Imagen Personal

5 ideas erróneas por las que descuidas tu imagen

Dedicarle tiempo a tu imagen no es superficial y sí debería estar dentro de tus prioridades. Invierte en este activo y notarás los resultados.

12-06-2015, 1:05:51 PM

Estés o no de acuerdo en el impacto que tiene cuidar tu imagen, quiero que conozcas las principales razones por las que las personas descuidan su imagen y el precio que pagas por no hacerlo. Cada quien es libre de decidir si una vez leídas estas razones decides comenzar a cuidar tu imagen o continuas haciéndola a un lado. En ambas opciones hay consecuencias. Conócelas.

1. No sabes que cuidar tu imagen es importante

Jim Rohn, el gran motivador, solía decir en sus conferencias “lo que no sepas te hará daño”, después de reflexionar un poco entendí la lógica de su afirmación. Puede que no sepas que los rayos UV dañan tu piel, pero eso no te exenta de padecer cáncer si no usas protector solar. La vida, si te pones a pensarlo bien no “da chance” si algo no sabías y, por supuesto, si no sabías que tu imagen importa para tu éxito, no te dirá “muy bien, tú no lo sabías, así
que a ti no te afectará”.

La realidad es que tu imagen importa y no solo en el trabajo, también en tu vida personal. Ten cuidado de concebir a la imagen como sólo la apariencia, pues lo que dices y haces proyecta una imagen de ti.

El iniciar el cuidado de tu imagen es un asunto personal, algunos comienzan antes de ser urgente, pero es la minoría, en cambio otros, la atienden hasta que su descuido empieza a cobrar factura.

También puedes leer: 4 motivos para recurrir a una asesoría de imagen

2. No está en tus prioridades

Cuando ya sabes algo generalmente no empiezas de inmediato a ponerlo en práctica, nuestra naturaleza humana incluye el libre albedrío, esa libertad de decidir qué es importante y qué no según tus objetivos.

Mi filosofía en cada uno de mis cursos es ésta “haz de tu imagen una herramienta de éxito”.

Los resultados son muy fáciles de entender si observas en qué te enfocas. Si te enfocas en comer más saludable o ser más productivo y tienes disciplina es seguro que verás resultados pero si sólo comes una ensalada o fruta 1 vez al mes y, en cambio, eliges comer sólo carbohidratos y no hacer ejercicio ¿crees que obtendrás resultados sobresalientes? No. Obtendrás el mismo o peor nivel de salud de antes porque no está en tus prioridades.

También puedes leer: 4 casos en los que tu imagen frena tu carrera

Te invito a que reflexiones esto porque tu imagen no se trata de belleza, se trata de tu éxito y necesitas incluirlo en tus prioridades.

3. Los demás la descuidan y tú te contagias

Recientemente aprendí algo valioso que deseo compartir contigo hoy: 

Tu actitud es afectada, para bien o para mal, por tu entorno y por quienes conviven contigo.

Si trabajas en un lugar en el que todos descuidan su imagen pensarás que eso es lo correcto. Es más fácil no cuidar la imagen, implica menos esfuerzo.

Si los demás descuidan su imagen tú no lo hagas y, sobretodo, permíteme darte una advertencia, cuando los demás te observen mejorándola te dirán “Deja de hacer eso. No sirve.” Las personas con quienes convives te harán pensar y ser como ellos a  menos que decidas cambiar el rumbo.

Si pasas el tiempo con personas que aman la zona de confort y son fanáticos del mínimo esfuerzo, te harás y pensarás como ellos. Debes de vestir para el trabajo que deseas, no para el que tienes. Así demuestras con una actitud visible a todos que estás en otro nivel, y por favor no confundas mis palabras, no me refiero al nivel económico sino al nivel de confianza y seguridad en ti mismo.

Si piensas, actúas y vistes como triunfador, te tratarán como tal porque tu pensamiento y tu imagen son congruentes.

4. Sigues creyendo que sólo tus estudios te harán crecer

Cuando vives una experiencia tan dura como el perder una gran oportunidad laboral, una gran venta, o una pareja, a pesar de saber que eres muy talentoso en lo que hayas elegido estudiar, que no destacas y no eres elegido como la primera opción, entonces aparece uno de los conocimientos más reveladores: careces de la habilidad de saber comunicarte, agradar e influir en los demás, ganarte su simpatía y confianza.

Comúnmente acuden a mí genios en diversas ramas de estudios profesionales porque saben todo respecto a su área pero no saben cómo convivir con los demás y se dan cuenta que se enfocaron sólo en saber, no en SER la mejor versión de sí mismos.

Nadie hace negocios consigo mismo, necesitas de la interacción con otros. En pocas palabras, las habilidades sociales son básicas, y por eso la imagen importa. ¿Te ves como una persona feliz o seria?, ¿fácil de abordar o complicada?, ¿tu manera de vestir comunica éxito?, ¿luces atractivo y como un imán de personalidad? Si únicamente tus estudios te dan identidad,
entonces sólo cuando hables de lo que estudiaste serás interesante.

También puedes leer: Construye una imagen poderosa con branding efectivo 

 5. Porque has entendido que tener una buena imagen es superficial

¿Cuidar la salud y hacer ejercicio son cosas superficiales? Si fuese así ¿por qué están llenos los gimnasios antes de vacaciones? ¿Será porque todos queremos ser superficiales en vacaciones? No, queremos sentirnos más seguros con nosotros mismos. Y lo creas o no, como te ven te tratan.

Ahora, hagamos un pequeño ejercicio de reflexión: Tú también instintivamente tratas a los demás según los veas, sólo que no siempre eres consciente de ello. Espera, antes de que me digas que no es verdad recuerda la última vez que entraste a una tienda y juzgaste al vendedor por cómo estaba vestido, cómo te hablaba y su trato hacia ti.

¿Acaso no generó una percepción de él y la marca que vende? En pocos segundos sentiste si estabas siendo atendido por un vendedor de nivel inferior o por uno de primer nivel.

Todos los detalles cuidados suman y todos los que descuidas restan tu impacto. Percibimos a los demás según lo que ellos decidieron comunicar de ellos mismos. Déjame finalizar con esta gran frase:

 “Si quieres proyectar éxito, en todos los sentidos, necesitas ocuparte de la manera en que decides presentarte a ti mismo a los demás todos los días.”

Te daré una razón muy poderosa para cuidarla: “Porque es posible convertir a la imagen en una
herramienta de éxito”. Si me dejas enseñarte cómo lograrlo podrás ponerla a
trabajar a tu favor siempre.

El autor es consultor en Imagen Pública y Director General de Imagen Excellence. Cuenta con más de 11 años de experiencia, en los cuales ha capacitado a altos ejecutivos y grandes empresas en áreas de la vestimenta de negocios, lenguaje corporal, protocolo ejecutivo y hablar en público.

También podría interesarte:

Comentarios