Blogs + OpiniónNegocios

La plusvalía que el sismo se llevó en la delegación Benito Juárez

Benito Juárez era, hasta antes del 19 de septiembre, una de las delegaciones cuyas construcciones aumentaban su valor con más frecuencia. Pero la dinámica cambiará en los próximos meses.

12-10-2017, 8:13:02 AM
benito juarez sismo

Durante el primer semestre de 2017 en la delegación Benito Juárez se ofertaron más de 6 mil departamentos en venta y renta a través de Lamudi.com.mx, de acuerdo al reporte que emitimos sobre el comportamiento de la oferta en los seis primeros meses del año, el precio promedio de los departamentos en venta fue de 3 millones 630 mil pesos, la renta promedio en esta demarcación fue de 16 mil 900 pesos.

Del Valle Centro, Narvarte Poniente, Nápoles, Portales Norte y Narvarte Oriente se posicionaron como las colonias con mayor oferta de vivienda vertical en venta. Hablando de departamentos en renta fueron Del Valle Centro, Nápoles, Del Valle Sur, Narvarte Poniente y Del Valle Norte las que encabezan el ranking.

Pero todo ha cambiado tras el 19 de septiembre de 2017.

De los 38 edificios colapsados al momento del sismo que azotó el centro del país ese doblemente histórico día, 11 estaban en la Benito Juárez, las colonias Santa Cruz Atoyac, Del Valle Centro, Del Valle Norte, Miravalle, Narvarte Oriente, Piedad Narvarte, Niños Héroes y Portales fueron las que vieron caer sus edificaciones en cuestión de segundos, minutos.

De las colonias mencionadas Del Valle Centro y Del Valle Norte rebasaban los 4 millones 500 mil pesos como el precio promedio de sus departamentos en venta, Narvarte y Santa Cruz Atoyac vendían sus departamentos en más de 3 millones de pesos; Portales, Piedad Narvarte y Miravalle los colocaban por más de 2 millones de pesos mientras que Niños Héroes por 1 millón 900 mil pesos promedio.

En cuanto a vivienda vertical en renta, el alquiler promedio en la Del Valle estaba rozando los 20 mil pesos mensuales, en Santa Cruz se colocaba en 16 mil 300 pesos, mientras que en Narvarte Oriente en 15 mil 500 y en Piedad Narvarte en 13 mil 200. Portales y Niños Héroes los rentaban en 12 mil pesos mensuales.

Y llegó el 19 de septiembre de 2017.

Tres semanas después

Escribo estas líneas justamente tres semanas después de que la tierra cambiara la vida de todos los que vivimos en CDMX, lo queramos admitir o no, en mucha o poca medida todos somos distintos, la ciudad es distinta.

Hoy sabemos que la franja de destrucción en la capital de la República inició al sur de la ciudad pues el epicentro del sismo de 7.1 grados fue en el estado de Morelos que hace frontera justamente con esta parte de la ciudad. Una gran fractura rompió en pedazos zonas de Xochimilco, Tlalpan, Coapa, Del Valle, Narvarte, Roma, Condesa.

Las autoridades de la delegación Benito Juárez han difundido que el saldo de daños en los territorios de la demarcación asciende a 45 edificios derrumbados, 31 en riesgo inminente de colapso, 21 con daños estructurales. Se sabe, además, que las colonias Narvarte, Portales y Del Valle son las más afectadas y que la mayor parte de los edificios caídos tenían daños desde el terremoto de hace más de tres décadas, del 19 de septiembre de 1985, daños que no fueron arreglados y que se vieron sacudidos varias veces más a lo largo de este tiempo, daños que se intensificaron luego del otro sismo de este septiembre del 2017, ese que nos sacudió los últimos minutos del jueves 7.

La falta de reparación, la falta de mantenimiento, de reforzamiento de inmuebles, los errores y omisiones de las normas que se emitieron luego de 1985 en pro de mejorar la resistencia y la resiliencia de las edificaciones capitalinas nos ha costado caro, nos ha costado vidas y patrimonios que difícilmente podremos recuperar.

Y al mercado inmobiliario de las zonas afectadas le costará su demanda, su plusvalía. A casi un mes del siniestro en Lamudi estimamos que los precios de las zonas afectadas caerán entre 15 y 20% durante los próximos meses, las rentas serán las primeras en resentirlo pues el éxodo de estas zonas ha sido casi inmediato, sin embargo, la demanda para comprar departamentos en las colonias más afectadas sin duda disminuirá.

La delegación Benito Juárez experimentará una reconfiguración de su mercado, pues de ser las zonas con alta demanda, las zonas afectadas se caerán mientras que zonas como San José Insurgentes, Tlacoquemécatl Del Valle, San Pedro de los Pinos y Nápoles podrían recibir buena parte de esta demanda pues en los dos sismos del 19 de septiembre han registrado pocos daños.

Empezar desde cero

Nuevos paradigmas de la construcción, de la vecindad, de la solidaridad comienzan a surgir a casi un mes de que los antiguos se derrumbaran. La realidad es que hay colapsos que pudieron ser evitados, vidas que pudieron ser salvadas y, por tanto, aprender de la tragedia, de la pérdida, es el único camino que nos queda.

La supervisión estructural de edificios nuevos y viejos debe ser parte inseparable de la forma en que se piensa la construcción de la Ciudad de México, los estudios de suelo, los estudios topográficos deben volverse prioritarios. La inspección periódica a los edificios, habitacionales o no, su mantenimiento deben ser los focos de atención de las autoridades, de los miembros del sector inmobiliario y de la ciudadanía.

Nuestra cotidianidad ha cambiado, aunque todos estemos regresando a la “normalidad”. Poco a poco escuelas, oficinas, negocios, los mercados internos de cada delegación, colonia y barrio comienzan a reactivarse, pero lo hacen en una ciudad diferente, se trata de un nuevo inicio.

El camino para rehabilitarnos como ciudad es largo, falta mucho, en las próximas semanas se espera inicien los trabajos para derrumbar los edificios insalvables, para arreglar aquello que se pueda, el escenario urbano de CDMX mutará nuevamente, es la oportunidad de que todos los actores nos coordinemos y juntos, construyamos un entorno que nos permita vivir seguros.

El autor Jaume Molet es socio fundador y actual Director General de Lamudi México. Su Twitter es @MoletJaume.

Relacionadas

Comentarios