es empresario, consultor y coach de negocios.

También podría interesarte:

Comentarios