Coaching

Aprende a confiar en tus ideas y alcanza tus sueños en tres pasos

Antes que cambiar nuestras acciones, quizá tenemos que cambiar la forma en que vemos las cosas. Mira estos consejos para no abandonar tus propósitos, alcanzar tus sueños y ser una mejor persona.

14-03-2018, 1:36:41 PM
alcanzar-una-meta sueños

Ya pasaron varios meses desde que nos hicimos varias promesas mientras comíamos las uvas en la fiesta de año nuevo. ¿Cómo vas? ¿Cuántos de tus sueños siguen en pie y cuántos han sido descartados?

Es común que al paso de los meses nuestros propósitos se vayan diluyendo y al final de cada año, al hacer un balance nos damos cuenta de que nuestros propósitos se quedaron en la etapa de buenos deseos.

¿Por qué nos pasa esto? ¿Será que sólo unos cuantos nacieron con el talento y la “suerte” para lograr sus objetivos? ¿Será que no hice un buen planteamiento de las metas?

La mayoría podrá contestar con miles de razones (o más bien excusas) de por qué no llevaron a cabo lo que se proponían: “No tuve el tiempo”, “mis circunstancias cambiaron”, “son tiempos difíciles”, “Fulanito tuvo la culpa”, etc.

Yo misma he vivido atrapada en largos periodos de procrastinación. También, durante sus procesos de coaching, he acompañado a muchas personas que postergan sus metas o incluso viven cada año sin un rumbo. Dejan que la vida simplemente les suceda.

Lo que he descubierto en mi propio proceso y en el de mis coaches es que el problema casi nunca son las metas, tampoco las circunstancias, ni otras personas. La barrera se encuentra en el tipo de observador que somos, es decir, en la manera en que estoy viendo las cosas.

En la teoría del coaching, decimos que hay una secuencia lógica para alcanzar nuestros objetivos: observador, acción y resultados. La idea es cambiar desde el origen (el observador) antes que cambiar nuestras acciones, pues de lo contrario podremos obtener resultados, pero no podremos garantizar una verdadera transformación.

Por ejemplo, cuando nos proponemos bajar de peso y hacemos una dieta. Arrancamos muy bien y las primeras semanas vemos excelentes resultados, pero en muchos de los casos las personas vuelven a los hábitos o acciones de siempre y obtienen el efecto contrario, incluso peor por el rebote.

El anterior es un claro ejemplo de una meta que se quedó en el nivel de cambio de acciones. Los resultados fueron a corto plazo y la persona siguió siendo quien era. Lo que faltó trabajar ahí es el cambio en el observador.

Si antes de arrancar cualquier objetivo nos enfocamos en nuestros pensamientos, emociones y creencias alrededor de lo que queremos hacer, podremos darnos cuenta de que antes que cambiar nuestras acciones, quizá tenemos que cambiar la forma en que vemos las cosas.

Lee 10 fotos que retratan el éxito y te inspirarán a triunfar

A continuación te compartimos tres claves para cambiar el chip:

1. Conoce tu voluntad

Por muy ilógico que suene, muchas veces estamos haciendo todo menos lo que realmente queremos. Ni siquiera nos damos cuenta de en qué momento comenzamos a ser infieles a nuestra voluntad.

¿Qué harías aunque no te pagaran? ¿Qué es eso que puedes hacer durante horas y más que cansado te hace sentir pleno y motivado?  ¿Qué actividades y objetivos te acercan más al cumplimiento de tu misión personal o sentido de vida?

2. ¿Qué sueños persigues?

El camino hacia nuestros propósitos tiene luces y sombras. Hay sacrificios, pérdidas, frustraciones, decepciones, pero también hay logros, pasión, alegrías, vínculos, etc. La clave está en decidir de qué lado del camino quieres ir, por las luces o por las sombras. Recuerda que en donde está tu atención estarán tus resultados.

3. Entrena tu mente

Desarrolla el hábito de escuchar tus pensamientos a lo largo del día y detecta si tu mente está jugando a favor o en contra de ti mismo. En cuanto observes pensamientos y emociones tóxicas, cambia la narrativa y reencuadra las cosas.

Sólo desde el nivel del observador podremos actuar con conciencia y voluntad, anteponiendo estos factores a la emocionalidad y el impulso que nos llevan a actuar por actuar y por consiguiente a abandonar nuestras metas en cuanto vemos que los resultados no fueron consistentes en el tiempo.

La autora es coach ontológico e instructora en temas de desarrollo humano y empresarial. Ha participado en diversos programas de coaching para empresas del sector financiero, salud, gobierno, manufactura, consumo, turismo y educación. www.cae-el20.com.mx.

También puedes leer: ¿Por qué siempre culpas a alguien más? Toma las riendas de tu vida

También podría interesarte:

Comentarios