Finanzas

La plataforma que quiere ser el Netflix del Blockbuster bancario

Prestadero es una startup mexicana que que formaliza los préstamos informales además de generar historial crediticio y resultados positivos en el buró.

06-12-2017, 6:05:54 AM
prestadero, préstamos

Para millones de mexicanos, conseguir un préstamo se trata de un proceso que se resuelve con el compadre o la vecina, y no con una institución financiera.

Esta aseveración es respaldada por la más reciente Encuesta de Inclusión Financiera. A la pregunta “si tuvieras una emergencia que requiriera, por lo menos, tu ingreso mensual, ¿a quién acudirías?”, 14 millones solicitarían un crédito forma, mientras que 48 millones acudiría a la buena voluntad de amigos y familiares.

La pregunta dejó en claro, al menos, dos cosas: la poca confianza que existe en las instituciones financieras y la gran cantidad de créditos que se escapan a la burocracia bancaria.

“En México, la inclusión financiera está arriba del 40%, incluyendo cuenta de nómina o bancaria, es decir, no necesariamente se trata de un público que alcance un crédito”, dice Gerardo Obregón, fundador y director general de Prestadero, startup mexicano líder en préstamos online de persona a persona.

Obregón –espigado, chaleco rojo, anteojos, edad incalculable– es parte de los nuevos talentos del emprendimiento Fintech en el país, esos que ya alertan a la oxidada banca por las iniciativas que ellos fueron incapaces de imaginar durante décadas. Los Netflix del Blockbuster bancario, pues.

“Así fue como concebimos una oportunidad para atacar con tecnología un problema que afecta al país”, explica.

Después de notar que Prestadero también rechazaba una enorme cantidad de solicitudes de préstamo (94%) debido, principalmente, a las mismas razones de la banca tradicional –no se pueden comprobar ingresos, el solicitante se encuentra en buró de crédito, no cuenta con historial bancario, etcétera–, la idea tomó forma: préstamos sin buró.

Se trata de formalizar el préstamo casual que sucede entre amigos, familiares e incluso entre patrones-empleados.

“Este es un producto de crédito único en el mundo, que, a través de nuestra plataforma tecnológica, nos permite formalizar el crédito informal y mejorar la inclusión financiera”, abunda el emprendedor.

Las personas que requieren un préstamo pueden acudir a amigos y familiares, quienes registran el préstamo a través de la plataforma, de manera que se formaliza la entrega y la plataforma queda a cargo de los cobros, el cálculo de la tasa y de la administración de los pagos.

“No se necesitan avales ni garantías, el préstamo puede ser de hasta 250 mil pesos y el lapso de pago de 12, 24 o 36 meses. La tasa de interés es del 30 por ciento anual”, detalla Obregón.

En un país donde sólo 22 millones de personas alcanzan un crédito formal, llegar a quienes operan fuera de esta cifra es un hito que se podría concretar con este tipo de acciones.

Para convencer a este universo objetivo, Prestadero ofrece diversas ventajas para las personas que lo solicitan: mejora su historial actual (en caso de que el pago se cumpla), permite conseguir varios prestamistas y en diversas ubicaciones (en caso de que algún familiar viva en otra ciudad), y se convierte en un préstamo profesionalmente administrado.

Quienes también obtienen puntos a favor son los prestamistas, pues sólo ceden a Prestadero el 1% del total cobrado, mientras que los intereses se quedan con quienes arriesgan su dinero.

El préstamo incluso puede servir para que padres de familia apoyen a sus hijos que empiezan en la vida laborar y, de esta forma, se empieza a crear historial crediticio y resultados positivos en el buró.

“El buró de crédito sigue siendo el factor más importante para la predictibilidad de pago de una persona, pero hay que reconocer que muchos no tienen historial o que hay quienes han pasado una mala racha y les resulta muy difícil salir del buró de crédito”, dice Obregón.

Prestar dinero a gente de confianza se puede convertir en una pesadilla, sobre todo al momento de cobrar: rara vez existe un contrato de por medio, no hay cálculos de amortización y no hay certeza de cuánto cobrar si es que habrá algún interés.

Así, la iniciativa de este startup mexicano finalmente terminaría con el imperecedero amigo moroso, facilitaría la administración de este tipo de préstamos y abriría el acceso de quienes buscan un crédito a las opciones formales de la banca o de otro tipo de financiamientos.

Obregón se dice tranquilo con respecto a los cambios y nuevas exigencias del regulador con respecto a las Fintech, pues, asegura, esta propuesta impulsaría la formalización de préstamos y créditos y, con ello, podría llevar a más usuarios a mejorar su estatus crediticio y obtener estos por la vía tradicional.

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: