A FondoEconomía y Finanzas

La fórmula para romper el muro y crecer más de 3% al año

Hay varios factores que han afectado a la economía mexicana en los últimos meses y años. ¿Cómo hacer que el país crezca a un ritmo más acelerado?

25-10-2017, 2:26:56 PM
Mejora la perspectiva económica de México a pesar de la adversidad.
Ilustración: Sofía Ugalde.

Sismos, huracanes, las amenazas del presidente estadounidense Donald Trump o la fuga de los llamados capitales golondrinos son solo algunos factores que han afectado a la economía mexicana en los últimos meses y años.

En el corto plazo, la reconstrucción derivada de los daños que dejó principalmente el sismo del pasado 19 de septiembre tendrá un efecto positivo neto en la economía, sin embargo, México seguirá condenado a bajas tasas de crecimiento si deja de lado una tarea primordial: acelerar la inversión productiva y la capacitación del capital humano.

En los últimos 20 años la economía mexicana ha crecido a un promedio anual de 2.7% y mientras que el país no acelere su inversión (tanto pública como privada), la posibilidad de crecer a una tasa mayor, sin generar distorsiones, será limitada, de acuerdo con especialistas.

Los antecedentes

En los primeros seis meses de 2017 la Inversión Fija Bruta (IFB) como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), esto es, la capacidad productiva, fue de 20.95%, un mínimo desde 2005, según datos del INEGI. Esta proporción debería de ser de por lo menos 25% para apuntalar el crecimiento de la economía de una manera sustentable.

Con una baja capacidad productiva, el PIB potencial, esto es, lo que la economía puede crecer sin crear distorsiones como una alta inflación, aumento en las tasas de interés o déficts, se mantendrá entre el 2.5y 2.7%, de acuerdo con cálculos oficiales y de economistas privados.

“Lo que dice esa cifra es que la economía tiene una capacidad productiva, es decir, fabricas, carretas puertos, universidades, capacitación de personal en buen nivel, etcétera, que le permiten crecer hasta 2.5%”, explicó el director general para América Latina de Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño.

Una economía puede crecer más o menos que su potencial, pero hacerlo indica que es ineficiente o bien, que está sobrecalentada.

“El carro puede correr a más de 2.5%, puede correr más pero cuando se le da más fuerza produce desequilibrios ¿Cómo puede correr más? Dándole combustible extra con políticas fiscal y monetaria expansivas, pero ese crecimiento es transitorio y con el tiempo tiende a perder todo lo que ganó y más, eso explica las crisis sexenales recurrentes”, agrega Coutiño.

Una política monetaria expansiva implica mantener la tasa de interés referencial del Banco de México en niveles bajos y lo que busca es aumentar el consumo por la vía del crédito, mientras que una política fiscal expansiva contempla aumentar la deuda pública.

El Banco de México, comandado por Agustín Carstens, mantuvo su tasa de interés referencial en niveles históricamente bajos de 3% desde mediados de 2014 hasta finales de 2015, mientras que Hacienda incrementó la deuda desde 2013 hasta 2015, lo que llevó a la deuda total del país a representar 50% del PIB.

No obstante, esto no se tradujo en un mayor crecimiento económico, desde 2013 hasta mediados de este año la economía ha avanzado 2.2% anual. Por lo que lo que se requiere es de una mayor inversión tanto en capital físico como humano.

El impulso del sismo

Además de la tragedia que representa un desastre natural como los recientes sismos que han cimbrado a México y causado la muerte de 566 personas, estas catástrofes también tendrán consecuencias económicas.

En términos económicos, los desastres naturales tienen dos fases: la destructiva, que genera una interrupción a la actividad económica con efectos negativos en el PIB y la reconstrucción, que detona las actividades económicas alrededor del sector de la construcción que tiene efectos multiplicadores en la economía como el impulso del comercio al por menor,

La Ciudad de México, el Estado de México y Puebla, que fueron de las entidades afectadas, representan poco más del 25% del PIB total de México. La Ciudad de México domina el sector de servicios del país, mientras que la actividad manufacturera significativa ocurre en el Estado de México y Puebla.

No obstante, los impactos en el crecimiento del PIB parecen moderados, de acuerdo con el consenso de los especialistas

“En el mediano plazo la tendencia de la economía no se ve modificada e inclusive será favorecida por los trabajos de reconstrucción y el gasto de apoyo y las donaciones efectuadas por la sociedad. El impacto en el crecimiento en el tercer trimestre del 2017 sería de una y cuando mucho dos décimas (de punto porcentual). En 2017 en su conjunto mantenemos nuestro estimado de crecimiento del PIB en 2.5%”, escribieron en un reporte economistas de Santander.

El presidente Enrique Peña Nieto dijo en una reunión en Los Pinos con directivos de medios de comunicación, que el costo total del daño que dejaron los sismos será cercano a 48,000 millones de pesos y dijo que no preveía problemas para cubrir este gasto.

“El gobierno de México está bien posicionado para enfrentar los costos fiscales de la reconstrucción. El déficit presupuestario se ha reducido significativamente durante el año pasado y actualmente se sitúa alrededor de 2% del PIB. En consecuencia, existe un amplio espacio fiscal para una ampliación del déficit y financiar las obras públicas”, indicó la firma británica Capital Economics.

Más inversión

Los efectos positivos del sismo tampoco harán crecer más al país de una manera sostenida, por lo que el antídoto par esto es la inversión tanto en capital físico como humano, es decir, la capacitación de los trabajadores.

En la primera mitad del año la inversión física y presupuestaria del gobierno se desplomó en 36.7% anual. Mientras que los privados también requieren un ambiente saludable para la inversión productiva.

La Inversión Extranjera Directa tuvo una participación de 12% en la formación bruta de capital a junio de 2016, la mayor ha sido de 19.6% en 2001, según cifras de la Secretaría de Economía.

Mientras tanto México se erige como el país con mayor corrupción, según el barómetro global de la corrupción, algo que suele encarecer los costos de invertir en el país.

“Con la reformas estructurarles México se está moviendo en la dirección correcta, pero el gobierno también debe hacer un esfuerzo para modernizarse. Hay que crear un ambiente positivo de negocios, dar garantías de inversión, garantizar la aplicación de la ley para genera confianza d a los inversionistas”, aseveró Coutiño, quien estima que los efectos de la reconstrucción impulsen el PIB del 2018 2.5%.

Relacionadas

Comentarios