revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

La revista

Vitalmex ‘pone el corazón’ con inversiones en nuevos dispositivos

Vitalmex desarrolla un soporte ventricular que sería hasta 70% más barato que los dispositivos alemanes y estadounidenses. Falta el permiso de la Cofepris y probarlo en pacientes para lanzarlo comercialmente.

14-01-2020, 6:10:07 AM
Vitalmex

Por Ulises Navarro

Contrario a lo que un recién egresado de la carrera de ingeniería en electrónica y comunicaciones pudiera desear, Jaime Cervantes Hernández desdeñó un empleo en Xerox y entró a trabajar al IMSS para conformar el departamento de conservación de equipos médicos. Su kit de trabajo era una caja de cartón llena de herramientas.

Después de observar todos los problemas de falta de mantenimiento de los equipos, Jaime padre comenzó a desarrollar un proyecto que incluía no solo la conservación del equipamiento, sino el establecimiento de normas y control de calidad. Desafortunadamente, con el cambio de gobierno federal de aquel entonces, Jaime fue despedido.

Entonces inició su carrera como vendedor de equipo médico, hasta que una compañía estadounidense lo invitó a representar su línea de productos de hemodiálisis en México. Así nació Grupo Vitalmex, en 1976, compañía que hoy ofrece servicios integrales de alta calidad para el tratamiento renal, cardiovascular y quirúrgico. La gama de servicios va desde la entrega de consumibles y accesorios, hasta la instalación de máquinas y equipos, mantenimiento preventivo y correctivo, y tratamiento de agua. Platicamos con Jaime Cervantes Hernández, fundador y presidente del Consejo de Administración de Grupo Vitalmex, y con su hijo, Jaime Cervantes Covarrubias, director general, sobre los proyectos de innovación tecnológica que está impulsando la empresa para mejorar la salud de los mexicanos.

Vitalmex
Cortesía

Te puede interesar: Médicos se capacitan con realidad virtual

AN  ¿Qué servicios ofrece hoy en día Grupo Vitalmex?

Servicios integrales que permiten a las instituciones de salud agilizar el tratamiento del paciente y dar un servicio de calidad. Así el IMSS, por ejemplo, no tiene que invertir en activos fijos ni en material de curación. Vitalmex pone todo y el IMSS solo paga por procedimiento efectuado. Este modelo de negocio nos ha hecho crecer rápidamente. En tratamientos quirúrgicos somos provedores de todas las instituciones de salud pública.

El negocio inició como una distribuidora de equipos de hemodiálisis y después integramos el mantenimiento preventivo y correctivo. Luego incursionamos en la manufactura y en la oferta de servicios integrales, que ahora llamamos servicios articulados.

Hemos migrado de ser una comercializadora, a ser una empresa logística, con un gran manejo de la digitalización  y la información en beneficio de la atención del paciente.

AN  El grupo ha hecho valiosos aportes en materia de cardiología. De hecho, la Sociedad Mexicana de Cirugía Cardiaca le entregó al ingeniero Cervantes un reconocimiento por más de 40 años de aportación a la cardiología. ¿Cómo incursionaron en esta especialidad?

Igual que con la hemodiálisis, empezamos a distribuir equipo de empresas internacionales, pero en 1982 se nos presentó la oportunidad de fabricar un oxigenador de sangre para las cirugías de corazón abierto. Desafortunadamente, nadie lo quería utilizar. México estaba a punto de ingresar al GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio) y la tecnología mexicana no era aceptada.  

Éramos la única empresa del país que invirtió en un desarrollo tecnológico de alta especialidad. Un grupo de médicos confió en nosotros para realizar investigación y desarrollo en tratamientos cardiovasculares y eso nos volvió líderes en México. Hoy mantenemos con vida al 70% de la población que requiere de un tratamiento de este tipo en el país.

También desarrollamos un soporte de asistencia ventricular –el corazón artificial– llamado Vitacor, que funciona como una bomba mecánica cuando una de las bombas naturales (ventrículos) del corazón no funciona bien. El Vitacor también hace la función del corazón mientras llega un corazón para ser trasplantado. Esta tecnología fue desarrollada por nosotros, con una inversión de 12 millones de dólares a fondo perdido, con 13% de capital del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Ahora estamos por terminar la etapa de investigación y las pruebas clínicas de un soporte ventricular más asequible, para que la población lo pueda pagar. Es 70% menos costoso que los soportes ventriculares alemanes y estadounidenses. Aún nos hace falta probarlo en un paciente –ya lo han probado 20– y que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) nos dé el registro. Entonces pasaríamos a la etapa del lanzamiento comercial.

