HistoriasNegocios

La casa mexicana que transforma la plata en obras de arte de joyería

La empresa Tane ha transformado la plata en obras de arte en cada una de sus piezas de joyería. Después de triplicar su producción en los últimos tres años, su plan a mediano plazo es llevar sus creaciones a Estados Unidos y España.

17-11-2017, 9:25:54 AM
plata, casa platera

La pasión por la plata fue casi una causalidad para la familia Leites. En 1942, los originarios de Francia abrieron una talabartería sin vaticinar que su negocio se transformaría en una casa joyera con más de 70 años de tradición y una de las firmas de lujo más reconocidas en México.

De la talabartería sólo quedó el nombre Tane, de ‘tannerie’ (talabartería en francés), pues un nieto de la familia, Pedro Leites, decidió darle un giro al negocio y empezar a trabajar sólo con plata. El joven dejó sus estudios para dedicarse a seguir su pasión por este metal. “Él es quien realmente hace el Tane que conocemos hoy en día”, asegura Ignacio Reynoso, director general de Tane.

Desde entonces, Tane tuvo una historia familiar de 65 años que se terminó en 2010, cuando el economista y empresario Alberto Baillères compró la empresa, a través de Peñoles, una compañía perteneciente a Grupo Bal, la primer productora y exportadora de plata en el mundo. Con la adquisición, Baillères tuvo especial interés en que esa plata, que se extrae del centro de la tierra, llegara al último punto de la mano de los artesanos orfebres de Tane.

Reynoso asegura que con la transición de una empresa familiar a una corporativa, el siguiente paso es salir de México al mundo a mostrar cómo es el lujo artesanal mexicano. Y es que, para el directivo, “hay que entender que el lujo no es precio, sino exclusividad en diseño, es calidad en el producto y en la experiencia de compra”.

Como respuesta a la demanda de los consumidores, en los últimos tres años Tane ha triplicado su producción. Ese es el primer paso para prepararse para la exportación hacia Estados Unidos y España planeada para fines de 2018, una vez que la empresa esté lista financieramente para la operación.

Una de las acciones que llevará Tane a dichos territorios será el incremento de 30% de la plantilla laboral, necesario para incrementar la producción en los próximos meses. La empresa pasará de 180 empleados en sus talleres ubicados en la Ciudad de México y Michoacán a 250.

Mientras tanto, a mediano plazo, los planes de Tane se centran en abrir más tiendas en México, sobre todo en playas turísticas, que se sumarán a los 23 puntos de venta distribuidos en toda la República Mexicana.

Una marca desempolvada

Aunque, por más de medio siglo, “el brillo de Tane y la limpieza de sus formas hace que las piezas de joyería tengan un sello distintivo que resalta de la competencia”, en los últimos años la marca estaba percibiéndose como empolvada, afirma Reynoso. Este hecho motivó al equipo de la casa platera a refrescarse sin perder su toque tradicional y artesanal y así llamar la atención de nuevas generaciones.

“Desde hace cinco años hemos incorporado algunas técnicas nuevas y tecnología, como máquinas 3D”, explica el director de Tane.

Antes, cuando se diseñaba una pieza, un orfebre tardaba hasta tres semanas en hacer un modelo, pero con ayuda de una impresora 3D, el proceso se puede hacer en siete días con la misma calidad.

Una vez que se hace este diseño tecnológicamente, ya pasa a las manos de los artesanos de Tane, que en su mayoría han trabajado en el oficio orfebre de dos a tres décadas, por lo que dominan las técnicas tradicionales como la del vermeil, que es el baño de oro sobre plata, muy distintiva de los icónicos gallos de la marca.

Aunque las cadenas y los gallos son las piezas más icónicas de la casa platera, hoy la marca quiere darle un impulso a sus anillos. “Son nuestra pieza de entrada para que los clientes conozcan el sello distintivo de Tane”, explica Reynoso. Aunque aún no cuentan con una línea de argollas de compromiso.

Para darle empuje a los anillos y apoyar a una causa social, Tane lanzó recientemente el libro Manos poderosas, cuya parte de las ganancias se irá a la Fundación IMSS para realizar mastografías y detectar oportunamente el cáncer de mama.

“Nos sentimos muy orgullosos de la calidad artesanal”, dice Reynoso, quien presume que sus creaciones han sido expuestas con éxito en una feria de joyería en París hace un par de años. “Esto nos permite plantearnos retos de diseño, técnica -en términos de alianza de metales- y en la realización de la pieza”.

De acuerdo con Reynoso, el objetivo es seguir innovando y estar vigente entre el público femenino -en México y, en un futuro cercano, en el mundo-, para lo cual, en cada colección invitan a diseñadores emergentes con ideas frescas que conserven el sello distintivo elocuente y elegante de las piezas de Tane.

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: