Las ocho órdenes de un exNavy Seal para alcanzar el éxito

Jocko Willink es un militar retirado que ahora ejerce como coach y motivador personal. Su receta para alcanzar el éxito es dura, pero efectiva. Aquí un resumen de lo que debes aprender de él.

04-12-2017, 8:04:41 AM

Cada madrugada la imagen en el Instagram de Jocko Willink es prácticamente la misma: un enorme reloj TIMEX IRONMAN en blanco y negro marcando las 4:30 de la mañana.

‪DON’T WAIT ANYMORE. ‬

A post shared by Jocko Willink (@jockowillink) on

La fotografía siempre viene acompañada de una frase breve, pero contundente. Casi una orden.

Y en cada post, varios miles de likes y decenas de comentarios.

Jocko Willink es un verdadero guerrero, un tipo rudo. Pasó 20 años con los Navy SEALS del ejército de Estados Unidos combatiendo en Iraq y enfrentándose a situaciones en verdad complejas. Tras servir como comandante de una unidad de los SEALS en la batalla de Ramadi, se retiró y empezó a compartir su experiencia como coach y motivador personal.

Hoy tiene una horda de seguidores.

Aunque en México y Latinoamérica no es aún muy conocido, vale la pena echar un vistazo a su filosofía de vida para intentar llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos, partiendo del hecho de que sobrevivir en el mundo emprendedor puede ser tan difícil como hacerlo en el campo de batalla.

Éstos son los consejos de Jocko Willink para alcanzar el éxito:

1. Cualquier atajo al éxito es una mentira

Aquellos que te digan que llegar a la cima será tarea fácil, te están mintiendo. El único camino es el esfuerzo diario, constante y permanente. No te engañes y empieza a andar hoy mismo por ese sendero con la sabiduría absoluta de que no va a ser sencillo.

2. Lo único que necesitas es autodisciplina

Lo que necesitas para alcanzar tus metas es convertirte en un discípulo de ti mismo y eso significa tomar la decisión consciente de hacer más, de prepararte cada día para ser mejor, de dejar de procrastinar. El momento de hacer las cosas es hoy y ahora. Así es que no te quejes y empieza ya.

3. Erradica tus debilidades

La única manera de dejar atrás tus miedos, tu tristeza y tu apatía es no darles la posibilidad de que tengan voz en tu vida. Tú eres quien controla tu mente, tú eres quien dicta lo que te dice tu propia voz. No dejes que la idea que tú mismo tienes de tu debilidad sea tu guía. Mejor sé tú el guía de tu propia vida.

4. Que no te domine el estrés

El estrés es generado por aquello que no puedes controlar. Tienes que desligarte de aquellas cosas que no dependen de ti y aprender a poner las cosas en perspectiva. Lee libros de gente que haya salido adelante de situaciones verdaderamente complejas y date cuenta de lo afortunado que eres por estar en el lugar en el que te encuentras.  Abre los ojos y aprende hacer del caos tu aliado.

5. Soy débil. Pero no lo acepto

Cuando creas que no puedes más, cuando todo tu cuerpo te diga que es momento de rendirte, erradica esas ideas con el poder de tu mente. Dite a ti mismo que esto no se ha terminado y que no te detendrás hasta llegar al final. No escuches las voces que te dicen que está bien rendirte, que está bien fracasar. Te sorprenderá la fuerza que tus propias palabras ejercen sobre tu voluntad. Así es que no te detengas, sigue caminado y lucha hasta el final.

6. Despiértate temprano

La disciplina se adquiere antes de que el sol salga y para estar listo mañana, hoy hay que dormirse temprano. Antes de dormir haz una lista de las actividades que atenderás para el día siguiente. Inicia tu jornada sabiendo exactamente qué es lo que pretendes lograr. Empieza el día con actividad física, te hará bien. Toma un par de siestas de 6 a 8 minutos durante la jornada con los pies elevados. Te sentirás renovado.

7. Si te vas a dar un descanso, que sea hasta mañana

Cada vez que sientas que es momento de darte un descanso, postérgalo hasta mañana. En realidad, es lo único que debes postergar. Hoy concéntrate en lo que tienes que hacer, en lo que tienes que lograr… mañana (que nunca llegará) habrá suficiente tiempo para descansar.

8. Tatúa tu sueño en tu mente

Habla de él, escríbelo, dibújalo en tu alma con tinta permanente y lo más importante: haz algo cada día para acercarte a él. Aunque esa acción parezca pequeña e insignificante, en verdad te ayudará a estar más cerca de llegar a alcanzarlo.

Este texto fue publicado originalmente en Entrepreneur.com, con quien Alto Nivel tiene una alianza de contenidos.