Buscador
Ver revista digital
La revista

Esta es la próxima meta de la CEO de PepsiCo Latam

12-03-2020, 10:50:03 AM Por:
Paulina Santilli Pepsico
© Arturo Aguirre

Para celebrar el mes de la mujer, charlamos con Paula Santilli, CEO de PepsiCo Latinoamérica. Una convencida de que, si más mujeres se insertaran en el mercado laboral y el empleo de la mujer se equiparara al del hombre, el crecimiento económico sería mayor.

Por Ulises Navarro y Claudia Cerezo

Paula Santilli dirige los negocios de alimentos y bebidas de PepsiCo para Latinoamérica, un pastel que vale 7,600 millones de dólares y que incluye dos de los mercados más grandes para la empresa a nivel mundial: México y Brasil. Su experiencia de más de 30 años en la industria en compañías como Quaker Oats, Kellogg y Campell Soup, y la responsabilidad que hoy tiene en PepsiCo la han llevado a ocupar un lugar en la lista Forbes de las 100 mujeres más poderosas del mundo.

Reconocimientos como este han convertido a Paula en un ejemplo a seguir para las mujeres que trabajan dentro y fuera de PepsiCo, pero sobre todo para las mujeres latinoamericanas. Paula nació en Buenos Aires, Argentina, donde estudió la licenciatura en Ciencias de la Comunicación y Publicidad, y rápidamente fue ascendiendo posiciones en la escalera corporativa.

¿Cuál es el secreto de su éxito? Meterse a las entrañas de los negocios, para conocerlos muy bien por dentro y por fuera. “Un día estoy en la casa de un consumidor, abriendo su refrigerador, para entender qué está comprando. Otro día puedo pasarlo con la gente del área de Operaciones, para comprender cómo funciona la manufactura, o visitando tienditas y platicando con los tenderos o bodegueros. Soy muy curiosa. Me encanta entender el negocio y no solo mirarlo a través de la pantalla de una computadora”, afirma en entrevista con Alto Nivel la CEO de PepsiCo Latinoamérica y autora del libro El Poder de Poder. Mujeres Construyendo Latinoamérica.

Lee: La CEO que encabeza un ejército de mujeres

Empoderar a la mujer

Junto con la vicepresidenta de Asuntos Corporativos de la compañía, Mónica Bauer, y el coach ejecutivo Marty Seldman, Paula escribió este libro que busca empoderar a las mujeres para que accedan a puestos clave y, desde ahí, detonen círculos virtuosos que potencien el desarrollo de las mujeres que las rodean, el de sus familias y el de sus comunidades.

“La idea del libro nació cuando Mónica y yo tomamos un programa de coaching para mujeres líderes con Marty. Él había analizado a mujeres latinoamericanas en altos puestos e identificó sus principales habilidades para un desarrollo profesional sostenido. Mónica y yo pensamos que esa información tenía que ponerse por escrito para ser compartida con otras mujeres, sobre todo con mujeres de Latinoamérica. Entonces definimos 12 “reglas del poder” para crecer al interior de una organización, lograr el máximo potencial y alcanzar el éxito. Y para ello buscamos mujeres en toda la cadena de valor de PepsiCo, incluyendo agricultoras, operadoras, ejecutivas, etc. Ellas nos contaron sus historias de éxito, con sus aciertos y tropiezos, y la forma como los vencieron”, explica la directiva.

El libro no solo está dirigido a mujeres ejecutivas, sino a todas las mujeres del espectro social.

Con El Poder de Poder, Paula busca generar mayor crecimiento en Latinoamérica a través del empoderamiento de la mujer. De acuerdo con el informe The Power Of Parity. How Advancing Women’s Equality Can Add $12 Trillion To Global Growth, del McKinsey Global Institute, con la inserción exitosa de la mujer en el mercado laboral (es decir, que la mujer juegue un papel idéntico al del hombre), para el año 2025 se podrían agregar 28 billones de dólares al PIB mundial. Este impacto es equivalente al tamaño de las economías china y estadounidense juntas.

