Lo ÚltimoNegocios

Industria automotriz chocará con los intereses de Trump en el TLCAN

La industria automotriz en EU cree que las reglas de origen el TLCAN no son la solución para generar en empleos en el país de las barras y las estrellas.

16-08-2017, 2:36:34 PM
industria-automotriz
Reuters.

 

El gobierno de Estados Unidos se encamina esta semana a un choque inevitable con la industria automotriz en la renegociación del pacto comercial TLCAN, en su búsqueda por reducir el creciente déficit comercial con México y endurecer las normas de origen para automóviles y partes de vehículos.

Más que cualquier otra industria, el sector automotor ha sido foco de la fuerte molestia del presidente estadounidense, Donald Trump, por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), un pacto comercial vigente hace 23 años al que culpa de provocar el traslado a México de fábricas de automóviles y miles de empleos para reducir costos por salarios.

Estados Unidos registró un déficit comercial de 74,000 millones de dólares con México en automóviles y piezas de vehículos el año pasado, el componente dominante de un déficit total de Estados Unidos de 64,000 millones de dólares, según datos de la Oficina del Censo.

“La administración Trump ha enmarcado sus objetivos de negociación del TLCAN en torno a reducir el déficit comercial con México”, dijo Caroline Freund, una experta en comercio del Peterson Institute for International Economics. “Si no tocan los autos, no hay forma de llegar a lo que quieren”.

Entre las herramientas que el Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, podría buscar para impulsar el empleo del sector automotor en Estados Unidos está reforzar las normas de origen para no dejar entrar más piezas de vehículos desde Asia, y posiblemente un requisito de contenido específico sin precedentes para los vehículos hechos en México.

Los objetivos de Lighthizer en la negociación del TLCAN buscan “asegurar que las reglas de origen incentiven el abastecimiento de bienes y materiales de Estados Unidos y Norteamérica”, lo que ha generado preocupación entre ejecutivos de la industria automotriz y grupos comerciales que él buscará un acuerdo que garantice un cierto porcentaje de producción para Estados Unidos.

La industria se opone a esta obligación o al aumento del porcentaje del valor de un vehículo que debe venir de la región sobre el actual 62.5 por ciento, una cifra que ya es la más alta de cualquier bloque comercial global.

“Nuestros miembros sienten muy fuertemente que las reglas de origen no son herramientas para usar para recuperar empleos en Estados Unidos”, dijo Ann Wilson, vicepresidenta senior de asuntos gubernamentales para la Motor and Equipment Manufacturers Association, un grupo comercial que representa a fabricantes de piezas de vehículos.

Wilson y otros defensores de la industria dicen que una mejor manera de impulsar los empleos manufactureros de Estados Unidos es a través de políticas dirigidas a expandir las exportaciones de vehículos.

Si los requisitos de contenido se vuelven demasiado costosos, los fabricantes de automóviles simplemente se saltarán el cumplimiento “y terminarán pagando el impuesto”, dijo Charles Uthus, vicepresidente de política internacional del American Automotive Policy Council, un grupo de presión para Ford Motor Co., General Motors y Fiat Chrysler.

Arranca negociación

Estados Unidos, México y Canadá pusieron hoy en marcha la histórica modernización del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) con expresiones coincidentes en lograr acuerdos que beneficien a trabajadores de los tres países.

“Este es un día histórico para Estados Unidos”, proclamó Robert Lighthizer, el representante comercial del presidente Donald Trump, quien sostuvo que los tres socios norteamericanos están de acuerdo en que el TLCAN necesita modernizarse tras 23 años de edad.

El representante estadunidense sostuvo que el presidente Donald Trump quiere una “mejora mayor” del TLCAN y no sólo “retoques”, pues señaló que ha provocado el desplazamiento de más de 700 mil empleos estadunidenses y déficits comerciales crónicos con México y Canadá.

Lighthizer advirtió en ese sentido que los negociadores de los tres países enfrentan el “gran reto” de hacer que la modernización del TLCAN resulte en beneficios para las tres naciones.

“(Trump) no está interesando en el retoque de algunas disposiciones y en la actualización de algunos capítulos, sentimos que el TLCAN les ha fallado a muchos estadunidenses y requiere una mejora mayor”, indicó.

Lighthizer señaló que por ellos sus objetivos son frenar los déficits comerciales con reciprocidad y reglas de origen, en especial en el sector automotriz, con más contenido regional y contenido sustancialmente mayor de Estados Unidos.

Asimismo, indicó que las disposiciones laborales deben estar dentro del acuerdo y ser lo más fuertes posibles, además de evitar la manipulación de divisas y un mecanismo de resolución de disputas diseñado para respetar la soberanía y el proceso democrático.

El secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, celebró la importancia del acuerdo y aseguró que no sólo ha sido exitoso para incrementar los flujos comerciales sino para crear la plataforma de una “visión común” en América del Norte.

“El proceso que iniciamos hoy no es ir al pasado, sino ver hacia el futuro. México cree que el TLCAN ha sido un gran éxito para todas las partes”, indicó.

Guajardo sostuvo no obstante que el acuerdo tiene espacio para su modernización, pero señaló que para que el proceso funcione debe dar dividendos para los tres países.

Por ello indicó que los objetivos de México son mejorar la competitividad de Norteamérica, avanzar hacia un sistema comercial más inclusivo, aprovechar la economía del siglo XXI para alentar la innovación y ofrecer certidumbre al comercio y la inversión.

En su turno, la canciller canadiense Chrystia Freeland, señaló que su país acoge con beneplácito la modernización del TLCAN porque busca hacerlo más “progresista” en temas como los derechos laborales, ambientales, de género y de los pueblos originales.

Freeland dijo que Canadá no ve a los déficits comerciales como el principal rasero del impacto del TLCAN y sostuvo que su país buscara protegerlo al acuerdo como motor del crecimiento y empleo.

Con información de Notimex y Reuters.

Así se vive (por ahora) el boom automotriz en México

Relacionadas

Comentarios