Estilo de Vida

Harleys esculpidas para la contemplación

Ferry Clot modifica estas máquinas para darles el status de objeto exclusivo, verdaderas obras de arte.

05-07-2009, 5:00:00 PM

Ferry Clot es dueño de una pasión que comenzó en su infancia, cuando  transformaba sus bicicletas para que no se parecieran a las de sus amigos, actividad que hoy convirtió en un exclusivo arte.


Por sus manos han pasado cerca de un centenar de motos, todas exclusivas y la mayoría fabricadas por la casa americana Harley-Davidson. Marca que fue elegida como la mejor para customizar, según el artista motoquero, quien considera que la configuración del motor en “v” permite un trabajo mas prolijo a su alrededor.


La inspiración de este artista no tiene límites. Su colección nos muestra una variada gama de creaciones. Desde la bautizada “Born to run”, encargada por un fanático de Bruce Springsteen, con unas llantas en forma de guitarra, hasta “Ramera”, en la que trabajó durante año y medio y que bautizó de esta singular manera por su “desbordante trasero”. Pasando también por su tributo al grupo “Metallica” en una chopper setentera negra y gris plata, el último de sus trabajos.


Hierro, aluminio, latón o cobre son algunos de los materiales que emplea en sus creaciones, aunque confiesa que también ha llegado a construir llantas de oro, incrustar diamantes o tapizar asientos con piel de serpiente.


Además de las piedras preciosas, en la colección de Ferry Clot destacan unas fichas originales de casino, el tapete de la ruleta y casquillos de bala. Elementos que contiene “Vegas Loser”, su moto personal durante varios años, inspirada en los perdedores de Las Vegas.


Una parte importante de las motos de Clot es que son encargadas por sus clientes con el objetivo de “rodarlas”. Pero la mayoría las quiere sólo por un deseo de contemplación, como si se tratasen de esculturas que ponen en un pedestal para recrear la vista.