El informe también señala que se podrían agregar 12 billones de dólares al PIB por región si todas las naciones igualaran al mejor país de su región en materia de avances hacia la paridad de género. La cifra es equivalente en tamaño al PIB actual de Japón, Alemania y el Reino Unido juntos.

Otros estudios y fuentes demuestran que las mujeres generan crecimiento positivo en las empresas. El Foro Económico Mundial señala que las empresas con mayor representación femenina consiguen resultados financieros 34% mejores que el resto. “La inserción de la mujer en la cadena de valor otorga una ventaja comercial competitiva en términos de crecimiento y prosperidad –enfatiza Santilli–. Y las compañías que cotizan en Bolsa y que son lideradas por mujeres tienen 30% más de valor accionario”.

Y es que, por lo general, el estilo de dirección de la mujer es más práctico, participativo y directo, lo que favorece el apoyo entre el líder y su grupo de trabajo. Además, la mujer instrumenta una serie de prácticas guiadas por valores, como el trabajo en equipo, el compromiso, la escucha, la intuición, la empatía, la versatilidad y el diálogo.

“En la industria del consumo de alimentos, donde la mujer es quien toma la decisión de compra, tiene mucho sentido que las empresas sean lideradas por mujeres. Somos mujeres hablando a mujeres –dice la directiva–. Según la OCDE, cuando la mujer recibe su sueldo destina cerca del 90% a alimentación, vestido, educación y salud”.

Pero cerrar la brecha de género no es un trabajo fácil: requiere que las empresas desempeñen un papel más activo y que realicen cambios al interior para impulsar a las mujeres. Desde hace tiempo, PepsiCo ha tomado cartas en el asunto. Un ejemplo es la iniciativa “Mujeres con Propósito”, que en alianza con FUNDES Latinoamérica (organización internacional que promueve el desarrollo competitivo de las Mipymes en América Latina a través del fortalecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas) busca empoderar a mujeres latinoamericanas a través de capacitación, emprendimiento y su integración a su cadena de valor.

Para el año 2025, el compromiso de PepsiCo es alcanzar la igualdad de género 50/50 en sus gerencias. Hasta ahora, 41% de las coordinaciones son dirigidas por mujeres, 40% de las gerencias y 30% de las direcciones.

Paulina Santilli Pepsico
Arturo Aguirre

Un negocio de 7,600 mdd

Para Santilli, PepsiCo ha sido una excelente compañía para desarrollar su carrera. “Llevo en la empresa desde el año 2001, cuando PepsiCo adquirió Quaker Oats Company, donde yo dirigía el negocio de Argentina. Desde entonces ha habido una importante consolidación de la industria. Muchas empresas europeas y americanas de alimentos y bebidas han comprado otras y se han convertido en grandes multinacionales que manejan múltiples marcas”, explica.

Con oficinas centrales en Nueva York, hoy PepsiCo tiene dos grandes unidades de negocio: bebidas, que maneja a través de 12 socios embotelladores en la región de Latinoamérica y con quienes desarrolla sus marcas y su distribución física, y el negocio de alimentos, que ofrece productos de muchas categorías. La más conocida es botanas o snacks saladas, con marcas como Lay’s, Doritos y Cheetos, pero también fabrica galletas y snacks permisibles, como barras de cereal y nueces y semillas, una categoría que ha comenzado a crecer de manera importante en la región.

El negocio que maneja Santilli genera un revenue anual de 7,600 millones de dólares y abarca 34 mercados emergentes y en desarrollo, generando 70,000 empleados directos. Su infraestructura está integrada por más de 40 plantas, alrededor de 580 centros de distribución y más de 3 millones de puntos de venta, desde grandes cadenas de supermercados hasta tienditas pequeñas.

Uno de los temas que hoy centran la atención de la compañía a nivel global es la sustentabilidad, para proteger el planeta. “Queremos que nuestra labor de abastecer al consumidor tenga cero impacto en el planeta, y para ello estamos haciendo uso de mucha tecnología. Cada vez tenemos más plantas que no producen desperdicio y el agua que reciclamos y devolvemos para su reuso está más limpia que la que utilizamos al principio. También empleamos energías renovables provenientes del viento y del sol, y seguimos haciendo mucha investigación para ahorrar más agua y energía”, explica la ejecutiva.

