Estilo de Vida

Jeanloup Sieff, moda y fotografía combinadas con sofisticación

Premios, vanguardia y glamour. Todo lo reúne Sieff.

28-04-2009, 5:00:00 PM

Fotógrafo francés de origen polaco que es sinónimo de genialidad. El legado de Jeanloup Sieff lo ubica en el más alto rango de la moda y el arte fotográfico.


Su talento fue altamente galardonado durante su carrera. Ganó varios premios, entre ellos el premio Niepce en 1959, que fue clave en sus inicios; el Chevalier des Arts et Lettres de París en 1981 y el Grand Prix National de la Photographie en 1992.


Frente al prestigioso lente de su cámara fotográfica posaron en pleno apogeo las modelos más bellas y los artistas más emblemáticos de la época, desde Alfred Hitchcok a Yves Saint Laurent, Catherine Deveneau y Yves Montand. El fotógrafo buscaba a la persona que hay detrás de la imagen, sus retratos rebosaban humanidad con una cuota de humor sin malicia.


Toda una personalidad contradictoria en sus actitudes y gustos, cuyos efectos fueron plasmados en su obra. Amante del viaje y de la aventura, claustrofóbico por naturaleza. A Sieff le fascinaban los horizontes y los desiertos, las líneas rectas, pero también las curvas. Cuando le preguntaban qué parte del cuerpo prefiere, respondía pícaramente y sin dudarlo: “El trasero porque, como las esculturas de Brancusi, un bonito trasero necesita ser acariciado”.


Admiraba tanto a los pintores como a los fotógrafos y, entre estos últimos, especialmente a Bill Brandt y a Richard Avedon.


Jeanloup distribuyó su tiempo entre las fotos de moda y los encargos publicitarios, con su apasionante investigación personal del paisaje, el retrato y el desnudo.


La ciudad que lo vio nacer y realizar sus primeras incursiones en el arte de la fotografía, también lo acogió en su muerte, después de 66 años de una vida impregnada por el buen gusto. Siempre se declaró frívolo y superficial dejando tras su muerte un esplendoroso legado fotográfico que merece ser visto con detenimiento.