estilo de vidaTurismo

La exclusiva hacienda tequilera que nació en pleno siglo XXI

Esta hacienda ha nacido en pleno siglo XXI y Tequila Patrón quiere convertirla en el icono de Atotonilco, en Jalisco. Alto Nivel visitó el exclusivo sitio y te cuenta los detalles de este espacio.

30-06-2017, 7:49:38 AM

Las viejas fincas agrícolas que llegaron en la época colonial a México vuelven a nacer en pleno siglo XXI. Rodeado de cerros, un campo de agave y caminos áridos e industriales ha surgido lo que parece un espejismo del pasado: la Hacienda de Tequila Patrón.

Atotonilco el Alto, municipio de la región sur de Jalisco, fue fundado hace casi cinco siglos y es el lugar que hospeda la edificación que forma parte de la destilería de un tequila que se produce en México y cruza la frontera de Estados Unidos para acariciar el paladar extranjero.

“Somos una hacienda, a pesar de que no nacimos antes de la Revolución Mexicana, ya que seguimos haciendo actividades agroindustriales”, asegura Francisco Soltero Jiménez, director de Planeación Estratégica y Asuntos Institucionales en Patrón Spirits México, quien también fuera encargado de la Cámara Nacional de la Industria Tequilera.

El “lugar del agua caliente”, como es definido en lengua náhuatl Atotonilco, ahora también comienza a figurar en el mapa de extranjeros y nacionales que desean visitar la codiciada hacienda de Tequila Patrón.

Viajeros provenientes de todas partes del mundo se han dado cita en la hacienda tequilera para comprender el proceso artesanal de la bebida característica de México.

Atotonilco limita al norte con los municipios de Tepatitlán de Morelos y Arandas, al sur con los de Ocotlán y La Barca, al oriente con Ayotlán y al poniente con el de Tototlán.

A pesar de que el espacio de Patrón podría parecer parte de un gran proyecto turístico en la región de Jalisco, la hacienda y su casona solo pueden albergar a aquéllos visitantes que la marca ha decidido invitar de forma exclusiva.

La empresa fundada por el millonario estadounidense John Paul DeJoria quiere escribir su propia historia y contarla a sus visitantes. La hacienda abre sus puertas y desea mostrar que no solo la narrativa de la bebida espirituosa ocurre en Tequila, Jalisco, sino también en un pequeño poblado en donde el agave se transforma.

La casa principal

Un arco con sus pequeñas torres nos dan la bienvenida al espacio en donde se produce el tequila. Al fondo, la casa principal de la hacienda se erige y abraza la mirada de los visitantes que pisan las instalaciones por primera vez.

Tres estatuas que representan a los fundadores de la empresa y a Francisco Alcaraz, maestro tequilero de Patrón, custodian el jardín principal que se viste de vida con flores y fuentes.

Los agaves que se cocen dentro de los hornos de tabique comienzan a desprender su aroma dulce y la seducción del olfato ocurre en cada rincón que compone la hacienda.

Hacienda de Tequila Patrón.

Alto Nivel.

Tequila Patrón nació en 1989 y su objetivo siempre ha sido producir el mejor tequila ultrapremium del mundo. En la actualidad, la tequilera exporta más de tres millones de cajas de la bebida espirituosa a Estados Unidos y es el rey en la categoría ultrapremium del producto 100% de agave.

En 2001, la firma inició la construcción del proyecto arquitectónico para recibir a sus visitantes y trabajadores. Desde 2015, la compañía inició con la difusión de su nueva historia y la de su hacienda productora de tequila.

El portón de madera se abre después de que la tarjeta electrónica ha identificado a su visitante y da la bienvenida a un patio con piso de cemento, el cual se ve adornado por las barricas de madera.

Hacienda de Tequila Patrón.

Alto Nivel.

La planta baja del edifico principal de la hacienda es utilizado como corporativo, mientras que la planta alta alberga un espacio en donde el pasado cobra vida: una vieja máquina registradora, muebles de madera y candelabros se distribuyen en la casa.

El piso de madera cruje cuando el visitante cruza la habitación para abrir la ventana que le recordará que su época parece haber cambiado, aunque pronto descubra que una pantalla de televisión y una clave de WIFI son las anclas con un presente que se escribe en 2017.

Tequila Patrón quiere que los procesos artesanales del tequila se conserven en su producción, ya que es el valor agregado que comercializa en el vecino país del norte, en donde su botella es tan conocida como el famoso envase de Coca Cola.

Hacienda de Tequila Patrón.

Alto Nivel.

Contemple la vista desde el balcón principal y descubrirá que los cerros, un cielo azul y los campos de agave pueden competir con los paisajes del mar.

La casona

A un costado de la hacienda se encuentra la casona, un espacio que se compone de 20 habitaciones de lujo que albergan a los invitados de la tequilera. Este espacio fue inaugurado durante los primeros meses de 2017.

Periodistas, líderes de opinión, distribuidores y socios de negocio son parte de los invitados en los que se ha centrado la empresa en conquistar.

El servicio de hospedaje de la hacienda es similar al de cualquier hotel de lujo en el país y es visible en la recepción, los comedores y la barra de la nueva casona.

La entrada de camiones cargados de agave, el transporte de los colaboradores y la salida de cajas de tequila se ha vuelto parte de la vida cotidiana en las instalaciones que también albergan a la hacienda.

En Atotonilco ha nacido una hacienda en pleno siglo XXI y el tiempo del pasado se ha fusionado con el presente. El aroma y el sabor del tequila acaricia los sentidos y los visitantes de la hacienda descubren un espacio de México que parece ajeno y parte del efecto de la clara bebida que ocupa el vaso. Francisco Soltero sabe la importancia del proyecto de Tequila Patrón. “Estamos llevando la categoría tequila al gusto de un consumidor de whisky y eso requiere la mexicanidad cosmopolita que compite en el mundo”.

Hacienda de Tequila Patrón.

Alto Nivel.

Relacionadas

Comentarios