En México, el año pasado PepsiCo anunció una inversión de 4,000 millones de dólares en dos años para fortalecer su agenda de sustentabilidad, su modelo agrícola, su infraestructura y sus programas de desarrollo comunitario, incluido el empoderamiento de la mujer y el desarrollo de sus empleados de cara al futuro. “Estamos empezando a capacitar a los colaboradores en el trabajo del futuro, para que aprendan a manejar robots y tecnologías de inteligencia artificial y analítica. La agenda de diversidad e inclusión también es fundamental y no solo incluye a la mujer, sino a personas de 50 a 65 años de edad y a gente con capacidades diferentes”, explica la directiva.

Lee: PepsiCo invertirá 4,000 mdd en México

Desde 1997, PepsiCo comenzó a contratar personas con capacidades diferentes y para ello desarrolló un proceso que incluye alianzas con instituciones públicas y privadas para la contratación, adaptación de las instalaciones, programas de capacitación y concientización, contratación de intérpretes y análisis de puestos para diseñar mejores oportunidades de crecimiento profesional para todos.

“Aquí en México acabo de visitar una planta donde trabajan silentes. Para hacer que funcione, hemos instalado alarmas que no son auditivas, sino visuales, y hemos creado una especie de diccionario con nuevas palabras en lenguaje de signos para expresar lo que se necesita en la planta. Los silentes son colaboradores excelentes, muy comprometidos”.

Paulina Santilli Pepsico
Arturo Aguirre

Por su parte, el programa Golden Years tiene el propósito de integrar a adultos de entre 50 y 65 años de edad a la fuerza de trabajo mediante actividades adecuadas a sus condiciones físicas y donde su experiencia y compromiso pueden generar buenos resultados. También hay otro programa para las mamás que dejaron de trabajar algunos años por atender a sus hijos y quieren regresar a laborar.

En cuanto a la inversión en materia agrícola, PepsiCo renovó su Centro de Desarrollo Agrícola para el suministro de semillas de papa de alta calidad, y también trabaja de la mano de pequeños, medianos y grandes productores para abastecerse de materias primas locales, como papas, maíz y azúcar.

Respecto al fortalecimiento de su infraestructura, la nueva planta que la compañía construye en Guanajuato aumentará su capacidad de producción y creará alrededor de 1,000 nuevos empleos.

Santilli cree que Latinoamérica es una región rica, diversa y con un alto potencial de crecimiento para la economía global y para PepsiCo, pero la inclusión de la mujer es clave para que no se quede solo en potencial. “Si seguimos apoyando iniciativas para insertar a la mujer en la cadena de valor de nuestra región, promoveremos un crecimiento inclusivo y Latinoamérica crecerá a un ritmo mucho más acelerado, tal como sus ciudadanos lo están pidiendo. Las mujeres son un poderoso agente de cambio”

Te puede interesar: ¿Por qué las mujeres no suben a la Alta Dirección?

alimentos y bebidas Alta Dirección latinoamérica mujeres Ceo Paula Santilli Pepsico Sabritas
mm Equipo de jóvenes periodistas cuyo objetivo es explicar las noticias más relevantes de negocios, economía y finanzas. Nos apasiona contar historias y creemos en el periodismo ciudadano y de servicio.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

revista

Revista Digital Alto Nivel

Septiembre 2020

Te recomendamos estos artículos de este mes:

Vinos mexicanos están en el cielo
Vinos mexicanos están en el cielo
L’Oréal: Su futuro luce muy bien
L’Oréal: Su futuro luce muy bien
Complementa el salario de tus colaboradores sin inversión extra
Complementa el salario de tus colaboradores sin inversión extra
La lealtad tiene sus recompensas
La lealtad tiene sus recompensas
Impuestos a servicios digitales:  ¿qué camino ha tomado México?
Impuestos a servicios digitales: ¿qué camino ha tomado México?
Mercedes-Benz Clase S.  El mejor automóvil del mundo
Mercedes-Benz Clase S. El mejor automóvil del mundo
Comentarios