El dispositivo ya ha sido probado en instituciones de salud públicas y privadas, como el Instituto Nacional de Cardiología, el Centro Médico Nacional Siglo XXI, el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre y algunos hospitales privados.

Vitalmex
Cortesía

AN  Al tener que atender a gran parte de la población, los recursos de los hospitales públicos son reducidos. Esto ha impactado tratamientos médicos tan importantes como las cirugías. 

Efectivamente. Por eso, una de nuestras área de negocio es la cirugía de mínima invasión. Alrededor del 70% de las cirugías que se realizan en el país son abiertas, así que hay un gran potencial para la cirugía de mínima invasión, la cual tiene grandes ventajas: menor tiempo de hospitalización del paciente (de dos a tres días, en comparación con 30 días de las cirugías abiertas) y menos costos.

En nuestra institución, un día-cama cuesta entre 3,500 y 4,200 pesos. En centros médicos puede llegar a costar 8,000 pesos diarios. Además, hay que agregar los costos de los medicamentos y los alimentos del paciente, el albergue del familiar, etcétera. La cirugía mínima invasiva puede llegar a representas ahorros de entre 15 y 42%, comparada con la cirugía abierta.

En Grupo Vitalmex estamos enfocados en lograr economías de escala, a través de la técnica, la especialización, la capacitación y el desplazamiento logístico de materiales para reducir el costo de las cirugías. Hoy en día, en un formato 24×7, los 200 hospitales que atendemos efectúan 800,000 procedimientos quirúrgicos al año, incluyendo hemodiálisis. En todo el país se realizan 5.6 millones de cirugías al año, así que nos queda un largo camino por avanzar.

Desde que incursionamos en esta especialización, en 1999, 20 millones de pacientes han sido beneficiados por nuestros servicios articulados en materia de cirugía.

AN  ¿Cuál es el siguiente paso de Vitalmex en materia de servicios de salud?

Apoyar a los sectores de salud, públicos y privados, a lograr la máxima capacidad terapéutica instalada. En los hospitales privados hay una capacidad ociosa de infraestructura y en los públicos se ha rebasado la capacidad. Por ejemplo, el IMSS realiza un promedio de 5.6 cirugías por día por quirófano, mientras que las instituciones privadas en promedio realizan 0.5 cirugías por día por quirófano.

Vitalmex está buscando adaptarse a la nueva política pública que establece que a través de una asociación mixta de inversión intersectorial se pueden unir los esfuerzos de la infraestructura privada y la pública, para disminuir los costos de atención en salud y los asociados al desperdicio de recursos en un desplazamiento de pacientes injustificado. Es decir, si un paciente de Tuxtla Gutiérrez necesita una cirugía y el hospital del IMSS está lleno, pero hay un hospital privado con cuatro quirófanos que realizan 0.3 cirugías por día por quirófano, ¿por qué tendrían que trasladar al paciente al Centro Médico Nacional Siglo XXI, cuando el IMSS podría rentar la capacidad instalada en el hospital privado y llevar a sus médicos a producir en los hospitales privados disponibles?

Si este tipo de asociaciones se llevan a cabo, se tendrán ahorros y eficiencias en la cadena de valor y en la cadena logística.

AN  ¿Cómo apalanca el grupo su crecimiento?

Hay dos inversionistas principales: el familiy office Tempus y el fondo Australis Partners. Ambos tomaron la decisión de instrumentar un gobierno corporativo y ahora somos una empresa institucional. La familia salió de la operación y se está buscando un director general. Desde hace siete años planeamos el proceso de sucesión para crecer el proyecto social de Vitalmex, que es mejorar la vida de los mexicanos y expandir nuestras fronteras.

En Estados Unidos hemos invertido en una empresa para replicar nuestro modelo, y también tenemos inversiones en Alemania. Además, estamos explorando posibles adquisiciones para apuntalar nuestro liderazgo en cirugía de alta especialidad, cirugía de mínima invasión y cirugía convencional. Como dueños mayoritarios [60% del negocio] y representantes de Tempus queremos llevar la empresa a un gran crecimiento, pero manteniendo el espíritu de una empresa familiar institucional. La idea es diversificarnos en el mercado privado para generar más valor y mantener el control accionario.

Lee: Los retos que acechan a la industria farmacéutica

Vitalmex
Cortesía
Ver comentarios

Comentarios