Blogs + OpiniónEl Mundo

Las cinco estampas de una Barcelona sin miedo tras los atentados

Una nueva voz despierta en Barcelona tras los atentados en La Rambla, que responde a la barbarie con unión.

23-08-2017, 6:41:01 PM
barcelona

El escenario político catalán no estaba precisamente pasando por un clima de parsimonia veraniega —como sí suele acontecer, en cambio, en el resto del territorio español durante el mes de agosto. La huelga de los trabajadores de seguridad del aeropuerto de El Prat; el urgente debate sobre un nuevo modelo de turismo sostenible ante el mal formulado y ahora popular concepto de “turismofobia”; y, sobre todo, las rijosidades entre los bandos a favor y en contra del “desafío secesionista” que han tomado impulso ante la proximidad del referéndum del 1º de octubre habían colocado a Cataluña como protagonista permanente en las primeras planas de la prensa nacional y recurrente en varios medios internacionales.

Pero, desgraciadamente, el pasado jueves 17 de agosto, los ataques terroristas de Barcelona y Cambrils, dieron tristes razones para que los focos mediáticos de todo el globo se posaran sobre este territorio. Desde ese momento hasta ahora, los ríos de información —y desinformación en algunos casos— no han parado, poniendo nombre y rostro tanto a las víctimas mortales de quienes hemos conocido una a una su historia de vida apagada por el odio como a los jóvenes radicalizados que se creyeron la patraña de que para “ganar el cielo” había que matar semejantes que dejaron de ver como tal.

Entendiendo la necesidad de dar un mensaje de fortaleza y unión, los líderes políticos autonómicos y estatales hicieron lo propio en condenar inmediatamente los hechos y estar presentes en la concentración de la Plaza de Catalunya del viernes 18, juntos y sumándose a las 100 mil personas que, después del minuto de silencio en memoria de los fallecidos gritaron al unísono “No tenim por” (no tenemos miedo).

Como es de esperarse ante este tipo de acontecimientos, las muestras de solidaridad han sido igualmente internacionales, tanto de gobiernos como de la misma ciudadanía principalmente a través de redes sociales. Sin embargo, desgraciadamente, no han faltado comentarios públicos que buscan politizar la tragedia, sin entender que, por ejemplo, poner en cuestión la corrección o no del uso del catalán en las conferencias de prensa de las autoridades para dar a conocer los avances de las investigaciones, queda absolutamente fuera de lugar.

Así como este ejemplo, se encuentran en los debates públicos otras insensibilidades, pero, lo que creo debe prevalecer en nuestra memoria histórica es que, al igual que Niza, Berlín, Londres y Bruselas, lo que quedo de manifiesto por encima de todo fue que los valores democráticos son más poderosos que el terror que buscan implementar los grupos fundamentalistas y que, ante el desasosiego y el intento de confrontación, crece la solidaridad humana. Estas son las cinco estampas que tras Barcelona me quedo por encima de la politiquería de algunos y que creo deberían ser orgullo de toda la sociedad:

  • 1. La iniciativa #BedInBarcelona, por la cual, a través de Twitter, ciudadanos de la capital catalana ofrecieron techo a aquellas personas que la noche de los atentados no pudieron regresar a su casa u hotel
  • 2. Ante el #StopIslam venció el #StopIslamofobia. Como es recurrente ante ataques terroristas yihadistas, no faltan quienes buscan darle a estos grupos fundamentalistas justo lo que buscan: que las culturas occidentales desarrollen islamofobia, cuando estas organizaciones no son para nada representativas de las comunidades musulmanas. La misma noche de los atentados, cuando el hashtag #StopIslam se convertía en trending topic, salieron miles de twitteros a contrarrestar con #StopIslamofobia recordando verdades tan estremecedoras como el hecho de que 8 de cada 10 víctimas del yihadismo son musulmanes que viven en países islámicos.
  • 3. El “No pasarán” ante los fascistas en La Rambla. Ante la convocatoria que en el mercado de la Boquería hicieran grupos fascistas que buscaban corear por todo lo ancho sus consignas, la respuesta de los vecinos de La Rambla fue tan mayoritaria, que ante la voz firme y unísona del “No pasarán”, los ultraderechistas tuvieron que retirarse.
  • 4. Los 50 mil RT de la historia de la madre de Mertxe Pasamontes y el taxista marroquí. El tuit viral cuya historia todos deberíamos recordar.
  • 5. La valentía y entereza de las comunidades musulmanas que, a pesar de la injusta estigmatización a la que son expuestas, salieron a recordar fuerte y claro que ellos, al igual que la gran mayoría en lo que creen es en la paz y amor entre los pueblos.

Ante el dolor colectivo por las víctimas, que se desborde nuestra memoria de estas historias. Ante la barbarie la unión, porque nunca debemos dejar de recordar que un ataque terrorista, sea perpetrado en la latitud que sea, es una herida para todos como humanidad.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión de la autora, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

 

Relacionadas

Comentarios