Opinión

Las dudas y los misterios del Año de Hidalgo en México

Llegó el Año de Hidalgo en México, el año de ‘robarse o gastarse todo’, y en el horizonte hay más dudas que respuestas sobre el futuro económico.

12-12-2017, 10:03:25 AM
bandera sismos mexico

México ha sobrevivido el primer año de Trump y, sorprendentemente, con crecimiento superior a 2%. Sí hubo una desaceleración significativa en la inversión. Sin embargo, el consumo de los hogares se mantuvo a flote, a pesar del repunte en la inflación. Al final, lo que nos salvó fue un buen comportamiento de las exportaciones. Este fue un año complicado. Ahora, ¿qué podemos anticipar de 2018?

De entrada, es el último año del sexenio y, si revisamos nuestra historia, vemos que hay cierto sesgo hacia un mayor crecimiento para estos años. Claro, hemos visto excepciones, pero en general los gobiernos buscan gastar más y terminar proyectos de inversión, no solo para cerrar con broche de oro, sino también para influir en el proceso electoral. Por lo mismo, vemos siempre un cambio en la calendarización del gasto público: típicamente en todos los años se gasta más en la segunda mitad del año, pero en el último año de cada administración se observa mucho mayor gasto en la primera mitad. Si no hubiera más que decir, tendríamos que anticipar mayor crecimiento en 2018. Si vemos las últimas encuestas, encontramos que prácticamente todas apuntan a una tasa mayor que la que anticipan para el cierre de 2017.

Puede ser que sí sea el caso, pero el problema central es que muchas de las incógnitas que enfrentamos en 2017 no se han resuelto, mientras que se presentan todavía más. Primero, Trump sigue de presidente en Estados Unidos (EU). Todavía quiere construir su muro y, si fuera por él, cancelaría el Tratado de Libre Comercio (TLC). Después de cinco rondas de negociación, no solo quedan muchas dudas acerca del posible desenlace, sino que además han aumentado las probabilidades de que nuestro futuro sea sin TLC. Esta incógnita por sí sola va a seguir inhibiendo la inversión por un largo rato. Pero, además, enfrentamos un mayor reto: la reforma fiscal de Trump, diseñada para desincentivar la inversión proveniente de EU en nuestro país. México tiene que responder con una reforma similar, que no se ve fácil de concretar.

Lee Las cinco exigencias de Trump para continuar en el TLCAN

Del lado del escenario político, arrancan las campañas presidenciales con mayor incertidumbre que de costumbre, ya que los candidatos independientes y el odio creciente hacia el PRI hacen pensar que quien gane la Presidencia será con un voto bastante acotado y que tendrá un congreso opositor abrumante. Las posibilidades de formar algo similar al famoso Pacto por México para aprobar una reforma fiscal se ven cercanas a cero. De nuevo, un escenario que invita a no invertir.

Por último, tenemos un gobierno que no entendió desde un principio cómo gastar, tanto en términos de calidad como de cantidad. Llega al final del sexenio con muchas restricciones presupuestales y enfrenta el reto de disminuir la deuda pública en el año de Hidalgo. Quién sabe cuál será exactamente el desenlace del gasto público este año, pero sí podemos anticipar que no será motor de crecimiento.

Sin duda, 2018 será de nuevo un año difícil. No podemos descartar un escenario sin TLC con un presidente electo nada popular, que no podrá instrumentar una política económica adecuada. Si fuera el caso, anticiparía que México entrará en recesión hacia finales del año.

*Jonathan Heath es economista mexicano, especializado en el estudio de la coyuntura y perspectivas macroeconómicas de México.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.