Empresas

La RAM de Chrysler se muda de México a EU por reforma fiscal

Fiat Chrysler trasladará su producción de camionetas RAM de México a Estados Unidos, pero no todo está perdido, la planta en Saltillo, Coahuila manufacturará un nuevo vehículo.

12-01-2018, 1:17:00 PM
RAM Heavy Duty de Fiat Chrysler

Donald Trump ha festejado un nuevo triunfo en su plan de trasladar la producción automotriz de México a Estados Unidos. Fiat Chrysler Automobiles (FCA), anunció ayer que trasladará la producción de sus camionetas pickup RAM desde México a Michigan en 2020.

“Chrysler está moviendo una planta masiva de México a Michigan, revirtiendo una tendencia opuesta de años. Gracias, Chrysler, una decisión muy sabia. Los votantes en Michigan están muy contentos por votar por Trump / Pence. ¡Mucho más por seguir!”, dijo el presidente de Estados Unidos a través de su cuenta de Twitter.

El motivo principal para llevar la producción de camionetas reside en razón: “la aprobación de la legislación de reforma tributaria estadounidense” en diciembre pasado.

La decisión “sí va amarrado al tema de los impuestos y de la reforma fiscal que hicieron en Estados Unidos”, asegura en entrevista Miguel Ceballos Martínez, director de comunicación y Relaciones Públicas de Fiat Chrysler en México.

En la actualidad, el 95% de la producción de las camionetas RAM se destina al mercado de Estados Unidos y Canadá, países que integran con México el Tratado de Comercio de América del Norte (TLCAN).

En enero del año pasado, Sergio Marchionne, presidente de FCA, afirmó en el AutoS Show de Detroit que había la posibilidad de trasladar la producción de la camioneta RAM Heavy Duty a la planta de Warren, Míchigan. Hoy se ha concretado el plan.

El traslado desde Saltillo, Coahuila, a Warren, Míchigan generará 2,500 empleos y costará 1,000 millones de dólares, informó FCA.

Sin embargo, el director de Comunicación del corporativo en México asegura que hay oportunidades que aún puede aprovechar el país.

¿Qué gana México?

No todo está perdido para México, ya que se puede abrir una nueva oportunidad con la diversificación de un nuevo automóvil.

“Lo importante y lo que todo mundo está omitiendo es que esto va a ser hasta 2020 y con la salida de la RAM Heavy Duty de nuestra planta de Saltillo llega un nuevo vehículo comercial, del cual aún no tenemos nombre”, dice Ceballos Martínez.

El nuevo vehículo que se producirá dentro de tres años la planta de Saltillo, Coahuila, será distribuido a nivel global, lo que representa una ventaja en comparación con la producción actual de las camionetas RAM.

“La verdad es que son buenas noticias para México y eso nos da tranquilidad para la gente que tenemos en Saltillo”, dice el ejecutivo mexicano, aunque no descarta recortes de personal por el lapso que transcurre hasta iniciar el traslado de producción a la Unión Americana.

“Siempre que llega un producto nuevo hay una inversión… yo creo que no vamos a tener un repunte en la pérdida de empleos”, explica el directivo.

Durante 2017, FCA incrementó un 39% su producción y la proyección de crecimiento para 2018 es crecer de nuevo, aunque no se precisa un nuevo porcentaje.

Este año, la firma cumple 80 años de haber llegado a México y lo desea festejar con sus 16,000 empleados en el país.

En la planta FCA de Toluca se comenzó a producir desde el año pasado el Jeep Compass, un vehículo que se exporta a varias regiones en el mundo y no solo para Estados Unidos. Este año no pinta mal para la firma automotriz.

Perspectivas 2018

FCA reconoce que el año que ha terminado no fue sencillo, pero hubo también oportunidades que fueron aprovechadas por el corporativo en México.

Durante el año pasado, la firma automotriz realizó cambios en la red de distribución, los cuales permitieron que Fiat lograra pasar de 50 a 120 agencias distribuidoras, gracias a la corporación de la marca a las sucursales de Chrysler, Dodge, Jeep y RAM.

La firma espera un millón 450,000 unidades producidas para 2018, mientras que el año pasado manufacturó más de un millón 200,000 motores y 638,253 vehículos, pero los retos no terminan.

“El tipo de cambio no nos beneficia mucho, ya que hemos visto incrementos de precios… Tenemos que trabajar mucho para mantener el nivel de ventas que tuvimos en 2017”, comenta.

Este año, representa un reto para todas las empresas, ya que se encuentra en juego la elección del próximo presidente de México y la renegociación del TLCAN.

Donald Trump mantiene su amenaza constante de matar el tratado comercial, pero las negociaciones se mantienen a pesar de todos los dichos del estadounidense.

Miguel Ceballos reconoce la dependencia del mercado estadounidense, pero cree que su estrategia actual puede ser un buen camino a seguir. “El TLCAN es un volado con lo que tenemos ahorita, ya que no hay una definición… Nosotros tendremos que adaptarnos a las nuevas reglas”.

Los autos hechos en México tienen un año histórico en exportación