Economía y FinanzasLo Último

La contundente respuesta de Carstens a Trump sobre el TLCAN

Agustín Carstens tiene la certeza de que los males de los países industrializados no son responsabilidad del comercio internacional, y no tiene empacho de defender al TLCAN.

24-08-2017, 3:38:32 PM
Agustín Carstens y Donald Trump intercambian argumentos sobre el TLCAN.
Especial. Agustín Carstens y Donald Trump intercambian argumentos sobre el TLCAN.

Las amenazas de Trump no espantan a uno de los banqueros más reconocidos y encargado de la política monetaria de México. El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, consideró una “falacia” que todos los males que aquejan a los países industrializados se deben al comercio internacional.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió esta semana que podría terminar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá luego de que unas negociaciones tripartitas no lograron superar unas diferencias profundas.

“Personalmente, no creo que podamos alcanzar un trato. Creo que probablemente acabaremos terminando el TLCAN en algún momento”, declaró Trump en un mitin político en Phoenix, Arizona.

Estados Unidos, Canadá y México concluyeron el domingo su primera ronda de conversaciones para renovar el pacto comercial con pocas señales de un avance. Trump reabrió las negociaciones del tratado de 1994 por la preocupación de que los intereses económicos de su país están siendo afectados.

Y Agustín Carstens tiene una respuesta contundente a las declaraciones que desacreditan el comercio internacional: “Que todos los males que aquejan a los países industrializados se los podamos achacar al comercio internacional, pues es una gran falacia”, sostuvo al dictar una conferencia sobre el reto de las instituciones en el evento titulado “Reconexión”.

Durante un foro organizado por la asociación de exalumnos del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), estimó que el TLCAN puede modernizarse y sí se podría hacer un “win-win” (ganar-ganar).

Lo que cada país tiene que hacer, agregó, es un diagnóstico honesto de su realidad, de los impedimentos para su crecimiento y desarrollo, para que la gente tenga capacidad de desempeñarse y de obtener un buen salario, con una mejor calidad de vida, pero no muchos países han hecho ese ejercicio.

El banquero central destacó que en México sí se ha hecho cierta medida, pues muchas de las reformas estructurales van orientadas hacia allá, pero también todavía nos queda mucho por hacer.

“Entonces buscar salidas fáciles, muchas veces políticamente es apetitoso, pero no siempre es lo recomendable”, subrayó Carstens, al considerar que estamos en un momento en el que hay que multiplicar la colaboración, la cooperación y los puntos de encuentro.

Esto requiere un alto grado de voluntad política de países avanzados, y si bien sigue habiendo un compromiso importante de muchos países de seguir apoyando a las instituciones, “también estamos viendo ciertos movimientos más nacionalistas entre diferentes países avanzados, y eso también es un tema de preocupación”.

La amenaza inflacionaria

Lo que sí mantiene atento al gobernador del Banxico es la trayectoria al alza de la inflación. Hace dos semanas, el banco central mantuvo sin cambio la tasa clave en 7%, en una decisión unánime de la junta de Gobierno, poniendo fin al ciclo de siete alzas consecutivas que inició en septiembre de 2016.

Sin embargo, Carstens y los miembros de Banxico aún esperan que la inflación se mantenga fuera de los parámetros deseados por el banco central. Se prevé que en los próximos meses la inflación anual seguirá por sobre el 6% aunque ya estaría cerca de su pico, según la minuta de la reunión de política monetaria del 10 de agosto divulgada este jueves.

En la primera quincena de agosto, el índice de precios al consumidor creció 6.59 por ciento a tasa interanual, por encima de las expectativas de mercado y de la meta permanente del 3.0 por ciento que tiene la entidad.

La Junta de Gobierno del banco central señaló que “hacia adelante seguirá muy de cerca la evolución de todos los determinantes de la inflación, en especial el traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, así como la evolución de la brecha del producto”.

Señaló que también evaluará la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, y agregó que la menor percepción de que se materialicen riesgos extremos -como un severo deterioro de la relación bilateral- ha contribuido a mejorar el balance de riesgos para el crecimiento.

La próxima decisión de política monetaria está programada para el 28 de septiembre.

Con información de Reuters y Notimex.

La fría respuesta de México a Trump tras la amenaza de matar al TLCAN

Relacionadas

Comentarios