Buscador
Ver revista digital
La revista

Para defender la democracia, hay que “privatizar” la política

26-11-2019, 6:25:14 AM Por:
México
© Notimex

La gente tiene poco interés en la política, confía poco en los partidos políticos y la gran mayoría no se identifica con ellos.

Mientras que el ciudadano común no haga suya a la política y solo se la “deje” a los gobernantes, entonces podríamos hablar de que ha comenzado un proceso serio de cambio de régimen y de consolidación democrática.

Desgraciadamente, a partir del 1 de diciembre de 2018, las instituciones y los demócratas que sustentan un sistema pretendidamente abierto, se han visto atacados. Hoy, a casi un año de ese parteaguas, podrían afirmar algunos autoritarios populistas que van por buen camino; podrían afirmar que van avanzando en la destrucción de un régimen, ciertamente imperfecto, pero que fundamentalmente ha ido construyéndose con la intencionalidad de fortalecer un sistema de libertades, responsabilidades y de justicia. 

El cambio de régimen (que no necesariamente de gobierno) es parte del reto y no hay que dejar de hacerlo; pero más decisivo aún para ese propósito es el cambio social. Para que exista una democracia se necesitan demócratas. Cambiar las leyes ya no basta. Se pueden crear y tener reglas más democráticas, más abiertas y de libre mercado, un mejor sistema de justicia, mejores leyes contra la corrupción, pero si la población es irresponsable, no apegada a la legalidad, y la clase económica y política es corrupta y dependiente del Estado y, por tanto, acostumbradas a una cultura autoritaria, no hay nada que hacer.

Gobierno de México
Notimex

Según el Latinobarómetro 2019, el 63.2% de los mexicanos expresa poco o nada de interés en la política. Solo el 20% de los mexicanos simpatiza con algún partido en 2019. Hay un desencanto generalizado con la política. La gente tiene poco interés en la política, confía poco en los partidos políticos y la gran mayoría no se identifica con ellos.

Muy probablemente, estos datos se deban a la gran campaña que por años emprendieron aquellos actores que confían más en los cacicazgos cuasi religiosos que en las instituciones y que han desprestigiado todo lo que pueda significar cualquier contrapeso a sus intenciones autoritarias y populistas. El mayor ataque a las instituciones democráticas de nuestro país, tristemente, ha venido de aquellos actores que, paradójicamente, usaron esas mismas instituciones para llegar al poder y hoy, siguiendo su lógica de querer reinventar el sistema, han personalizado el poder en un solo individuo, despreciando el sustento institucional Estado mexicano.

Lee: Por qué México tiene una democracia defectuosa

Voto
Notimex

Todo ello muchos lo perciben como una amenaza a la democracia y a sus instituciones, mientras que otros juegan a la maximización de sus propios intereses, mientras que el resto social simplemente acabará pagando los costos del autoritarismo populista y su ineptitud para la generación de riqueza.  No es gratuito que la fuente mencionada igualmente señale que el 19.1% de la población manifieste intenciones de emigrar de México. El porcentaje es similar a 2016, cuando 18.4% de la población indicó que tenía intenciones de emigrar. Sin embargo, el 35% de los mexicanos que tienen intención de migrar creen que muy probablemente lo harán.

Evidentemente, la clase política que hoy gobierna y sus aliados en el sector económico se acomodan sin el menor pudor a las circunstancias actuales y seguirán maximizando sus propios privilegios e intereses y todo ello a costa de la justicia, la transparencia y la legalidad. Y parte del problema causa de esta situación que hoy vive México la podríamos encontrar en la gran apatía e indolencia de una sociedad que es más habitante que ciudadana de México y que no ha sido participativa, democrática ni respetuosa de la ley.  Si tan solo esa sociedad ciudadana se activara y tomara conciencia de que todos los males de su país fundamentalmente se deben a lo que producimos y hacemos desde la sociedad, seguramente tendríamos una clase política y a un sector económico menos cómplices y complacientes con la impunidad y el abuso.

Estas son las colonias emergentes de la CDMX.
Notimex

Por ello, la política debemos “privatizarla”.  La política la han “estatizado” los políticos. Una democracia donde la política no está generalizada, es una democracia defectuosa, una democracia que necesita perfeccionarse y requiere que la defendamos. Porque defendiendo la democracia no solo defendemos las instituciones, nos defendemos a nosotros mismos como ciudadanos responsables y participativos.

Opinión: Por qué la izquierda se volvió siniestra

democracia gobierno participacion ciudadana partidos politicos privatización sociedad
mm Profesor de Entorno Político y Social del IPADE. Ha sido consultor de organizaciones, gobierno y empresas.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

revista

Revista Digital Alto Nivel

Septiembre 2020

Te recomendamos estos artículos de este mes:

No le muevan al chocolate
No le muevan al chocolate
Complementa el salario de tus colaboradores sin inversión extra
Complementa el salario de tus colaboradores sin inversión extra
Huawei va con todo por la 5G
Huawei va con todo por la 5G
Seguridad total en la nube
Seguridad total en la nube
Rolex en la mira de todos
Rolex en la mira de todos
Rescatar a México
Rescatar a México
Comentarios